ESPIRITUOSAS PREMIUM

La historia detrás de Calavera, el pisco mendocino que sale a disputar un mercado dominado por peruanos y chilenos

Una bebida espirituosa elaborada a base de uvas blancas finas, que propone un viaje de sensaciones intensamente suave y refrescante.

Las emprendoras Laura Fares y Natalia Pizarro se lanzaron a la aventura de crear un pisco argentino, para salir a jugar en un mercado dominado por peruanos y chilenos. Desde Mendonza, crearon Calavera, elaborado a base de uvas blancas finas, que propone un viaje de sensaciones intensamente suave y refrescante.

Calavera llegó para instalarse en el segmento premium de las espirituosas; un sabor nuevo de marca registrada mendocina, y especialmente elaborado con finas uvas de la zona norte de Mendoza.

"La idea surgió en 2017, cuando en una charla de trabajo, Natalia, mi socia, me comentó que escuchó un anuncio de la COVIAR, donde los productores estaban muy preocupados porque había exceso de uva blanca y se estaba perdiendo. Y desde el gobierno provincial estaban programando una acción para ayudarlos". "Fue a raíz de esa inquietud que comenzamos a elaborar la idea de hacer algo con las uvas blancas, y se nos ocurrió hacer un pisco argentino", contó Fares.

Y Laura agregó: "Así, arrancamos en 2018 elaborando 1300 botellas y hoy producimos cerca de 26.000 y así llegamos como el tercer país en discordia para pelear por el mercado del pisco, por eso Calavera".

Calavera es una bebida blanca de doble destilación y fermentación en frío, que propone un viaje de sensaciones intensamente suave, complejo y refrescante. En su esencia se encuentran notas de jazmín, lima y hierbas; características propias de la uva Torrontés y Moscatel de Alejandría con las que está elaborado.

Desde que Laura y Natalia comenzaron a cranear el proyecto, se asesoraron sobre la viabilidad de elaboración, buscaron perfiles técnicos que las acompañen en el desarrollo del producto y gestionaron financiamiento para llevar adelante la idea.

"Porque no tener un pisco argentino que pueda competir con piscos chilenos y peruanos, si somos un país productor de las mejores uvas. La idea era innovar en una bebida que acá no existiera, el mundo de la coctelería va creciendo y ésta espirituosa es un producto súper versátil y amigable", comentó Natalia.

El pisco mendocino está representado por una calavera, dándole una impronta muy masculina a la etiqueta y detrás del proyecto, dos jóvenes creadoras de esta bebida. "La idea es que llegan los piratas a ver por dónde pueden ingresar y ganar terreno en el mundo de este destilado, con una identidad nacional, con una personificación argentina, y desarrollando una bebida competitiva en distintos mercados", comentó Fares.

La etiqueta es protagonizada por un elegante esqueleto de traje y tiene a la bandera argentina presente en su totalidad. Dicho detalle denota la identidad nacional del producto y se refuerza con la incorporación de un sapo, una barrica, las parras de uva y las botellas de vino.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios