Ernesto Nimcowicz, un periodista que brilló en El Cronista

Colegas de diferentes medios lo despidieron en las redes, en las que evocaron su talento, dedicación y alegría. Trabajó más de ocho años en este diario, donde se especializó en energía y telecomunicaciones. Falleció a los 52 años.

Sus muchos amigos y colegas del oficio lo llamaban cariñosamente Ernest, Nimco o simplemente el ruso. El sábado, cuando se enteraron de su fallecimiento a través de un tuit de Martín Kanenguiser, uno de sus amigos de la vida y del periodismo, una ola de solidaridad, cariño y tristeza brotó por las redes sociales, y en grupos de Whatsapp muchos de quienes fueron sus jefes, amigos y compañeros de trabajo, sorprendidos, buscaban un porqué a una noticia tan dolorosa. 

Ernesto David Nimcowicz falleció el 27 de febrero de 2021 después de enfrentar durante años, con una entereza admirable, una cruel enfermedad. 

Ernesto llegó al periodismo por ganas y vocación, después coquetear con Ciencias Económicas, de graduarse en 1992 como licenciado en Ciencias de Comunicación en la Universidad de Buenos Aires y de hacer "la beca de Clarín", como se denominaba a inicios de la década de 1990 el curso de perfeccionamiento que por entonces se dictaba en la Universidad Católica Argentina (UCA) y permitía por seis meses prácticas y pasantías en la redacción del gran diario argentino. 

Enseguida rumbeó para lo que más le gustaba, la economía; y se especializó en telecomunicaciones y energía, siempre manteniendo los lazos con los muchos y grandes amigos que forjó en su vida, la mayoría sus compañeros del Colegio Nacional de Buenos Aires. 

Con ese perfil, El Cronista lo recibió con los brazos abiertos. Era la Argentina de las privatizaciones recientes, y Ernesto escribía con rigor y autoridad sobre asuntos que sólo muchos años después se volverían parte de la vida cotidiana, como el "triple play" o la banda ancha. 

Desde la izquierda, Ernesto Nimcowicz, Maria Sanchez Laso, Natacha Esquivel, Hugo Grimaldi, Jose Luis Brea, Guido Nejamkis y Alejandro Lifschitz, en la redacción de la calle Honduras.

En 1996 obtuvo la beca Columbia - Citibank, con la que viajó a Nueva York para cursar el Seminario Internacional de Periodismo Económico en Columbia University. 

La pasión por las nuevas tecnologías y la curiosidad por todo aquello que el futuro traería lo fueron convirtiendo en una referencia en el sector. 

De El Cronista se fue a trabajar a Intermanagers, del grupo HSM, una de las primeras experiencias de periodismo digital que se hizo en el país. Fue secretario de Redacción de la revista Negocios, de Editorial Atlántida, y editor general del Grupo Convergencia, especializado en Tecnologías de la Información. Realizó coberturas en Brasil, Estados Unidos y Europa. También incursionó en la comunicación institucional y durante los años en los que vivió en la ciudad rionegrina de General Roca ejerció el periodismo en La Mañana de Neuquén, donde editó la sección de Economía y Negocios. 

Los que serían sus últimos trabajos fueron publicados en El Economista. Heredó de su papá, Oscar, un reconocido médico traumatólogo, la pasión por la lectura, un sentido del humor único y un gran cariño por Atlanta, aunque era fanático de River. 

La vida le había dado algunos motivos para quejarse, pero lo suyo era siempre el optimismo, la alegría y las ganas de trabajar y divertirse. Su mamá, Flora, una destacada científica, vivió parte de su vida postrada por la misma enfermedad que se lo llevó este fin de semana en el Hospital Militar, al que llegó en un estado considerado irreversible. 

El sábado, cuando la distancia impuesta por la pandemia impidió a sus amigos ir a despedirlo y las lágrimas fueron dejando paso a las evocaciones, varios recordaron en grupos de WhatsApp su gentileza, su rara y divertida habilidad para cantar canciones recitando las letras al revés, y anécdotas de los tiempos vividos a su lado. 

Ernesto deja dos hijos, Felipe y Emma. En los últimos meses de su vida, su hermana Diana fue quien más lo cuidó y quien trató de hacer sus días un poco más amables.

Tags relacionados
Noticias del día

Comentarios

  • LM

    Lorena Martinez

    28/02/21

    Excelente ser humano, amoroso padre. Divertido, inteligente un placer haberte conocido y formar parte de mí familia te vamos a extrañar.hasta siempre

    Ver más

    1
    0
    Responder
  • CZ

    Carlos Zarate

    28/02/21

    Lo lamento muchisimo .... alguien despierto, capaz, excelente tipo y profesional ... muchas charlas y algunas entrevistas .... y una pasion compartida por la tecnologia y el desarrollo

    Ver más

    1
    0
    Responder