Historias de marcas

La cerveza brasileña que conquistó a los argentinos y la creó un suizo: la historia detrás de Brahma

Empezó como una pequeña cervecería en 1888 y se transformó en el jugador más importante de la industria a nivel mundial.

La cerveza Brahma nació en Brasil, aunque se convirtió en un clásico de las góndolas argentinas. Incluso llegó a ser la marca más vendida por sobre Quilmes. Se trata de una de las cerveceras más antiguas de la región con más de 130 años de historia. Hoy está en manos del holding AB InBev, pero su inicio estuvo marcado por el espíritu emprendedor de un inmigrante suizo.

El ingeniero Joseph Villiger llegó a Brasil, más precisamente a Río de Janeiro, en 1879 en búsqueda de oportunidades. Ocho años más tarde fundó la cervecería Villiger & Cia con el objetivo de producir una bebida similar a la que solía tomar en Suiza.

Joseph Villiger, fundador de cervecería Brahma

Y para su marca se inspiró en un personaje relevante para la industria, el británico Joseph Bramah. A fines del siglo XVIII, Bramah había inventado la válvula manual que extraía cerveza en el mostrador de los bares. Si bien se especula con que Bramah está inspirada en el dios hindú de la creación que tiene el mismo nombre, la compañía dueña de la etiqueta lo desmintió en 2020 tras las quejas de una coalición interreligiosa.

El chopp ganador

Villiger manejó la compañía durante solo seis años. En 1894 se fusionó con la cervecería del inmigrante alemán George Maschke, según detalla el libro "De dos, uno: la fusión sobre la mesa" (De duas, uma: A fusão na mesa), de Victorio de Marchi. Maschke importó maquinaria, profesionalizó la empresa y promocionó Brahma a través de patrocinios a restaurantes, bares, clubes y artistas locales.

Para 1904 volvió a cambiar de manos tras la unión con la cervecería Teutonia (Preiss Haüssler & Cia) y ese momento la firma transformó su razón social a Companhia Cervejeria Brahma. La marca ganó participación durante la Primera Guerra Mundial por la reducción de importación y el protagonismo de las etiquetas nacionales. A su vez, en 1918 amplió su portafolio con ginger ale, limonadas y otras bebidas.

Sin embargo, su primer gran hito fue el lanzamiento del chopp en 1934. Esta pilsner se vendía bajo la promesa de que los consumidores tendrían en su casa la misma cerveza de barril que podían tomar en los bares. Este producto se convirtió en el más vendido de la empresa con más de 30 millones de litros de producción. Al mismo tiempo, la compañía construía su rivalidad con la otra cervecera que pisaba fuerte en Brasil: la paulista Antarctica.

Banqueros al mando

En 1989 el triunvirato de banqueros Jorge Lemann, Marcelo Telles y Carlos da Veiga se quedó con Brahma por u$s 50 millones y emprendió la internacionalización de la marca. Si bien ya habían realizado exportaciones a Europa y los Estados Unidos, bajo el nuevo management esto se intensificó.

El chopp de Brahma se convirtió en su nave insignia. 

"Formemos la Coca-Cola de las cervezas", le propuso Telles a August Busch III, conocido como "The Third" y número uno de la estadounidense Anheuser-Busch, King of beers. Pero el heredero de Budweiser no estaba convencido y declinó la oferta, según relata el libro Dethroning the King: the hostile takeover of Anheuser-Busch, an american icon.

Proceso de fusiones

A fines de los 90, poco después de la reunión con Busch, Brahma se fusionó con su archirrival Antarctica y juntas conformaron AmBev. Luego profundizaron la expansión de la firma con la adquisición de un 37,5% de la argentina Quilmes, en 2002, que aún continuaba en manos de sus fundadores, los Bemberg. Poco después pasaron a manejarla en su totalidad. Pero el proceso no fue sencillo.

La Comisión de Defensa de la Competencia aprobó la operación pero la obligó a vender su planta en Luján, una maltería en Llavallol y un combo de etiquetas. En 2006, la sala III de la Cámara Civil y Comercial, a partir de una demanda de Isenbeck, exigió la suspensión de la fusión, aunque finalmente se llevó a cabo.

Da Veiga Sicupira, Lemann y Telles, los banqueros detrás del crecimiento de Brahma

AmBev se fusionó con la belga Interbrew en 2004 y la operación dio lugar a InBev, el principal player a nivel mundial. Detrás se ubicaban SABMiller y Anheuser-Busch. Casi una década después de aquel ofrecimiento, en julio de 2008 InBev acordó su unión con la cervecera estadounidense y así nació AB InBev.

Las fusiones con Anheuser-Busch y SABMiller (2015) llevaron a que la compañía tuviera que desinvertir y desprenderse de varias marcas en el mercado argentino. Sin embargo, Brahma siempre se mantuvo en su portfolio.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios