¿Fuerte suba de tasas? En la Fed proyectan alza de 1 punto para julio

El gobernador de la Reserva Federal, Christopher Waller, apoyaría una "mayor suba" en la reunión de julio si los "datos" económicos lo justifican.

Un alto cargo de la Reserva Federal ha dejado la puerta abierta para que el banco central estadounidense suba las tasas de interés en un punto porcentual  a fines de este mes, si lo justifican los nuevos datos.

El gobernador de la Reserva Federal, Christopher Waller, reiteró su apoyo a un aumento de tres cuartos de punto porcentual en la reunión de julio del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés), pero indicó que estaba abierto a un movimiento mayor.

"Mi hipótesis de base para julio depende de los datos que lleguen. Antes de la reunión de julio se publicarán datos importantes sobre las ventas minoristas y la vivienda", dijo en un evento organizado por el Global Interdependence Center.

FT: la disparada de la inflación en Estados Unidos indica que se acercan tiempos difíciles para los mercados emergentes

"Si los datos son más fuertes de lo esperado, me inclinaría por un alza mayor en la reunión de julio, en la medida en que la demanda no se está desacelerando lo suficientemente rápido como para reducir la inflación", añadió.

Los comentarios de Waller se producen después de un alarmante informe sobre la inflación en Estados Unidos, que mostró que el crecimiento de los precios al consumo se había acelerado hasta un 9,1%, un nuevo récord de 40 años, en junio.

Los datos, que según Waller fueron una "enorme decepción", también mostraron un preocupante repunte de la inflación "subyacente", que excluye elementos volátiles como la energía y los alimentos. El aumento se debió al incremento de los alquileres y otros costos relacionados con la vivienda, así como a la inflación de los servicios.

Christopher Waller, gobernador de la Reserva Federal. Crédito: Bloomberg

Las nuevas pruebas de que la inflación corre un mayor riesgo de afianzarse, elevaron las expectativas del mercado de una suba de las tasas de interés de un punto porcentual en la reunión de este mes.

Actualmente, el mercado de futuros valora en un 40% la posibilidad de que la Reserva Federal suba las tasas de interés en un punto porcentual, sería la primera vez desde que el banco central empezó a utilizar la tasa de fondos federales como principal instrumento de política económica, a principios de la década de 1990.

En el debate que siguió a su discurso, Waller indicó que una suba de tasas de 0,75 puntos porcentuales era lo mínimo que debía hacer la Fed, reconociendo que ese ajuste era "enorme". "No piensen que si no van a 100, no están haciendo su trabajo", añadió.

Ningún funcionario de la Fed ha respaldado aún formalmente una suba de tasas de un punto porcentual, pero, lo que es más importante, ninguno ha descartado esa posibilidad.

Crece la presión para que la FED suba las tasas, aunque Biden le resta importancia a la inflación récord

Loretta Mester, presidenta de la Fed de Cleveland y miembro con derecho a voto del FOMC, dijo el miércoles que estaba atenta a los datos que llegaran antes de sacar conclusiones.

Por su parte, Raphael Bostic, presidente de la Fed de Atlanta, dijo que "todo está en juego" tras el "preocupante" informe de inflación.

Sin embargo, James Bullard, el presidente de la Fed de St Louis, dijo que un movimiento de 0,75 puntos porcentuales "tiene muchas virtudes", señalando que un aumento de tal magnitud llevaría la tasa de los fondos federales a un nivel en línea con las estimaciones a largo plazo de neutralidad, un umbral que no estimula ni restringe la actividad económica cuando la inflación se sitúa en el 2%.

Fed: el misterio del Quantitive Tightening y cómo afectará a los mercados, ¿están realmente preparados?

A la Fed le preocupa sobre todo que la elevada inflación se convierta en un peligroso ciclo en el que las expectativas de futuros aumentos de precios se descontrolen, un riesgo al que Waller se refirió directamente.

"Queremos reducir la inflación excesiva, sea cual sea su origen, en parte porque, tanto si procede de la oferta como de la demanda, una inflación elevada puede hacer subir las expectativas de inflación a largo plazo y, por tanto, afectar a las decisiones de gasto y fijación de precios a corto plazo", dijo. "Estas decisiones pueden hacer subir los precios aún más y hacer que la inflación sea más difícil de controlar".

Por ello, Waller se mostró partidario de nuevas subas de tasas hasta que se produzca una "moderación significativa" de la inflación subyacente.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios