Coaching

Durmiendo con el enemigo: por qué un líder perfeccionista es mal negocio

Los líderes perfeccionistas esconden un trastorno de ansiedad generalizada que les resta flexibilidad y empatía. Y, sin esas características del liderazgo auténtico, basado en la inteligencia emocional, se vuelven nocivos para los equipos de trabajo y las empresas.

A la mayoría de las personas le encanta hacer las cosas bien; algunas se conforman con alcanzar niveles aceptables; y otras no conciben ser menos que sobresalientes en cada aspecto de su vida. Pero están las que van más allá... 

Lo confieso: por varias décadas, fui un perfeccionista. Y debí trabajar duramente conmigo para aceptar lo obvio: no existe la perfección. Sufrí mucho por ese comportamiento, por eso quiero compartir las 5 claves que me ayudaron a salir de esa trampa que me tendí a mí mismo.

Autoestima y autoconfianza: cómo entrenar la confianza, cómo perder el miedo

En 2017, el Journal of Psicología & Cognition publicó un paper sobre la relación causa-efecto entre el rasgo perfeccionista de la personalidad y el trastorno de la ansiedad generalizada (además de otras alteraciones psicológicas, como la obsesión compulsiva) que llevan a un estado emocional alterado cuando las situaciones no se producen según la propia expectativa.

El miedo a fallar, el exceso de autocrítica y autoexigencia nos someten a una presión extrema que puede afectar nuestra salud mental y calidad de vida, así como la de quienes nos rodean.

Adicción a trabajo: test para saber si sos workaholic y 10 claves para superarla

Por qué es un error ser perfeccionista

Nadie duda de que las cosas hechas con calidad y excelencia se destacan por sí solas. Sin embargo, para nunca nada es suficiente para el perfeccionista, quien vive atormentado por una pregunta interna: "¿Qué pensarán de mí?". Cualquier aspecto modificable o mejorable lo ve como una amenaza.

De la tensión interna de querer tener el control absoluto todo el tiempo deriva la ansiedad. Que es inversamente proporcional a la felicidad: a más preocupación, menos bienestar.

El perfeccionista también padece parálisis por análisis: se queda deliberando extensamente, enredado en un pensamiento circular que le impide tomar decisiones prácticas y rápidas.

La revista Cognitive Processing hizo un estudio en más de 600 adultos en 2019: demostró que la tendencia al perfeccionismo (y la evidente imposibilidad humana de alcanzarlo) lleva a experimentar, de manera crónica, preocupación, frustración e insomnio. Este estado de hipervigilancia produce un desgaste mental y emocional peligroso para la salud.

Efecto Dunning-Kruger: síntomas, qué es, por qué algunos se creen mejores y superiores

pare de sufrir (y de hacer sufrir): 5 consejos para dejar de ser perfeccionista 

1 - Sé tolerante con vos 

El proceso de sanación se inicia cuando aceptás que no sos infalible ni estás destinado a hacer las cosas de modo perfecto. Si lo pensás en detalle, vas a descubrir que buscando ese objetivo inalcanzable perdiste, en cuestiones insignificantes, horas que podrías haber dedicado a algo más productivo, creativo, placentero.

2 - Buscá 'apenas' la excelencia 

Un concepto que me ayudó a superar el afán de perfeccionismo es el de excelencia: significa hacer lo mejor al alcance personal para obtener el máximo resultado posible. Si incorporás esa flexibilidad, evitás el desgaste emocional, mental y físico.

Identikit definitivo del nuevo liderazgo: empatía, consenso y autocrítica 

3 - Aprendé algo nuevo y difícil 

Puede ser un idioma, un instrumento o un deporte que requiera mucha técnica. El secreto es enfrentarte a algo que enseñe a lidiar con la frustración de que las cosas no te salgan perfectas y a conectar con la humildad. Así, tu cerebro hará un nuevo ruteo neuronal y, progresivamente, te darás el permiso de aprender a fallar de vez en cuando.

4 -Aceptá los matices 

La vida no es 'todo o nada'. Salir del trastorno perfeccionista implica  apreciar los matices. Valorá lo bueno que ya estás viviendo, en vez de tener siempre la mirada en lo que te falta, especialmente si eso te enoja con vos y los demás. 

Por ejemplo: cuando algo no sale como pretendés desde tu autoexigencia, te invito a pensar qué es lo peor que podría pasar (y pasarte). Te aseguro que vas a descubrir que nada es tan grave, y que podés transformar la presión y ansiedad en aceptación y motivación.

La meditación ya es un suceso en Netflix y explota como gran negocio de la pandemia

5 - Buscá (y aceptá) ayuda 

Si no lográs liberarte del mandato perfeccionista y la ansiedad generalizada, consultá de inmediato con un terapeuta, quien te ayudará a buscar la raíz de tu comportamiento, encauzarlo e incorporar nuevos hábitos para tu bienestar general.

Tags relacionados
Noticias del día