Turismo

Cinco sitios imperdibles para conocer la historia de amor entre Frida Kahlo y Diego Rivera

Estos cinco rincones ubicados en la Ciudad de México recrean la intrincada relación de los artistas y dan un repaso a

En esta noticia

La historia de México sin dudas que se respira a través de su rica cultura y sus expresiones artísticas. En este aspecto, no es posible hablar de arte si no es a través de sus más grandes exponentes de la pintura nacional: Diego Rivera y Frida Kahlo.

Los pintores de principios del siglo XX han dejado plasmada su tortuosa y problemática relación amorosa no sólo a través de sus lienzos sino también en cinco sitios históricos imperdibles para visitar en CDMX.

Museo Casa Azul

Se encuentra ubicada en la calle de Londres No. 247, en una de las mejores zonas de Coyoacán. Foto: Wikipedia.

Se trata de la casa donde Frida pasó la mayor parte de su vida, primero con su familia y, años después, al lado de Diego Rivera. Fue el epicentro de grandes reuniones que albergaron a grandes personajes nacionales y extranjeros, atraídos por el magnetismo de ambos pintores.

En 1941, debido al fallecimiento de su padre Guillermo Kahlo, decidió regresar a la vivienda, donde permaneció hasta su muerte el 14 de julio de 1954.

Es el "volcán más pequeño del mundo", puedes visitarlo por dentro y queda a solo 2 horas de CDMX

Atención viajeros: este es el mejor día de la semana para conseguir los vuelos más baratos

Tras su fallecimiento, un amigo de la pareja, el museógrafo y poeta Carlos Pellicer, decidió realizar un diseño para abrir las puertas de la casa a la comunidad. 

La administración se confió al Fideicomiso de los Museos Diego Rivera y Frida Kahlo, adscrito al Banco de México y constituido por el mismo Rivera en 1957.

Fue inaugurada en 1958 y desde entonces, sus jardines exponen objetos personales y pinturas de ambos artistas, arte popular, esculturas precolombinas, fotografías, documentos, libros y muebles que formaron el ambiente en el que Frida se inspiró para crear.

Se encuentra ubicada en la calle de Londres No. 247, en una de las mejores zonas de Coyoacán.

Museo Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo

El Museo Casa Estudio fue fundado en 1931 y no se habitó sino hasta tres años después. Foto: Wikipedia

La carrera artística de ambos pintores encontró su auge entre las paredes de esta casa, diseñada en 1931 por Juan O'Gorman. Se trató de una de las primeras estructuras arquitectónicas funcionalistas en Latinoamérica y funcionó como una casa estudio tanto para Diego como para Frida.

En 1934, tres años después del encargo, y luego de varios años residiendo en Estados Unidos, el matrimonio decidió mudarse a estas dos viviendas gemelas, ubicadas en San Ángel.

Allí, desarrollaron varias de sus obras que los consolidaron como artistas. Lo que el agua me dió, El ojo avizor  y El difunto Dimas, fueron las pinturas con las que Kahlo se consagró.

En el caso de Rivera, aquí pintó gran parte de su obra de caballete (alrededor de unas tres mil piezas). Además, conservó aquí su colección de Judas y Calaveras, así como parte de su colección de arte prehispánico y artesanía mexicana.

Colegio de San Ildefonso

El antiguo Colegio de San Idelfonso, construido en 1588 por los jesuitas, vio nacer la historia de amor entre Frida Kahlo y Diego Rivera. Foto: Wikipedia

Construido por los jesuitas en 1588, este lugar no sólo alberga una parte de la historia de México sino también los inicios del romance entre ambos pintores.

Fue en 1922, cuando se le solicitó a Diego Rivera pintar un mural, que la joven Frida de tan sólo 16 años y dos décadas más joven que el mexicano tuvo su primer acercamiento con el pintor.

Ubicada a un costado del Templo Mayor, en el Centro Histórico de la Ciudad de México, el colegio vio los inicios del romance entre ambos artistas. Por aquel entonces, Kahlo se encontraba estudiando en la Escuela Nacional Preparatoria -ubicada en ese sitio-, mientras que Rivera pintaba el mural La Creación (1922) en el Anfiteatro Simón Bolívar de la entidad educativa.

 Al día de hoy, oficia como un bello museo donde es posible recorrer y apreciar las distintas obras estampadas en sus paredes y techos.

Museo Dolores Olmedo

El museo de Dolores Olmedo se encuentra enclavado en el sur de la Ciudad de México. Foto: Wikipedia.

Su construcción data del siglo XVII y es considerada una de las moradas de la colección más importante que dejaron Frida Kahlo y Diego Rivera.

Ubicada al sur de la CDMX, se encuentra rodeada de bellos jardines habitados por pavorreales y xoloizcuintles -perros de origen prehispánico-.

Seis playas paradisíacas que no puedes dejar de conocer si vives en CDMX

El súper alimento que protege el corazón, el cerebro y combate el envejecimiento al mismo tiempo

La casona lleva el nombre de quien fue la primera modelo de Diego y posterior mecenas. Para Frida, significó una rival en la disputa por el amor de quien fuera su primer novio, Alejandro Gómez Farías.

En el museo, es posible apreciar 145 obras de Rivera y 27 piezas de la pintora que compró por encargo de Diego. Entre ellas, se encuentra el famoso "Autorretrato con changuito" (1945). Además, las exposiciones se complementan con piezas de arte prehispánico, popular y virreinal.

Museo Diego Rivera Anahuacalli

 Este museo surge con la idea de Diego Rivera y Frida Kahlo de dejar todo su legado al pueblo mexicano. Foto: Wikipedia

Ubicado en las cercanías de Coyoacán, este sitio surgió como un templo para el arte en el que Diego Rivera buscaba unir la estética prehispánica y contemporánea.

El pintor reunió a lo largo de su vida una impresionante colección de figuras prehispánicas, a las que llamaba "el idolaje". Tenía la idea de realizar una construcción que albergara a estas piezas y fuera, asimismo, una obra artística habitable.

No fue sino hasta 1941, tras regresar de su viaje a San Francisco, que decidió dar comienzo a la creación de este proyecto, donde buscaba generar una continuidad entre el arte moderno y la estética precolombina.

Los terrenos se localizan en el Pedregal de San Ángel, que anteriormente rodearon al volcán Xitle. Los había adquirido, junto con Frida Kahlo, con la finalidad de construir una granja.

Posteriormente, con el objetivo de dejar un legado al pueblo de México, Rivera imaginó el Anahuacalli como una obra arquitectónica única; una Ciudad de las Artes en permanente creación.

Temas relacionados
Más noticias de Frida Kahlo