Tiene 33.000 tiendas

La increíble historia de Starbucks: sus inicios, la conexión con Bill Gates y el ejecutivo que la llevó a la fama

La cadena nació en 1971 como una tienda de insumos de café, pero uno de sus directivos la convirtió en un icono cultural.

Sus vasos escritos se transformaron en un icono. Volvió el hábito de tomar un café humeante en algo cotidiano y se introdujo con fuerza en la cultura popular con presencia en películas e incluso series. La historia de la cadena de cafeterías más grande del mundo comenzó con la unión entre un modesto emprendimiento, que no vendía ni un latte, y un joven emprendedor que vio el potencial de este negocio. Si bien Starbucks dio sus primeros pasos en los 70, su verdadera expansión se produjo cuando cruzó su camino con Howard Schultz.

Schultz se crio en una vivienda social estatal en Brooklyn. Sus padres habían dejado el colegio secundario y no les resultaba fácil conseguir trabajo. "A los siete años encontré a mi padre con un yeso de la cadena al tobillo por un accidente laboral. No tenía indemnización ni cobertura médica. Ahí mismo vi la fractura del sueño americano", contó varios años después. Por eso se propuso ser el primer de su familia en tener un título universitario.

Howard Schultz estuvo al mando de Starbucks de 1987 al 2000, volvió en 2008 y se retiró diez años después.

Aunque había conseguido una beca deportiva para estudiar en la Universidad del Norte de Michigan, él decidió no utilizarla y financiar su carrera de otra manera. Pidió préstamos, trabajó como barman e incluso vendió su sangre para costear sus estudios. Una vez recibido tuvo otras ocupaciones: estuvo un año en un centro de ski, fue vendedor en Xerox y también en la tienda de artículos hogareños Hammarplast, en la que llegó a ser gerente general. Fue ahí que se cruzó con Starbucks.

Nacimiento de Starbucks

En 1971 los profesores Jerry Baldwin y Zev Siegl y el escritor Gordon Bowker abrieron su primer local en Seattle Washington. Ellos se habían conocido en la Universidad de San Francisco y compartían su pasión por el café. Se inspiraron en la cadena Peet's Coffee, Tea & Spices y montaron su negocio para vender granos, cafeteras, tostadoras, molinillos y todo insumo que otros fanáticos de la infusión precisaran.

Para bautizar a su emprendimiento pensaron en la cultura marina. Por un lado utilizaron como logo una sirena, reconocida en la cultura nórdica, mientras que para el nombre apelaron al libro Moby Dick. En una de sus páginas cuenta que el primer oficial del Pequod se llamaba Starbuck.

El primer local de Starbucks en Seattle aún continúa abierto al público.

Pasaron diez años y Starbucks contaba con tres tiendas que funcionaban bien. El proveedor de cafeteras de filtro de la cadena era nada más y nada menos que Hammarplast. A Schultz le llamó la atención la gran cantidad de pedidos y decidió visitar personalmente a este cliente. Rápidamente se entusiasmó con el proyecto y convenció a los socios para que lo contrataran como director de retail y marketing.

Después de visitar una feria en Milán, Schultz volvió con la idea de reconvertir a Starbucks en una cadena de cafeterías. Hizo algunas pruebas, pero sus fundadores no estaban convencidos y renunció en 1983 para abrir su propio emprendimiento, Il Giornale. "Estaban del lado incorrecto del negocio del café", aseguró el empresario.

De emprendimiento a corporación

Cuatro años más, Starbucks había comprado Peet's - el negocio que los inspiró - y sus socios buscaban desprenderse del emprendimiento que habían creado. Con la gestión del abogado William Gates, padre de Bill, Schultz compró la empresa,fundó Starbucks Corporation y rápidamente la transformó bajo su visión. Abrió 17 locales ese mismo año y en 1992 la sacó a la Bolsa.

El frappuccino es uno de los productos más vendidos de Starbucks.

La visión del ejecutivo no solo estaba puesta en la expansión sino también en su menú. Le compró los derechos del frappuccino a The Coffee Connection y este se convirtió en una de las principales fuentes de ingresos de la cadena. En 1996 emprendió el lanzamiento internacional con puntos en Japón y Singapur, a su vez aumentó su capacidad productiva con tres plantas de tostado de café.

Durante algunos años Starbucks también tuvo participación en el negocio del té con las adquisiciones de Tazo - u$s 8,1 millones - y Teavana - u$s 620 millones - , sin embargo a partir de 2017 fue desprendiéndose de estas unidades. Hoy la compañía cuenta con 33.833 sucursales en el mundo, según su último reporte de ingresos, de las cuales un 62% se concentran en los Estados Unidos y China. 

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios