Inversiones

Alerta Cedear: a qué sectores apostar para hacerle frente al rally de tasas en EE.UU.

La tasa estadounidense a 10 años se ubica en 1,6% Hay sectores que suelen tener una mejor performance que otros en momentos en el que sube la tasa. Recomiendan acciones del sector financiero, energético y de valor.

La curva soberana estadounidense se está desplazando al alza producto de la mayor expectativa inflacionaria, así como también ante la perspectiva de una Reserva Federal (Fed) más contractiva en el corto plazo. En un contexto de suba de tasas, hay sectores que suelen tener una mejor performance relativa que otras. La suba de tasas debería ser una señal de advertencia para quienes invierten en acciones a través de Cedear.

La curva soberana norteamericana se ha desplazado al alza en los últimos tres meses. Hoy se ubica operando con la tasa corta en niveles de 0,2%, del 1% en el plazo a 5 años, de 1,6% a 10 años y de 2,1% a 30 años. Este incremento implica un riesgo para los mercados por varios motivos.

En primer lugar, una suba de tasas genera un riesgo para mercados emergentes ya que el desplazamiento alcista en los rendimientos suele venir acompañado de una suba en el dólar.

Los inversores globales desarman posiciones en moneda local y se dolarizan para luego mudar sus posiciones a Estados Unidos, buscando aprovechar las tasas más altas. Esto provoca un contexto de desequilibrios en los mercados emergentes y tanto los bonos como las acciones suelen sufrir en consecuencia.

Pero además, una suba en la tasa implica que lo que en realidad está ocurriendo es que los bonos caen. En este caso, los bonos del Tesoro norteamericano, referencia ineludible para todo el mercado de deuda global.

Por lo tanto, si caen los bonos estadounidenses, los demás sentirán la presión y también sufrirán pérdidas.

Por ello es que se están viendo bajas importantes en bonos de grado de inversión, de grado especulativo y también de mercados emergentes.

Si los bonos caen, las acciones también sienten el impacto. Esto se da por dos canales. Por un lado, por contagio. La mayor volatilidad en el mercado de renta fija genera un contagio en el de renta variable y las acciones se acoplan a la debilidad. Por otro lado, una suba de tasa hace que el valor presente de las acciones sea menor. 

Esto último es así ya que la tasa a la cual se descuenta el flujo futuro de fondos de las compañías es mayor, y por lo tanto el valor actual es menor, haciendo que el precio de la acción actual sea más bajo, provocando una caída en el precio de la acción.

En este contexto desafiante, resulta clave ser selectivo a la hora de buscar sectores que puedan sufrir menos ante un contexto alcista en los rendimientos.

Por lo general, los sectores con mejor rendimiento en un contexto de suba de tasas suelen ser energía, extracción de petróleo, Oil and Gas, o el financiero y sus derivados, como los bancos, mercado de capitales y finanzas. También se destacan el sector de consumo, más bien asociadas a acciones de "valor".

En cambio, los de peor rendimiento son los sectores que más apalancados en las tasas están, como las de hipotecas y real estate, así como también el sector de servicios.

Opciones con Cedear

El Reflation Trade -inflación en activos financieros- registró un renacer en los últimos 15 días. Las energéticas y el sector financiero subieron 15% y 5,8% -respectivamente, diferenciándose del S&P 500, que se mantuvo neutral y acumula una baja de 3,8% desde los máximos.

Los analistas de Cohen remarcaron que las energéticas se benefician directamente de la disparada en el precio del petróleo. Los bancos norteamericanos, por su parte, son favorecidos por el contexto de recuperación económica (demanda de crédito), dólar más fuerte y tasas de interés en alza.

En lo que va del año 2021, las energéticas retornaron 48,5%, el sector financiero 32,6%, el índice S&P 500 17,5%, las compañías industriales 14,2% y las de materiales 12,8%.

Camilo Cisera, portfolio manager de Cohen, comentó que la suba en las tasas largas de interés es favorable para el sector financiero, principalmente de banca comercial, que aumenta el rendimiento sobre sus préstamos.

"Dado que la tasa de la Fed aún se mantiene en cero, la suba de tasas largas mejora la rentabilidad bancaria. Es por esto que el sector presenta un mejor desempeño relativo en las últimas semanas. Por otro lado, la suba de tasas genera presión bajista sobre los ratios de valuación, por lo cual se torna fundamental mantener cautela con papeles high flying, principalmente tecnológicas disruptivas en fase de crecimiento acelerado, que cotizan a ratios de valuación considerablemente mayores que el promedio del mercado", dijo el portfolio manager de Cohen.

Por su parte, Carmen Ballvé, analista de research en Invertir en Bolsa (IEB), explicó que la suba en la tasa a 10 años impulsada por un aumento en las expectativas inflacionarias y en el inicio del tapering de la Fed podrían generar un impacto adverso en los activos financieros en el corto plazo y un fortalecimiento del dólar.

La especialista de IEB remarcó que, en este contexto los mercados emergentes se verían perjudicados con presiones a la baja tanto en el equity como en la renta fija. 

A su vez, detalló que del lado del mercado accionario norteamericano podría evidenciarse un aumento en la volatilidad y sectores más apalancados y de crecimiento se verían perjudicados.

"En este contexto consideramos que es mejor inclinarse hacia el value para buscar una mayor estabilidad. Dentro del sector financiero, empresas como JP Morgan podrían presentar un escenario constructivo. También nos gustan compañías relacionadas con el consumo discrecional como Disney y Apple. A su vez, para acotar la volatilidad recomendamos compañías de consumo masivo como Coca Cola y Walmart, que tienen ingresos estables y pagan altos dividendos", recomendó Ballvé.

Los analistas de Balanz, por su parte, remarcaron que las acciones "value" son compañías con negocios maduros, que tienen tasas de crecimiento, volumen de ventas y ganancias relativamente estables y predecibles. En general todas distribuyen dividendos y suelen tener menor volatilidad.

Es por ello que desde la firma diseñaron dos carteras para invertir en esta clase de acciones. Una de ellas esta compuesta por partes iguales en acciones de Astrazeneca, Rio Tinto, Intel y BroadCom.

También desde la compañía diseñaron una cartera para aprovechar el rally del petróleo y apostar al sector de energía. Su cartera recomendada es invertir en Cedear de Exxon, Chevron, Shell y BP por partes iguales.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios