Innovación

Se lanzó LaChain, una nueva blockchain pensada para América Latina

Se lanzó en la región una nueva blockchain pensada para montar soluciones de todo tipo pero con enfoque latinoamericano.

La región latinoamericana ahora tiene una blockchain de factura propia. Se la conoce como LaChain y es una blockchain de primera capa (LI) rápida y de bajo costo, orientada al desarrollo de casos de uso que satisfagan necesidades específicas de personas e instituciones latinoamericanas, como pagos minoristas, liquidación de transacciones internacionales y remesas y sistemas de Identidad Descentralizada (DID).

La innovación fue creada en la la plataforma Polygon Supernet, una tecnología que permite la creación de redes personalizadas y ajustadas a necesidades específicas, para organizaciones que quieran montar servicios sobre blockchain. La supernet es un conjunto de redes que son independientes pero están enlazadas con la red principal de Polygon. Así, cada Supernet puede crear un puente de interacción con Polygon y desde ahí construir puentes a otras Supernet o redes blockchain compatibles, como Ethereum.

LaChain está siendo desarrollada y mantenida por un grupo de empresas líderes en la industria blockchain latinoamericana: Ripio, SenseiNode, Num Finance, Cedalio y Buenbit. "Creemos que América Latina es un terreno fértil para desarrollar este nuevo paradigma debido a las históricas problemáticas de la región que hacen factible la creación de una tecnología como LaChain. Queremos ofrecer no sólo una blockchain diseñada para mitigar los problemas locales, sino también crear un ecosistema hecho por latinoamericanos para latinoamericanos, mejorando sus finanzas, y ofreciendo nuevas experiencias que los pongan en el centro de atención", expresó Sebastián Serrano, CEO y cofundador de Ripio.

Cómo funciona la nueva blockchain latina

LaChain utiliza el mecanismo de consenso en el que los nodos (validadores) son los únicos responsables de crear los bloques y añadirlos a la blockchain. Todos los validadores se turnan para proponer el siguiente bloque. Para que el bloque se valide y se inserte en la cadena de bloques, una supermayoría (es decir, más de dos tercios) de los validadores debe aprobarlo. En el futuro, se espera que la red migre al mecanismo de consenso Proof of Stake (PoS), ya utilizado en redes consolidadas, como hoy hace Ethereum.

La cadena de bloques tiene su propia moneda, un token nativo llamado LaCoin (LAC). El usuario pagará las comisiones de transacción utilizando esta cripto. El token es de tipo no inflacionario, con un suministro fijo de 10.000 millones de LAC.

La infraestructura podrá albergar distintos tipos de proyectos que sean compatibles con la tecnología blockchain. Por ejemplo, Num Finance quiere crear una una red de pagos regional que sirva como alternativa a sistemas locales como Coelsa. Así, el objetivo es tener un sistema de pagos que aproveche las ventajas de blockchain, como los pagos transfronterizos y las bajas comisiones, e incluso agregar funciones como un QR de pago interoperable (ya que todo se maneja sobre la misma red).

Temas relacionados
Más noticias de criptomonedas

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.