Revelación

¿El dinero te puede dar más felicidad? Esto responde un especialista de Harvard

En la búsqueda constante de la felicidad, solemos examinar múltiples factores, entre ellos, el papel que el dinero juega en nuestras vidas.

En esta noticia

Dinerofelicidad, dos conceptos que son objeto de debate constante. ¿Puede realmente el dinero comprar la felicidad? La respuesta es más compleja que un sí o un no, según un especialista de Harvard.

Cuando se está en la constante búsqueda de la felicidad, se suelen examinar diferentes factores que influyen en esta. En ese sentido, desde Harvard, entienden que la plata suele ocupar un lugar destacado, al ser que se sueña con tener más para alcanzar ciertos objetivos de vida. 

Volvé al gimnasio: un estudio científico reveló que el entrenamiento con pesas alarga la vida

El mineral que no te puede faltar para tener una buena memoria: estos son los alimentos donde podés encontrarlo

Harvard: ¿el dinero puede dar más felicidad? 

Algunos sostienen que la riqueza y la felicidad van de la mano, otros argumentan que no existe una correlación directa entre ambos. En este contexto, Arthur C. Brooks, reconocido experto en felicidad y liderazgo de la Harvard Business School, emerge como una voz autorizada en el tema.

Su perspectiva realista y pragmática sobre la relación entre el dinero y la felicidad desentraña la respuesta sobre este enigma perpetuo que nos intriga a todos.

La relación entre riqueza y felicidad genera opiniones divergentes: algunos creen en su estrecha conexión, otros no (Fuente: Freepik)

Según Brooks, es innegable que el dinero es necesario para cubrir nuestras necesidades básicas. Aquellos que argumentan lo contrario suelen tener suficientes recursos para no verse afectados por las preocupaciones financieras. 

Sin embargo, una vez que estas necesidades están satisfechas, el dinero pierde relevancia en la búsqueda de la felicidad, según las consideraciones de Brooks. 

Brooks afirma que el dinero es esencial para cubrir necesidades básicas (Fuente: Freepik)

Los límites de la relación del dinero y la felicidad

Numerosos estudios han intentado determinar si existe un nivel de ingresos a partir del cual tener más dinero ya no aumenta significativamente la felicidad de las personas

La idea central es que hay un umbral a partir del cual un mayor ingreso económico no conlleva un aumento considerable de la felicidad. Este punto de inflexión dependerá de los gastos y necesidades individuales.

El mejor país del mundo para jubilarse: queda en Latinoamérica y estos son los requisitos para mudarse a los 60 años

El signo del zodíaco que mejor besa, según la Astrología: ¿en qué puesto del ranking está el tuyo?

  • Una vez cubiertas las necesidades básicas, como vivienda, alimentación y vestimenta, el aumento de los ingresos no genera una mayor felicidad sustancial.

  • Contar con recursos suficientes para disfrutar de experiencias enriquecedoras, como viajar, salir a cenar o visitar parques de diversiones, es fundamental para alcanzar un nivel de felicidad óptimo.

  • Sin embargo, una vez alcanzado ese nivel de vida satisfactorio, obtener más dinero no proporcionará un incremento significativo en la felicidad.

  • La relación que cada individuo establezca con el dinero será fundamental para determinar si este le brinda felicidad y libertad, o si, por el contrario, se convierte en una fuente de dependencia y estrés.

El error radica en la asociación entre dinero y éxito, que nos lleva a creer que acumular riqueza nos conducirá inevitablemente a la felicidad. Brooks sostiene que son las experiencias significativas, el tiempo dedicado a relaciones interpersonales y el compromiso con causas sociales lo que verdaderamente nos brinda satisfacción y bienestar emocional. 

En última instancia, la felicidad no está determinada por la cantidad de dinero en nuestras cuentas bancarias, sino por cómo elegimos vivir nuestras vidas y qué valoramos como importantes.

Temas relacionados
Más noticias de felicidad
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.