Por qué los bancos están volviendo a pagar por los depósitos de sus clientes

La suba de las tasas de interés reaviva el recuerdo de lo que significa vivir sin dinero gratis.

Hasta el año pasado, muchos bancos estadounidenses y europeos intentaban activamente dejar de tener el dinero de sus clientes porque estaban inundados de depósitos.

La tendencia era bastante extrema en Europa, donde las tasas del banco central habían sido negativas durante años. UBS y Credit Suisse, entre otros, le estaban cobrando a sus clientes de gestión de patrimonios hasta un 0,6% simplemente por el privilegio de tener un gran saldo en sus cuentas. Pero también los bancos estadounidenses siguieron recortando las tasas de interés que pagaban por los depósitos de las empresas con la esperanza de que los clientes se fueran a otro sitio.

Los fondos de mercado monetario y los productos institucionales de gestión de efectivo, mientras tanto, pagaban una rentabilidad casi nula, y los gestores de activos globales seguían teniendo que subvencionarlos para mantener el negocio.

La 'fusión de crisis' que amenaza a la economía mundial

Ahora las cosas están cambiando. Apple y Goldman Sachs se han unido para crear una cuenta de ahorro de alto rendimiento sin comisiones. Algunos bancos británicos ofrecen a sus clientes cuentas de ahorro especiales que pagan hasta un 5%. UBS ha eliminado sus comisiones por saldo de efectivo, y los gestores de efectivo institucionales están ofreciendo activamente a los tesoreros de las empresas otros servicios para que sus ofertas sean más atractivas.

Esto, por supuesto, es la política monetaria en acción. La suba de las tasas de interés y la reducción de la compra de bonos por parte de los bancos centrales están reavivando el recuerdo de lo que significa vivir sin dinero gratis.

Los prestamistas se benefician al cobrar más por los préstamos y las líneas de crédito que lo que pagan para conseguir depósitos. Pero estos ingresos por "intereses netos" se han visto reducidos por años de tasas bajas. Ahora se está disparando, ya que los bancos trasladan inmediatamente las tasas más altas a sus clientes de créditos hipotecarios y corporativos, pero se mueven más lentamente para aumentar las tasas para los ahorradores.

Tanto los gigantes de Wall Street como las fintech han informado esta semana de un aumento sustancial de los intereses netos en el trimestre que finalizó el 30 de septiembre, y se espera que los principales bancos británicos registren una bonanza similar. El Bank of New York Mellon fue uno de los más beneficiados, con un aumento del 44% interanual.

Ahora que conservar el efectivo puede volver a ser lucrativo, por supuesto que más instituciones financieras lo quieren. Pero la competencia está aumentando dentro del sector bancario y de los brokers y gestores de activos que ofrecen fondos de mercado monetario y otros productos que pagan mejores tasas.

Aunque los depósitos minoristas tienden a ser rígidos, los clientes leen los titulares y empiezan a buscar mejores ofertas. Los fondos de mercado monetario minoristas de Estados Unidos han visto aumentar sus activos un 10% desde principios de junio, hasta u$s 1,55 billón, aunque parte de esa cifra se debe a la inestabilidad de los mercados de renta variable, según el Investment Company Institute (ICI).

Para los hedge funds, el dólar seguirá subiendo

Los clientes empresariales, que tienen empleados encargados de asegurarse de obtener las mejores tasas de interés, también están sacando su dinero. Los depósitos de las empresas en JPMorgan, Citi y Wells Fargo han disminuido en casi u$s 120.000 millones en el último año. Pero en este caso, el dinero no sólo se está trasladando a los productos monetarios institucionales. El ICI informa de que los activos netos han descendido ligeramente desde junio, y las unidades de gestión de efectivo de BlackRock, Morgan Stanley y JPMorgan registraron entre todas casi u$s 110.000 millones en salidas en el último trimestre.

Algunas empresas están optando por comprar bonos para aprovechar el aumento de los rendimientos. Pero muchas se están replanteando su enfoque del efectivo en un momento en el que la inflación ha aumentado el costo de tenerlo sin hacer nada.

"Durante la pandemia todo el mundo salió a recaudar mucho dinero. Ahora están calculando cuánto necesitan todavía", dice un veterano banquero de gestión de efectivo. "Hay menos efectivo perezoso en los balances de las empresas".

 Estados Unidos: la inflación se acelera y en Wall Street temen una reacción más agresiva de la Fed

Otros financieros coinciden en que parte de la liquidez que se acumuló durante la pandemia está empezando a drenarse. Gary Shedlin, CFO de BlackRock, achacó las salidas de efectivo a "una reducción general de los niveles de efectivo de las empresas". La volatilidad de los mercados ha dificultado a algunas empresas la sustitución de la deuda que se extingue: la emisión de bonos de alto rendimiento ha sido muy inferior este año.

Los banqueros dicen que muchas empresas están descubriendo que tienen un mejor uso para su dinero extra. Puede ser el fortalecimiento de las cadenas de suministro y la creación de inventarios, el gasto de capital o la eterna favorita, la recompra de acciones.

Más preocupante es la idea de que las empresas que pierden dinero se están quedando sin él ahora que los inversores se han vuelto quisquillosos a la hora de reponerlo. El CEO de JPMorgan Chase, Jamie Dimon, ha pronosticado que a los consumidores estadounidenses les quedan entre seis y nueve meses de gasto en sus cuentas bancarias antes de que se echen atrás y la economía entre en recesión. ¿Cuántas start-ups se encuentran en una situación similar?

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios