El crédito a privados, en baja

Alerta depósitos: más de la mitad está en letras y bonos del Tesoro o del BCRA

El sector público absorbe cada vez más los fondos disponibles para el crédito. Las Leliq del BCRA y el festival de letras y bonos en pesos del Tesoro son actores principales. El rojo fiscal, la contracara.

El sector público absorbe cada vez más los fondos depositados en los bancos: a fines de septiembre el 60% estaba volcado en instrumentos del sector público. 

Operativo reservas: anticipan un fin de año ajustado y un 2023 complicado

Pagos con QR: un sector ya explica la mitad de todas las transacciones 

La falta de crédito externo y un rojo fiscal primario que se mantiene en altos niveles, cerca del 3% del PBI llevan a que el Tesoro se deba financiar únicamente en la plaza local. Y cuando ello no alcanza, el Banco Central emite pesos que después absorbe con las Letras de Liquidez Bancarias (Leliq) o los pases pasivos.

Financiamiento en crisis

En el último informe efectuado por Equilibra, el centro de análisis económico que lideran Martin Rapetti, Lorenzo Sigaut Gravina y Lorena Giorgio, se destaca la caída del financiamiento bancario al público y empresas en 2022 y la contracara, que es la mayor exposición al sector público. 

"Es cada vez menor la porción de los depósitos en pesos que van a préstamos privados: 60% a fines de 2019 y menos del 40% en los últimos meses.

Por el contrario, el financiamiento al sector público es cada vez mayor: el 60% de los depósitos en pesos está volcado a instrumentos del sector público consolidado, contra 34% en 2019" señala Equilibra. 

Ese 60% incluye tanto los requerimientos legales como encajes o efectivo mínimo, como letras y bonos suscriptos voluntariamente por las entidades financieras.

El ajuste del gasto sigue en octubre: los sectores y cuánto falta para la meta del FMI

Otro elemento a considerar es que las tenencias de bonos soberanos y sub soberanos (provincias) en pesos en poder de los bancos se ubica en torno al 23% de los depósitos privados en pesos (frente a 18% en marzo 2020). 

"La exposición de los bancos al sector público ya ronda 15% del activo", destacó Equilibra.

El panorama a futuro no es alentador: el rojo fiscal se mantendrá en altos niveles en 2023, con una meta pactada con el FMI del 1,9% del PBI. 

En su mayor parte será financiando con un nuevo festival de bonos en pesos. Así el cierre del 2023 encontrará a un nuevo Gobierno con un sistema financiero altamente expuesto al sector público.

Pago de importaciones con dólares propios: la ambigua definición del SIRA y el nuevo blanqueo

Por lo pronto, a los ahorristas no los desvela esta alta exposición de bancos al riesgo público. 

Pero el 2022 dejó la enseñanza a los funcionarios que el financiamiento en la plaza local tiene límites y que está sujeto a súbitos cambios en la postura de empresas y ahorristas, los que, ante una determinada señal negativa, pueden desarmar posiciones en pesos rápidamente.

Esta situación es otra señal de la necesidad de que el Tesoro no sólo equilibre las cuentas, sino que lleve las mismas a un superávit primario del 2% del PBI. 

El rojo fiscal que impulsa el kirchnerismo como bandera no impulsa a la economía, sino que, dada la ausencia de financiamiento, retrasa su recuperación.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.