Mercados

El riesgo país se dispara a 2432 puntos y los bonos no encuentran piso

Retroceden otro 2% en promedio pese a que en Wall Street se observa un comportamiento mayormente positivo

Los bonos argentinos acentúan su caída y el riesgo país se dispara a 2432 puntos, su valor más alto desde el canje de deuda, en una jornada marcada por el pesimismo en el mercado argentino. Todos los tramos de la curva soberana caen y siguen marcando nuevos mínimos. 

Las debilidades en la deuda argentina se vuelven a dar en un día en el que Wall Street opera con ganancias.

Mercados buscan un freno a la caída de activos pero hay pocos estímulos

Riesgo país sin techo: los bonos argentinos ya caen 4 veces más que sus pares de la región

sigue la baja

El mercado de bonos argentino sigue hundido en el pesimismo, con los precios de la deuda alcanzando nuevos mínimos históricos.

El tramo corto de la curva opera con bajas de 2,8% en el Global 2029 y de 2,3% en el caso del Global 2030. En el tramo medio, los Globales 2035 y 2038 caen 2,79% y 2,7% respectivamente.

Con las pérdidas actuales, los bonos caen hasta 8% en la última semana y muestran pérdidas de entre 19% y 23,8% en el último mes.

 

Tomando desde que salieron a cotizar desde el canje de deuda, las caídas son muy abultadas.

El tramo corto de la curva muestra bajas de 58,2%, mientras que los bonos más largos pierden entre 41% y 45% desde que el Gobierno reestructuró la deuda por u$s 65.000 millones con acreedores privados.

Las debilidades actuales en los bonos argentinos se dan luego de fuertes pérdidas el viernes pasado y en el que los bonos llegaron a caer más de 4% en todos sus tramos.

Además, y al igual que el viernes, las bajas en la renta fija local se produce en un día en el que el mercado internacional se recupera, lo cual refuerza la hipótesis de que el causante de la debilidad de la renta fija argentina son factores locales.

El mercado mira con preocupación los desequilibrios macroeconómicos, junto con los que muestran la curva en pesos y la falta de reacción del equipo económico para poder contener dicho negativismo.

Los analistas de Delphos Investment advirtieron que es evidente que el gobierno tendrá un segundo semestre mucho mas "cuesta arriba", donde el "delivery" de las metas del acuerdo con el FMI resultarán mucho más difíciles si las actuales tendencias macroeconómicas no cambian y el mercado de bonos no recupera cierta "normalidad".

"El BCRA está actuando como casi único "defensor" en el mercado cambiario, monetario y de renta fija local con una dinámica que incrementa el estrés de su balance. El mayor riesgo en las actuales circunstancias es que la nominalidad de la economía suba otro escalón más por la conjunción de fundamentos débiles y escasez de financiamiento del déficit. En síntesis, en la semana que pasó, el deterioro del mercado de bonos en pesos y ´hard dólar´ se profundizó, a la vez que el BCRA perdió u$s 255 millones de las reservas en 4 días", alertaron.

El riesgo país inició la semana en torno a los 2400 puntos. Opera en máximos desde el canje y sube más de 122% desde la reestructuración de la deuda.

Wall Street sube

A nivel internacional, Wall Street opera con una tendencia mayormente negativa en el inicio de la semana. El Dow Jones y el S&P 500 baja 0,05%, mientras que el Nasdaq cede 0,4%.

En lo que va del año, el Nasdaq sigue mostrando fuertes pérdidas con retrocesos del 26%, seguido por el S&P500 que baja 18% y el Dow Jones que pierde 13%.

La semana pasada se dieron a conocer los avances de los PMI (Índice de gestores de compras) de servicios y manufacturero de EE.UU de junio, que marcaron los niveles más bajos del último tiempo (desde febrero y agosto de 2020, respectivamente).

Ambos valores se situaron fuertemente por debajo de las expectativas, con el PMI de servicios retrocediendo a 51,6 puntos (versus 53,5 esperado y 53,4 en mayo) y el PMI manufacturero cayendo a 52,4 puntos (frente al pronóstico de 56 y 57 en mayo). A su vez, el PMI compuesto de Markit sufrió la misma caída, al terminar en 51,2, en comparación al 53,6 del mes anterior.

Lo mismo ocurrió con los avances de los datos de PMI presentados por la zona del euro. Tanto el PMI compuesto como el manufacturero y el de servicios terminaron por debajo de las expectativas, tanto así como del mes previo. Al igual que EE.UU, la Unión Europea volvió a valores que no registraba desde inicios de año.

Los analistas de Cohen señalaron que la preocupación del mercado radica en que la caída en estos valores denota la desaceleración del crecimiento, mientras que un resultado por debajo de los 50 puntos confirmaría la contracción del nivel económico. 

"La mira estará puesta no solo en los valores finales, sino también en los resultados de los meses siguientes, que ya tendrán el impacto de la suba de tasas anunciada la semana previa", sostuvieron.

Juan Manuel Franco, economista jefe de Grupo SBS, explicó que los datos de actividad no muestran un impacto duro del endurecimiento de la política monetaria de la Reserva Federal (Fed), pero sí se evidenció en la semana algo de debilidad en los índices de difusión como los PMIs.

"Si bien se mantienen en terreno de expansión, anotaron marcas inferiores a las esperadas en junio. En este contexto, los mercados globales siguen mostrando volatilidad, intentando anticiparse a un incierto escenario económico", afirmó.

Entre debilidades y ganancias

Pese a los datos débiles desde el lado económico, los mercados bursátiles mundiales están registrando una pequeña racha de ganancias en las últimas jornadas.

La semana pasada Wall Street cerró con ganancias mayores al 7%, siendo su segunda mejor semana del año. Lo que se está observando es que malas noticias en la economía terminan siendo buenas noticias para el mercado.

El hecho de que la confianza al consumidor haya alcanzado mínimos históricos, combinado con que los indicadores adelantados de actividad comienzan a verificar un retroceso en la economía, sumado a que la admisión del riesgo de recesión por parte del presidente de la Fed, Jerome Powell, la semana pasada podría significar que el endurecimiento monetario global puede no ser tan fuerte como se esperaba.

Por lo tanto, a medida que los datos económicos comienzan a ser negativos, implica que es más probable una recesión y que aumentan las chances de que la Fed sea menos contractiva como se esperaba. 

Siguiendo la inflación

En Wall Street toda la atención sigue estando puesta en la dinámica inflacionaria y ver si finalmente la Fed puede lograr un aterrizaje suave de la economía, a medida que sube la tasa de interés para combatir la aceleración de los precios.

El mercado ha incorporado cada vez con más fuerza la idea de que efectivamente vamos hacia una recesión.

Los analistas de Balanz señalaron que el pulso de los precios de los activos seguirá dictado por la dinámica de la inflación.

"El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, dijo recientemente que es probable ver nuevas sorpresas en los datos de inflación. En un sentido, creemos que los acontecimientos de mayo generaron un punto de quiebre ya que nuevas sorpresas en la inflación alimentarán fácil y rápidamente la presión (y volatilidad) sobre los precios de los activos. La falta de convergencia en las expectativas de inflación es una señal preocupante (y a monitorear), ya que podría dificultar el descenso de la inflación una vez que ésta alcance su nivel máximo", advirtieron. 

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios