Mercados

Los bonos en dólares no encuentran piso y el riesgo país se acerca a sus máximos del año

La renta fija argentina cae más del 1% y el índice que mide JP Morgan se ubica en 1635 puntos, menos de 50 unidades por debajo de de su máximo recientes. Wall Street también opera en rojo por mayores presiones inflacionarias y por temor a la actividad China.

Los bonos argentinos inician la semana con caídas mayores al 1%. La deuda no logra recuperarse y se mantiene bajo presión, en un contexto global desafiante junto con un escenario de incertidumbre local producto de la falta de acuerdos con el FMI y una permanencia en los desequilibrios macroeconómicos. 

Todos los tramos de la curva soberana argentina operan con pérdidas. En la parte más corta de la curva, el Global 2020 cae 1,2% y el Global 2030 pierde 1,33%. En el tramo medio, los Globales 2035 y 2038 retroceden 1,5% y 1,06% respectivamente, mientras que en el extremo más largo de la curva, los Globales 2041 y 2046 anotan retrocesos respectivos de 1,4% y 1,22%.

Con esta caída, la parte corta de la curva de bonos emitidos bajo ley Nueva York opera con tasas por encima del 20,8% y la parte más larga rinde por encima del 16% en promedio. 

Los títulos en dólares de ley local, en tanto, rinden cerca del 23% en la parte corta y por encima del 17% en la parte más larga.

Todos los tramos de la curva de ley extranjera operan con paridades debajo del 40%, a la vez que ambas curvas se muestran invertidas, lo cual refleja la desconfianza del mercado respecto de la capacidad de pago del Gobierno.

Los analistas de Portfolio Personal Inversiones (PPI) advierten que más allá de un escenario emergente más desafiante, la deuda argentina sufre por el contexto propio. 

"A menos de un mes de las elecciones, el escenario local no se despeja. Las idas y vueltas respecto de las negociaciones con el FMI -incluidas las tensiones en torno a Kristalina Georgieva-, el clima social y los gastos electorales influyen negativamente en las cotizacionesLa incertidumbre respecto al potencial acuerdo con el FMI y sobre el futuro macroeconómico post-electoral dificultan cualquier recuperación", dijeron.

Ante este escenario, el riesgo país argentino arranca la semana en 1635 puntos, un 50% por encima de los niveles que tocó tras el canje de deuda llevado a cabo en septiembre de 2020.

De esta manera, el índice que mide JP Morgan se ubica a solo 50 puntos básicos de sus máximos recientes de 1680 puntos.

Las acciones operan mixtas, con Ternium y Despegar liderando las bajas de hasta 2,75% mentras que del lado ganador, Vista Oil es la que mas sube, avanzando 3.9%, seguida de Central Puerto y Pampa que ganan 2,4% y 1,9% respectivamente. 

Wall Street en rojo

A nivel internacional, los índices operan en rojo a comienzo de semana. Tanto el Dow Jones, como el S&P500  operan a la baja el lunes, con pérdidas de 0,27%, 0,03%. En cambio el Nasdaq sube 0,09%.

En Europa también se registran bajas el lunes, con una caída del 0,96% para el Stoxx600. El Ibex35 de España cae 1% al igual que la de Francia. 

Después de los buenos balances de la semana pasada de los bancos de Wall Street, los inversores vuelven a poner su atención en los temores de una mayor inflación en Estados Unidos. El rally del petróleo continúa y sigue generando mayores presiones inflacionarias en EE.UU. y a nivel global.

Los precios del petróleo alcanzaron máximos el lunes impulsados por la recuperación de la demanda y los altos precios del gas natural y del carbón, que alentaron a los usuarios a cambiar al crudo para la generación de energía.

Los futuros del petróleo crudo subieron 81 centavos, o un 1%, a u$s 85,67 el barril a las, después de alcanzar los u$s 86,04, su nivel más alto desde octubre de 2018.

Los futuros del crudo del West Texas Intermediate (WTI) de EE. UU. subieron u$s 1,23, o un 1,5%, a u$s 83,51 el barril, su nivel más alto desde octubre de 2014.

Ambos contratos aumentaron al menos un 3% la semana pasada.

El rally de crudo eleva las expectativas de inflación a ambos lados del Atlántico. Las tasas aumentan en EEUU y en Europa, a su niveles más altos de 2014. 

Por otro lado, también preocupa la actividad económica en China ya que datos publicados el lunes mostraron que la potencia asiática crecería menos de lo esperado.

El PBI de China se expandió un 4,9% con respecto al año anterior, incumpliendo las previsiones, ya que los intentos de Pekín de frenar los préstamos al sector inmobiliario exacerbaron las consecuencias de la escasez de electricidad que devolvió la producción de las fábricas a los niveles vistos por última vez a principios de 2020. 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios