Salud

Todos usan estas pulseras pero nadie sabe el daño que producen en la salud

Se trata de uno de los dispositivos más utilizados hoy en día, aunque se desconocen qué enfermedades pueden desencadenar.

En esta noticia

Un estudio llevado a cabo recientemente por la Facultad de Ciencias Charles E. Schmidt de la Universidad Atlántica de Florida (Estados Unidos) determinó un dato sumamente desconocido de uno de los objetos que más utilizan los seres humanos: los relojes.

La institución realizó una investigación para determinar cuán contaminantes resultan los materiales de los cuales están hechas las correas de estos artefactos y arribaron a conclusiones que sembraron sorpresas.

Estos 4 superalimentos combaten el colesterol y reducen el azúcar en sangre

Tres trucos caseros para eliminar las chinches de tu casa de una vez y para siempre

¿Cómo se desarrolló el estudio según los investigadores?

De acuerdo a la información publicada por la Universidad, se realizaron distintas pruebas con correas de plástico, goma, tela, cuero y metal (oro y plata) para verificar si existía una correlación entre el material de las pulseras y la presencia de bacterias.

En ese punto, los investigadores buscaron determinar el estado higiénico de este tipo de brazalete y cuáles eran los mejores protocolos para desinfectarlos adecuadamente.

El estudio de susceptibilidad bacteriana intentó comprobar la eficacia de tres soluciones desinfectantes: Spray desinfectante Lysol; etanol al 70 por ciento, utilizado habitualmente en hospitales y toallitas con alcohol; y una solución más natural, realizada con vinagre de sidra de manzana.

¿Cuáles fueron los resultados recabados?

Las conclusiones a las que arribaron los investigadores colocaron a las pulseras de plástico y goma, un material muy utilizado para las correas de los relojes inteligentes, como las más contaminadas.

Los ensayos presentaron recuentos bacterianos más elevados, en comparación con las pulseras metálicas, especialmente las doradas y plateadas que apenas tenían bacterias. 

Las conclusiones a las que arribaron los investigadores colocaron a las pulseras de plástico y goma como las más contaminantes. Foto: Shutterstock.

Las razones se han hallado en la textura del material de la muñequera y la actividad (higiene) del sujeto, al momento en que se tomó la muestra.

El autor principal de la investigación, Nwadiuto Esiobu, reveló que "es posible que las pulseras de plástico y goma proporcionen un entorno más apropiado para el crecimiento bacteriano, ya que las superficies porosas y estáticas tienden a atraer y ser colonizadas por bacterias".

¿Qué tipo de bacterias se encontraron?

Los científicos involucrados en la investigación hallaron la presencia tanto de Staphylococcus y Pseudomonas -un 85 y un 30 por ciento de presencia en las pulseras, respectivamente-, como de organismos intestinales de los géneros Escherichia, concretamente E. coli -en el 60 por ciento de las pulseras-.

En el caso del primer tipo de bacteria, que causan una amplia variedad de enfermedades clínicas, se pueden encontrar en las axilas, la nariz y la ingle. 

Por su parte, las Pseudomonas spp., que se hallan habitualmente en el medio ambiente, son causantes de diversas infecciones en la sangre, los pulmones (neumonía) y/o diversas partes del cuerpo tras una intervención quirúrgica.

En lo que respecta a las soluciones desinfectantes, para el caso del Lysol y el etanol al 70 por ciento, tuvieron altos niveles de eficacia para eliminar el 99,9 de las bacterias en menos de 30 segundos.

Mientras que el vinagre de sidra de manzana no tuvo la misma potencia y requirió una exposición aún más completa (de dos minutos aproximados) para reducir los recuentos bacterianos.

Temas relacionados
Más noticias de Salud