Desafío financiero

Dólar futuro: el BCRA no piensa devaluar y se lo apuesta fuerte al mercado

A través del dólar futuro, el Banco Central obtuvo $ 37.000 millones en el primer semestre. Entre MAE y Rofex acumula una posición vendida por u$s 7000 millones y un 57% de los contratos vencen en julio.

La opción de devaluar no parece estar siquiera arriba de la mesa. Dentro del Gobierno insisten en que no convalidarán un salto abrupto del tipo de cambio, a pesar de que la brecha cambiaria o el nivel de importaciones y la postergación de exportaciones sugieran lo contrario. 

Tan convencidos están de ello, que se lo volverán a apostar al mercado.

La brecha cambiaria llega al 160%: cuánto más resiste el dólar oficial

No se trata solo de retórica. Durante los primeros seis meses del año, al BCRA le rindió jugarle al mercado de que no habría un salto devaluatorio. A través de los contratos de dólar futuro obtuvo unos $ 37.000 millones

Ahora todo está dado para que revalide el desafío, pese a que la brecha cambiaria trepó por encima del 150% y la liquidación gruesa de la cosecha quedó atrás.

Según datos de 1816, la semana pasada la autoridad monetaria volvió a vender un monto muy elevado de dólar futuro y llevó su posición short, entre MAE y Rofex, a niveles de u$s 7000 millones.

Al hacerlo, el Central no solo se acercó al límite de u$s 9000 millones impuesto por el FMI sino también al tope de u$s 5000 millones de Rofex y al de u$s 4000 millones de MAE.

Sin embargo, hay otro dato que vigila el mercado y que destaca el informe de 1816. Calculan que a fin de mes vence el 59% del Interés Abierto entre ambos mercados, y que si el Banco Central se viera forzado a ajustar el spot un 30% eso implicaría un impacto monetario cercano a los $ 273.000 millones.

Es decir, renovar esos contratos y devaluar después haría que el rojo de la autoridad monetaria se incremente.

Si en cambio ese eventual ajuste se hiciera post vencimiento de los contratos de julio, sin rollover, el impacto monetario se acotaría a menos de la mitad, agregaron.

"La posición vendida del BCRA es en cierta medida una complicación a la hora de devaluar, porque eso tiene un costo financiero", explica Tomás Ruiz Palacios, estratega de Consultatio. 

Según sus cálculos, dada la posición de ventas por alrededor de u$s 7000 millones, si el BCRA renovara los contratos y luego se diera un salto discreto del 30%, ese costo financiero ascendería a alrededor de $ 200.000 millones.

No obstante, marca que si llegaran a devaluar a principios de agosto sin renovar esos contratos, esos $ 200.000 millones se reducirían a la mitad.

Pese a ello, Ruiz Palacios no cree que el BCRA esté dispuesto a devaluar y menos como medida unilateral, sin un plan de estabilización robusto, ya que ahí no se lograría más que una espiralización de la crisis.

Juan Ignacio Paolicchi, economista de Empiria, explica que a fin de julio van a caer las posiciones y el BCRA va a haber ganado bastante gracias a que estuvo vendiendo con la curva priceando una devaluación del 6%. Y anticipa que después va a renovar su posición de agosto.

Sin embargo, y dado que según sus cálculos el Interés Abierto entre MAE y Rofex se ubica por encima de u$s 8000 millones, señala que "el día que devalúen, si es que lo hacen, vamos a ver una expansión monetaria muy fuerte".

Y alertó: "Dependiendo del salto devaluatorio serán unos $ 300.000 millones o más de emisión pura".

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios