Messi confirma que se queda en el Barcelona

Lionel Messi confirmó que se queda en el Barcelona. "Nunca le haría juicio al club de mi vida", reveló hoy en una entrevista. Por qué se queda en el Barça. Qué pasa con Suárez.

"Voy a seguir porque la única manera de salir era pagando la cláusula". Lionel Messi confirmó que se queda en el Barcelona. Tras días de declaraciones, trascendidos, reuniones tensas, desmentidas e incluso intercambio de comunicados durísimos entre el entorno de Messi y la Liga Española, el FC Barcelona ganó la pulseada y conserva a su jugador estrella.

Messi revirtió su decisión de dejar el Barcelona porque el presidente del club, Josep María Bartomeu, le dijo que "la única manera de salir era pagando la cláusula (de rescisión) de 700 millones (de euros)" que figura en su contrato, vigente hasta el 30 de junio del año próximo.

Messi aseguró que "jamás haría juicio" contra la institución catalana, lo que se presentaba como un camino irremediable por la falta de entendimiento con la dirigencia luego del envío del burofax en el que hizo formal su deseo de romper el vínculo.

En una entrevista con el sitio Goal.com, reconoció que le costó "muchísimo" la decisión de alejarse de Barcelona y que ello fue "un drama bárbaro" para la familia por el arraigo a la ciudad.

La decisión de Messi se conoció en una jornada particularmente tensa, marcada por el duro intercambio de comunicados entre Jorge Messi y la Liga española sobre la aplicación de la cláusula de 700 millones de euros.

Por qué Messi se queda en el Barcelona

 

 

  • El motivo del envío del burofax

 

"Le dije al club, sobre todo, al presidente, que me quería ir. Se lo llevo diciendo todo el año. Creía que era el momento de dar un paso al costado. Creía que el club necesitaba más gente joven, gente nueva y pensaba que se había terminado mi etapa en Barcelona sintiéndolo muchísimo porque siempre dije que quería acabar mi carrera aquí. Se me hizo muy difícil todo y llegó un momento que me planteé buscar nuevos objetivos, nuevos aires. No vino a causa del resultado de Champions ante el Bayern, la decisión llevaba pensándola mucho tiempo".

 

  • El trasfondo de su decisión

 

"Claro que me costó mucho decidir. Siempre dije que quería acabar aquí y siempre dije que me quería quedar aquí. Que quería un proyecto ganador y ganar títulos con el club para seguir agrandando la leyenda del Barcelona a nivel de títulos. Y la verdad que hace tiempo que no hay proyecto ni hay nada, se van haciendo malabares y van tapando agujeros a medida que van pasando las cosas. Como dije antes siempre pensé el bienestar de mi familia y del club"

 

  • La reacción de su familia 

 

"Cuando le comuniqué esto a mi mujer y mis hijos fue un drama bárbaro. Toda la familia llorando, mis hijos no querían irse de Barcelona, ni querían cambiar de colegio. Mateo aún es pequeño y no se da cuenta de lo que significa irte a otro lado y hacer tu vida unos años en otra parte. Thiago sí, es más grande. Escuchó algo en la tele y averiguó algo y preguntaba. No quería saber nada de poder irnos, tener que ir a un colegio nuevo o hacer nuevos amigos. Me lloraba y me decía 'no nos vayamos', repito que fue duro, la verdad. Era entendible. Me pasó a mí. Es muy difícil tomar una decisión".

 

  • Qué lo llevó a querer irse

 

"Miré más allá y quiero competir al máximo nivel, ganar títulos, competir la Champions. La puedes ganar o perder, porque es muy difícil, pero hay que competir. Por lo menos competirla y que no nos pase lo de Roma, lo de Liverpool, lo de Lisboa. Todo eso hizo me llevó a pensar esa decisión que no llevé a cabo".

 

  • La cuestión legal de su salida trunca

 

"Yo pensaba y estábamos seguros que quedaba libre, el presidente siempre dijo que a final de temporada yo podía decidir si me quedaba o no y ahora se agarran a que no lo dije antes del 10 de junio cuando resulta que el 10 de junio estábamos compitiendo por la Liga en mitad del virus este de mierda y de esta enfermedad que alteró todas las fechas. Y este es el motivo por el que voy a seguir en el club. Ahora voy a seguir en el club porque el presidente me dijo que la única manera de marcharme era pagar la cláusula de 700 millones, que eso es imposible, y que luego había otra manera, que era ir a juicio. Yo no iría a juicio contra el Barça nunca porque es el club que amo, que me dio todo desde que llegué, es el club de mi vida, tengo hecha aquí mi vida, el Barça me dio todo y yo le di todo, jamás se me pasó por la cabeza llevar al Barça a juicio".

 

  • El dolor por las repercusiones

 

"Me ha dolido mucho que se publiquen cosas en contra mía y sobre todo, que se publiquen cosas falsas. O que se llegase a pensar que podía ir a juicio contra el Barça para poder beneficiarme. Nunca haría una cosa así. Repito, me quería ir y estaba en todo mi derecho, porque lo decía el contrato que podía quedar libre. Y no es "me voy y ya está". Era me voy y me costaba muchísimo. Me quería ir porque pensaba en vivir feliz mis últimos años de fútbol. Este último no encontré la felicidad dentro del club".
 

 

  • Su compromiso para lo que viene

 

"Voy a seguir en el Barça y mi actitud no va a cambiar por más que me haya querido ir. Voy a dar lo mejor. Siempre quiero ganar, soy competitivo y no me gusta perder a nada. Siempre quiero lo mejor para el club, para el vestuario y para mí. Lo dije en su momento que no nos daba para ganar la Champions. Ya la verdad, ahora no sé qué va a pasar. Hay un entrenador nuevo y una idea nueva. Eso es bueno, pero después hay que ver cómo responde el equipo y si nos va a dar o no para competir. Yo lo que puedo decir es que me quedo y voy a dar el máximo".

 

  • Su mensaje a los hinchas

 

"Como siempre, voy a dar el máximo, daremos el máximo para luchar por todos los objetivos y ojalá se de y se pueda dedicar a la gente que lo ha pasado mal. Yo lo pasé mal en el año, pero es hipócrita decir eso si lo comparas con la gente que lo ha pasado mal de verdad con el virus, con la gente que ha perdido familiares y que ha perdido muchas cosas. Ojalá poder dar lo mejor y dedicar victorias a toda esa gente que nos acompaña desde arriba y a sus familiares, para poder dedicarle lo mejor a esa gente que lo está pasando mal y que podamos superar de una vez por todas podamos superar este virus y volver a la normalidad".

 

 

Messi deberá reintegrarse a los entrenamientos en los próximos días, después de faltar la primera semana, con vistas al inicio de la temporada 2020-21, que Barcelona comenzará de local ante Villarreal, el último fin de semana de septiembre.

El rosarino prolongará así su historia de 20 años con el equipo "culé", al que llegó con 13 para sumarse a las divisiones inferiores y con el que debutó en primera división con 17, en 2004.

A lo largo de 16 temporadas, jugó 731 partidos oficiales, marcó 634 goles -lo convirtieron en el máximo goleador histórico del club y de la Liga de España-, obtuvo 34 títulos (nacionales e internacionales), seis Balones de Oro, la misma cantidad trofeos al Pichichi y cinco de Botas de Oro como máximo goleador en Europa.

 

 

Qué pasa con Luis Suárez

La decisión de Lionel Messi de seguir en Barcelona trabó la chance concreta de que su amigo y compañero Luis Suárez emigre a Juventus de Italia, según informaron los medios italianos.

De hecho, tanto 'La Gazzetta' como 'Il Corriere' aseguraron que el pasado miércoles, en la reunión celebrada en la casa de Suárez, ambos realizaron un pacto: se quedan los dos o ninguno.

 

 

Y además le endilgaron la responsabilidad al rosarino, a quien apuntaron como el 'cerebro' de la maniobra final. Es que Suárez, con contrato al igual que Messi hasta junio de 2021, ya contaba con "todo cerrado" para sumarse a Juventus, donde juegan el argentino Paulo Dybala y el portugués Cristiano Ronaldo.

El traspaso, de bajo costo y atado a variables basadas en el rendimiento del jugador, le daba a Barcelona aire en lo económico y a Suárez le aseguraría su contrato de 10 millones de euros netos.

La ida de Suárez al fútbol italiano comenzó luego de la decisión del nuevo entrenador de Barcelona, Ronald Koeman, que le comunicó que no sería tenido en cuenta por medio de una llamada telefónica.

El gesto cayó mal en el círculo del uruguayo, que padeció diversas lesiones en la temporada y entendió el desaire y las formas como "una falta de respeto". La razón de ese sentimiento se basó en su recorrido con la camiseta de Barcelona, donde jugó 283 partidos, convirtió 198 tantos, repartió 97 asistencias y consiguió 13 títulos. Al día de hoy es el tercer goleador histórico del club, sólo superado por César Rodríguez (232) y Messi (704).

Suárez es uno de los principales socios del argentino, dentro y fuera de la cancha, pero en la última temporada bajó su nivel y terminó con 16 goles en la liga española y cinco en la Liga de Campeones, según reporta la agencia NA.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar