Estos son los 3 finalistas del primer concurso de alta cocina argentina

Estos son los 3 finalistas del primer concurso de alta cocina argentina

Con una mirada federal, el concurso busca premiar a quienes generan  un cambio en su entorno y aportando a la gastronomía argentina. 

Una exclusiva capacitación en alta gastronomía en la parisina Ecole Lenôtre. Una jornada intensiva en el restaurante Mirazur, en Menton, junto a su alma máter, Mauro Colagreo, el único chef argentino con dos estrellas Michelin. Una oportunidad inédita de recorrer el castillo del barón Bertrand de Ladoucette en su tierra natal de Pouilly-Fumé, en el valle del Loira. Un corcho de espumante bañado en oro y tallado por Juan Carlos Pallarols, el gran maestro de la orfebrería argentina. Y un estímulo de u$s 5 mil para continuar generando valor para la gastronomía nacional. He allí el colofón del Prix de Baron B Édition Cuisine, flamante galardón que reconocerá, anualmente, a los emprendimientos culinarios más innovadores para el métier y con mayor impacto sustentable en su comunidad de arraigo.

Patricia Courtois (Hostería Rincón del Socorro - Esteros del Iberá),  Patricio Negro (Sarasanegro – Mar del Plata) y Juan Cruz Galetto (Estancia Las Cañitas -Córdoba) son los tres chefs finalistas que competirán el próximo 30 de agosto por seducir al jurado de notables formado por Martín Molteni, el chef propietario de PuraTierra; Andrés Rosberg, presidente de la Asociación Internacional de Sommellerie; Inés Berton, creadora de Tealosophy y chair del B20 2018; y el mencionado Colagreco. ¿El objetivo? Reconocer la excelencia de los mejores proyectos gastronómicos del país, destacando a quienes están generando un cambio en su entorno y aportando a la gastronomía argentina. Así, concebida con auténtico espíritu federal, la iniciativa trasciende la mera definición de concurso-show de talentos para contribuir, en última instancia, al trazado de un mapa de quienes desde los fuegos de espacios tan variopintos como restaurantes, hoteles, servicios de catering, escuelas o clubes de cualquier rincón del país hacen gala de auténtica creatividad en el plato y genuino compromiso con su entorno.

“Este premio nace con una enorme ambición: ser perdurable en el tiempo. Baron B tiene la responsabilidad de crear un reconocimiento así por su vínculo con la gastronomía y por los valores de su ADN, que son los que buscamos en los postulantes: excelencia, osadía y visión. Cuando uno repasa la historia de la marca, surge un concepto: la trascendencia a través de lo transformacional”, señaló Ramiro Otaño, Director General de Moët Hennessy Argentina durante el lanzamiento.

Hugo Le Biez, Brand Manager de Baron B, enfatizó que este programa permitirá “valorizar la diversidad y la riqueza de cada región así como reconocer las visiones transformadoras de la gastronomía”. La intención es, en definitiva, detectar y acelerar al emprendedor gastronómico cuyo aporte integral sea tan importante como su potencial para contribuir al posicionamiento de la cocina de bandera más allá de las fronteras.