Mercados

Los bonos argentinos se hunden otro 4% y el riesgo país supera los 2300 puntos

Los títulos en dólares de ley extranjera retroceden con fuerza este viernes y llevan al riesgo país a su valor más alto desde el canje de deuda.

Las acciones de Estados Unidos intentan recuperar terreno y operan en verde este viernes. De esta manera, se encaminan a cerrar la semana en positivo. Aun así, siguen mostrando fuertes pérdidas en el acumulado del año.

Los temores sobre la magnitud de las próximas subas de tasas se redujeron tras los comentarios del presidente de la Reserva Federal (Fed), Jerome Powell, esta semana frente al Congreso americano.

Pese a esta mejora que se ve en Wall Street, la deuda argentina sigue golpeada y cae casi cinco veces lo que pierden sus pares de la región. De esta manera, el riesgo país sigue subiendo.

Alerta dólar: qué mensaje se esconde detrás de la curva Rofex de cara al segundo semestre

Reservas: el BCRA vendió otra suma millonaria de dólares y el rojo del mes llega a u$s 500 millones

Bonos con tendencia bajista

Los bonos argentinos siguen operando bajo fuerte estrés y en zona de mínimos históricos. En el acumulado del último mes, caen hasta 19%, lo cual provocó una disparada en las tasas de interés de los bonos.

La curva de deuda soberana argentina en dólares muestra su peor versión. Todas las características detrás de la misma reflejan un mercado sin confianza y con altas sospechas de ver un nuevo evento creditico en el corto plazo, aun cuando los vencimientos de los bonos no están cerca.

La deuda argentina de ley local rinde 44% en el AL29 y 42% en el AL30. Los Globales, que operan bajo ley extranjera, también se muestran con tasas elevadísimas: oscilan entre 39% y 35% en el tramo corto. Los vencimientos más largos, en tanto, operan con tasas de entre 23% al 28%.

La forma de la curva también refleja un mercado sin confianza. La misma se encuentra invertida y empinada. Esto significa que las tasas más cortas se encuentran sustancialmente más altas que las de mayor plazo.

Los analistas de Balanz afirmaron que los precios de los bonos lucen un poco extremos a estos niveles. 

Sin embargo aclararon que, "hasta que no haya una estabilización en la inflación de países desarrollados que ayude al mejorar el apetito por riesgo global la presión sobre los activos locales difícilmente se disipe".

Con esta caída de los bonos, el riesgo país trepa a 2313 puntos básicos y de esta manera, sube más de 112% desde el canje de deuda, ubicándose en máximos desde la reestructuración.

Los analistas de Portfolio Personal Inversiones (PPI) señalaron que los bonos argentinos siguen cayendo y testean nuevos mínimos post canje.

"No hizo falta ninguna noticia ni indicador para impulsarlos aún más en la caída libre que se encuentran. Las condiciones internacionales tampoco ayudan con las distintas cifras en lo que económico que apuntan a una desaceleración del crecimiento y el mercado analizando la probabilidad de una recesión a nivel global", dijeron.

Peor que sus pares

Si bien el contexto global juega un factor importante, hay una carga significativa en el componente local a la hora de explicar la baja en la deuda.

Los Globales argentinos caen entre 15% y 19% en el último mes. Durante ese mismo período, los bonos de grado especulativo en mercados emergentes y la deuda emergente en general, experimentó pérdidas de solo el 4,5%. Es decir, los bonos locales caen hasta casi cinco veces más.

Los analistas de Cohen explicaron que el mercado local sigue bajo presión.

"Además de los malos datos fiscales, hay que destacar la preocupante caída en el precio de la soja, que retrocedió ayer a niveles previos al estallido del conflicto en Ucrania. Sin dudas, se trata de una mala noticia para una economía cuyas exportaciones crecen exclusivamente por los altos precios internacionales. Todo esto golpea a los activos argentinos, con caídas generalizadas en bonos y acciones", dijeron.

Las acciones argentinas en Wall Street, en cambio, sí se acoplan a la dinámica global y operan mayormente al alza.

Los avances son liderados por las acciones de Despegar, que ganan 9%, seguido por el Banco Supervielle y MercadoLibre, que avanzan 6,2% y 4,2% respectivamente. 

Rebota Wall Street

El mercado estadounidense opera el viernes con ganancias. Tanto el Dow Jones como el S&P500 y el Nasdaq muestran un comportamiento alcista, con avances respectivos de 2,05%, 2,3% y 2,29%.

En el acumulado del año, las acciones siguen mostrando fuertes pérdidas, con una baja del 26% en el caso del Nasdaq y del 18% en el S&P500. El Dow Jones es el que menos cae, con una merma acumulada en 2022 del 14%.

En el viejo continente también se ven rebotes, con el Stoxx50 subiendo 1,9%. El FTSE100 de Londres fue la bolsa que más subió junto con la de Francia: ganaron 2,68% y 3,23% respectivamente.

Las acciones han estado bajo presión en las últimas semanas por la preocupación de que la Reserva Federal provoque una recesión a medida que endurece la política monetaria para combatir la inflación.

Lo que se comienza a observar es que dentro del mercado se está reduciendo la expectativa de ver un endurecimiento adicional desde 2023 en adelante.

"A pesar de los comentarios agresivos de los funcionarios de la Fed, las crecientes preocupaciones de que sus aumentos desencadenarían una recesión en realidad significaron que los inversores valoraron un ritmo más lento de aumentos de tasas en los próximos 12 a 18 meses", marcaron los estrategas de Deutsche Bank AG en una nota.

Al comienzo de la jornada se supo que la revisión del índice de confianza al consumidor de EE.UU. elaborado por la Universidad de Michigan alcanzó un mínimo desde 1970, ubicándose en junio en 50 puntos desde los 50,2 previos. A su vez, se ubica por debajo de lo 58,4 puntos vistos en mayo.

"Está claro que la actividad económica se está enfriando, lo que debería enfriar la inflación. Eso en conjunto es bastante positivo", dijo Luc Filip, jefe de inversiones de SYZ Private Banking al Wall Street Journal.

Las expectativas de subas de tasas se redujeron a medida que los inversores descontaban una mayor probabilidad de movimientos más suaves de la Fed en los próximos meses.

Los mercados ahora esperan un recorte de tasas en la segunda mitad del próximo año. Por lo tanto, esta mala noticia es bien percibida por el mercado ya que implica en el margen que se podría llegar a reducir la urgencia por parte de la Fed a ser más agresiva en el futuro dado que las condiciones económicas comienzan a mostrar una desaceleración y riesgos de recesión al alza

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios