IG Live El Cronista

Karina Gao: la mejor receta de la cocinera, economista e influencer para emprender

Karina Gao es cocinera e influencer. Además, es licenciada en Economía Empresarial (Universidad Di Tella) y máster en Management, que estudió en París. Emprendedora full life, explica su receta para convertir una idea en proyecto y un proyecto, en negocio.

Karina Gao es la cocinera que este año conquistó definitivamente a los argentinos. Es la más influyente en redes sociales. La más divertida en la televisión, donde debutó hace pocos meses pero llegó para quedarse. Y la más querida por el público, sus colegas, sus seguidores y las marcas. ¿El secreto de su éxito? Ser 100% genuina. 

Hace 28 años, cuando tenía apenas 9, en una fría mañana de julio, aterrizó en Ezeiza junto a sus padres y solo 8 valijas con lo que, hasta entonces, había sido su vida. Atrás quedaba China. Todo lo que es China: la familia extendida, los amigos, el idioma, las costumbres, la cultura y esos miles de hilos invisibles que tejen la trama -la esencia- de quienes fuimos, somos y seremos.

Hija única de un matrimonio decidido a arraigarse en la Argentina en base a esfuerzo, pasaba muchas horas sola al volver del colegio. Y para honrar a esos padres que consumían sus horas trabajando, los recibía con la comida lista. Una receta distinta cada día

"El inmigrante se tiene que arremangar. Mi papá trabajó como albañil, electricista y cualquier changa que apareciera.  Después fue cadete y repositor en un supermercado, donde aprendió el negocio. Mi mamá era empleada en un local que fue comprando en cuotas. Ahí vivimos un par de años, hasta que pudimos poner nuestro propio 'chino'", cuenta con el orgullo de quien se sabe resiliente.

Cuando recién había llegado a Argentina, los primeros meses mi papá arrancó trabajando de albañil, electricista, arregla tutti... trabajaba de cualquier changa que conseguía. Hasta que consiguió un trabajo fijo como repositor en el super de un señor de la comunidad. Un día para su sorpresa, llevando un pedido a una señora mayor hasta su casa, le dio $1 de propina. En ese momento, 1993, $1 era 3 veces el boleto del colectivo. Podías comprar 3 kg. de papas blancas (5 kg. de papas negras) y muchas muchas cosas. A la noche, llegó a casa y me dio una bolsa con 5 bombones. Lo hizo a escondidas para que mi mamá no lo retara por no haberlo ahorrado.
Abrí uno con mucho cuidado, lo comí lentamente para poder saborear lo más posible, y creo que no me comía el envoltorio porque no se podía. Era, y creo que cada vez que recuerde es, unos de los momentos más felices de mi vida.

Desde el desarraigo cultural hasta el bullying escolar y las dificultades económicas del recién llegado, nada le fue ajeno: "Pasamos de vivir en una casa en China a estar los tres en una misma habitación. Durante un tiempo ni siquiera tuve cama, así que dormía arriba de una cómoda que mi papá encontró en la calle", cuenta siempre.

La cocina fue un refugio que se transformó en hobby con el paso de los años. Curiosa e innovadora, a los 18 ya tenía un blog (Palitos de Bambú) donde mostraba el paso a paso de las recetas tradicionales chinas: "Quería reivindicarla, sentía que acá no se la conocía ni entendía bien".

Apenas cruzada la barrera de los 20, graduada como licenciada en Economía Empresarial en la Universidad Torcuato Di Tella, ganó una beca para hacer un máster en Management en París. Allí vivió por tres años y fue fichada por una banca de inversión y L'Oreal, como especialista en comercio exterior. "Tenía muchos compromisos laborales y sociales, salía a comer todo el tiempo, así que me volvió el bichito de la gastronomía y aproveché el tiempo libre para hacer cursos de cocina".

Volvió a la Argentina con novio francés (Dominique Croce, su marido y socio) y la decisión de profesionalizar su afición en el Instituto Argentino de Gastronomía, mientras retomaba el blog. Durante el impasse al que la obligó el reposo por su embarazo de los mellizos Simón y Benjamín, tuvo la idea de crear Mon Petit Glouton, una propuesta de contenidos multiplataforma: recetas gourmet, nutritivas y fáciles para alimentar pero también entrenar el paladar desde bebés

Además de Facebook, creó su canal de YouTube (hoy tiene 116.000 suscriptores) y en 2016 publicó su primer recetario, que fue declarado de interés cultural por la Legislatura porteña y ganó el premio a Mejor Libro de Cocina Familiar en el Gourmand World Award 2018

"Pero la explosión fue cuando abrí la cuenta en Instagram", reconoce. En @monpetitglouton tiene una comunidad con 530 mil seguidores: publica recetas, ideas de viandas para la escuela y la oficina, consejos para optimizar la compra en el supermercado y también aprovechar el tiempo entre ollas y sartenes. 

Porque Kari es la pionera en el país del meal prep, concepto que suele resumir en: "Dedicá todo un día a cocinar, freezá y olvidate por dos semanas o hasta un mes de la 'tortura' de hacer el almuerzo o la cena desde cero y de la tentación de caer en el delivery".

Con el tiempo, sumó @karinagao (300.000 followers), donde asesora a emprendedores. Desde qué precio ponerle a un producto, cómo funciona Mercado Pago, ventajas de Tienda Nube, de qué forma aumentar el engagement en redes sociales hasta cómo hacer frente a un aumento de costos, son algunos de los temas que Karina aborda. Pequeñas grageas de su workshop virtual Emprender desde cero y no morir en el intento, que agota localidades cada vez que fija nueva fecha.

Y también gestiona @tiendamonpetit, el emprendimiento que creó con El Franchu -como es popularmente conocido su marido en redes-, donde comercializan artículos importados de cocina, bazar y hogar. Todos súper prácticos, mononos y 100% testeados por Kari.

Pero, sin dudas, de todos los desafíos que superó Kari, el más difícil lo atravesó este año cuando, embarazada de 5 meses de su tercer hijo, se contagió coronavirus. 

Tuvo una neumonía bilateral tan virulenta que los médicos le indujeron un coma farmacológico, algo que anticipó a través de una valiente y conmovedora storie en Instagram, luego de filmar videos de eventual despedida para su marido y sus mellis.

Fueron, en total, 30 días de internación. Jornadas de angustia, incertidumbre, miedo, dolor, cadenas de oración. Pero también de esperanza. Mucha. Porque si algo inspira, contagia, predica y hace realidad Kari es la confianza ciega en que todo siempre es para mejor

Así, a fines de abril, y exactamente el mismo día en que nacieron sus mellizos, llegó Teo. Las siguientes semanas y meses, Kari se dedicó a #Bebu3, como es conocido en su comunidad de seguidores, y especialmente a completar su proceso de rehabilitación tras la hospitalización por Covid-19, sin dejar de compartir ambos procesos en sus redes sociales.

Y hace pocas semanas se reincorporó a Flor de Equipo, el programa que conduce Florencia Peña en Telefe, su debut en el prime time televisivo, adonde llegó para quedarse gracias a su carisma y frescura.

Por todas estas razones, Karina Gao fue nuestra invitada más especial en Vivos Para Hacernos Sentir Más Vivos, el flamante ciclo de conversaciones inspiradoras en @cronistacom 

Acá repasamos algunos ingredientes de su mejor receta para emprender en la Argentina

  • "Lo primero es accionar. Hacé siempre algo, lo que sea. Porque si no, tu sueño va a ser siempre un sueño. El valor de las ideas es cero. En cambio, cuando accionás, se empiezan a capitalizar".
  • "El emprendedor es como un maratonista. No es que corre la de París y ya está: hace la de Boston, la de Tokio, la del Congo... El emprendedor está todos los días, constantemente, superándose".
  • "Mi taller para emprendedores es un baño de realidad. Quizás lo terminás y te das cuenta que no es para vos. Pero no vendo el sueño rosado, porque mucha gente se tira de cabeza a la pileta y está vacía"


¿Otras frases para pensar, aprender, aplicar?

  • "Los chinos decimos que en una montaña no puede haber dos tigres. Entonces, si vas a emprender con tu pareja, la clave es saber ubicarse en el rol que cada uno puede cumplir mejor".
  • "La suerte se necesita siempre. De hecho, soy una yeta con suerte, ese es mi hashtag. En mi vida tuve muchos momentos difíciles, pero siempre caigo parada".
  • "Amá lo que hacés. Y hacé lo que amás. Muchas veces tenemos la suerte de hacer lo que amamos, pero a veces no... Y hay que hacerlo igual. Como la vida es corta, lo mejor es aprender a amarlo. Amar también es un ejercicio".


Podés mirar el video completo en este link.


Tags relacionados

Compartí tus comentarios