La transición en Estados Unidos

Joe Biden anuncia su Plan de Rescate de u$s 1,9 billón para reactivar la economía

A pocos días de la asunción, el presidente electo Joe Biden explicó su ambicioso programa para contener la crisis, con foco en la asistencia social y una masiva campaña de vacunación

A días de asumir el gobierno de los Estados Unidos, el presidente electo Joe Biden presentó su 'Plan de Rescate' de u$s 1,9 billón para reactivar la economía norteamericana, fuertemente golpeada por la pandemia. De hecho, el número de nuevas solicitudes de beneficios por desempleo rozaron el millón, un récord desde agosto.

Sumada a una nueva ronda de cheques de u$s 1400 por persona (un aumento sobre los u$s 600 que ya estaban vigentes), Biden anunció un aumento del crédito fiscal por niño (hasta los 17 años), que pasará de u$s 2000 a u$s 3000 o u$s 3600 para los menores de seis años. La medida busca beneficiar a los hogares de clase media y baja, más expuestos a la crisis económica creada por la pandemia.

El programa también incluye una extensión hasta septiembre del beneficio adicional al subsidio por desempleo (u$s 300), que originalmente termina a mediados de marzo.

Además, el equipo de Biden propuso destinar u$s 400 mil millones para fortalecer la campaña de vacunación contra el coronavirus en los EE.UU, uno de los desafíos más inmediatos de su mandato. Con promedios que superan ampliamente los 200.000 contagios diarios (desde el comienzo de la pandemia se reportaron más de 23,1 millones de casos) y casi 385.000 muertes por Covid-19, Biden está convencido de que la economía no podrá salir adelante si primero no se contiene el avance del virus en el país.

En este sentido, el demócrata planea desarrollar una campaña masiva para vacunar a 100 millones de personas en sus primeros 100 días de gestión. El proyecto parece ambicioso: en un mes sólo 11,1 millones de personas en los EE.UU. recibieron la primera dosis de la vacuna, a pesar de que ya se distribuyeron alrededor de 30,6 millones.

Será el primer examen de Biden en el Congreso, un actor fundamental por su poder para distribuir y controlar los recursos del gobierno federal. Los antecedentes son poco alentadores: ningún senador republicano votó a favor del primer plan económico de Bill Clinton y sólo tres apoyaron el de Barack Obama, por lo que será interesante ver cuánto apoyo bipartidista consigue el proyecto del próximo presidente.

En los próximos meses, el demócrata también planea presentar otro plan de largo plazo que incluiría otros temas vitales para la agenda de Biden como infraestructura y medio ambiente.

La propuesta se mantuvo por debajo de los u$s 2 billones -un monto similar al segundo paquete de estímulo de la era Trump-, como un gesto hacia los republicanos, menos afines al aumento del gasto público. Y es que aunque hay un consenso bastante generalizado de que el gobierno necesita seguir inyectando dinero en los bolsillos estadounidenses para salir de la crisis, en 2020 el déficit fiscal cerró en u$s 3,3 billones (alrededor del 15,8% del PBI) y triplicó al de 2019, mientras que la recaudación no creció.

Si bien los republicanos perdieron la mayoría en el Senado tras las elecciones de Georgia (demócratas y republicanos quedaron igualados con 50 legisladores por bloque y será la vicepresidenta Kamala Harris la encargada de desempatar las votaciones), todavía tienen poder para complicar el debate de las leyes.

Sin embargo, la 'actitud bipartidista' de Biden, clave para el mensaje de unificación que mostró durante la campaña, está empezando a despertar el fuego amigo del sector más progresista de los demócratas (encarnado por figuras como Bernie Sanders o Alexandria Ocasio-Cortez) que piden medidas más agresivas, ahora que el partido domina ambas cámaras en el Congreso.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios