Bonos bajo presión

Desacople: los bonos argentinos pierden el tren de emergentes y se alejan de la tendencia global

Los bonos argentinos acompañan la tendencia bajista de la deuda de emergentes a nivel global de mediano plazo. Sin embargo, en las últimas ruedas comenzaron a disociarse, con debilidades para los bonos locales mientras la deuda global se mantiene firme.

Los bonos argentinos han acompañado la tendencia de los bonos globales de mercados emergentes.

En donde se observa un notorio desacople no es en la tendencia, sino en el nivel ya que la deuda local está mucho más castigada que sus pares.

Sin embargo, en los dos últimos días, los bonos argentinos están comenzando a desacoplarse también en su tendencia.

Se desinfla el rally: luego de los anuncios de Massa y tras una apertura del 2%, los bonos pasan a negativo

  Hubo volumen récord de dólar financiero por cobertura

Tendencia bajista

El contexto global no está fácil para ningún bono del mundo, incluido los argentinos.

Desde que los bonos argentinos salieron a cotizar desde el canje de deuda en septiembre de 2020, la deuda perdió entre 42% y 57%, mostrando la peor performance en la historia de los bonos reestructurados.

Los bonos pasaron de rendir 11% hasta los niveles de 40% en promedio actualmente, ubicándose entre los bonos más riesgosos del planeta.

Si bien los bonos sufren por los desequilibrios locales, el contexto internacional ha sido muy desafiante en todo este tiempo. 

Los índices de bonos de mercados emergentes caen desde septiembre de 2020 un 22% hasta la actualidad. Brasil, por ejemplo, cayó menos y perdió desde entonces un 10%.

Es decir, el mundo no está fácil para la deuda, la cual ha mostrado una tendencia bajista en todo este tiempo, del mismo modo que se evidenció en los bonos argentinos.

De esta manera, los bonos locales acompañaron la tendencia de la deuda global ya que han alcanzado nuevos mínimos a lo largo de estos dos últimos años.

Sin embargo, en donde los bonos se encuentran desacoplados realmente es en el nivel en el que operan.

Las paridades de los bonos locales se ubican en niveles de 22% en promedio y con tasas de interés en torno al 43%.

Los bonos de mercados emergentes a nivel global rinde 6,8% mientras que bonos emergentes de alto rendimiento operan con tasas del 8,9%.

Es decir, Argentina opera con tasas y paridades que denuestan un castigo mucho mayor respecto de bonos similares a los de la Argentina. Si bien acompañan la tendencia, en cuanto al nivel están disociados.

Tendencia de corto plazo

Pese a que vienen acompañando la tendencia bajista de mediano plazo, en donde se comienza a ver una disociación es en el corto plazo.

Mirando el balance desde comienzo de la semana pasada, los Globales argentinos se beneficiaron del buen clima global ya que los bonos de emergentes avanzaron 3,3% en promedio, con su mayor salto semanal del año.

En ese contexto, favorecido por el escenario global y potenciado por las especulaciones con la llegada de Massa a Economía, los bonos locales se dispararon cerca de un 30%.

Sin embargo, en los últimos días, mientras los bonos emergentes se mantuvieron sin cambios y con subas de hasta 2%, la deuda local opera a la baja, es decir, se está disociando en la tendencia de corto plazo.

En los dos últimos días, los bonos argentinos pierden entre 0,2% y 2,6%. En cambio, en el mismo periodo, los índices de bonos emergentes globales operan con subas de 2% y la deuda emergente de alto rendimiento avanza 1,5%.

La deuda de Brasil, por ejemplo, sube 0,9% en los dos últimos días.

Los bonos argentinos pasaron a operar en negativo y con caídas del 1% luego de mostrar una apertura del 2%.

Los mercados incorporaron rápidamente las novedades sobre el plan Massa, aunque luego los mismos comenzaron a retroceder ante la falta de mayores detalles en el plan económico planteado.

LA REACCIÓN DEL MERCADO A LOS ANUNCIOS DE MASSA

Los anuncios de Massa generaron mucha expectativa en los últimos días, que se vieron disminuidos en las últimas horas y tuvieron un impacto en la dinámica de la deuda local, la cual no pudo ser acompañada por la tendencia de las últimas jornadas.

Adrián Yarde Buller, economista jefe y estratega de Facimex Valores agregó que hubo anuncios con pocos detalles y que Sergio Massa buscó mostrar cierta moderación fiscal-monetaria para contener el desanclaje de las expectativas.

"Por un lado, ratificó la meta de déficit primario de 2,5% del PBI, lo que requeriría una fuerte reducción del gasto en el segundo semestre (debería caer 13% a/a real tras haberse expandido 11% a/a real en el primer semestre). Sin embargo, no explicó cómo va a lograrlo más allá de reiterar que reducirán los subsidios a la energía y reordenarán programas sociales en un plazo de 12 meses, a la vez que anuncio un nuevo bono para jubilados que atenta contra dicho objetivo", detalló.

Por su parte, Juan Manuel Franco, economista jefe de Grupo SBS considera que los anuncios van en la dirección correcta aunque advierte que restan precisiones sobre posibles aumentos de impuestos (o adelantos de los mismos como trascendió en la prensa local en los últimos días) así como sobre el ritmo del tipo de cambio mayorista y el tipo de cambio real

En cuanto al esfuerzo fiscal, Franco considera que deberá ser el ancla de expectativas.

"Creemos que el mercado estará atento a la dinámica de las cuentas públicas de aquí en adelante. Aguardamos a contar con más medidas para evaluar principalmente la capacidad de financiamiento luego del anuncio sobre los adelantos transitorios, aunque remarcamos que el orden fiscal y un ancla sólida en ese sentido es crucial para la estabilización de la macroeconomía en los próximos meses", dijo.

Comentarios del exterior

Por último, las medidas de Massa tuvieron una repercusión en Wall Street con compañías del exterior dando su impresión sobre las mismas.

En general, y en línea con los comentarios de los analistas locales, los bancos de inversión y calificadoras de riesgo se muestran con cautela sobre los objetivos y las medidas planteadas por el flamante ministro de economía.

Moodys por su parte publicó un informe en que mostraba cierta cautela sobre los objetivos planteados en el anuncio de Massa.

"En vista de la elevada volatilidad política en el país, Moody's espera un escaso apoyo general a las políticas de austeridad antes de las elecciones presidenciales de 2023, lo cual seguirá debilitando la capacidad del país de cumplir con las metas del FMI, especialmente en materia fiscal", comentaron.

El banco de inversión JP Morgan dijo que "las medidas económicas reveladas no llegan a ser un plan de estabilización".

Por su parte, Goldman Sachs remarcó que "las medidas anunciadas son decepcionantes y no llegan a ser un plan integral y coherente para reequilibrar la economía argentina".

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios