Por qué este podría ser el comienzo de la recuperación del mercado, más allá de la crisis de las critpomonedas

Las criptomonedas sufrieron un brutal choque con la realidad, mientras la baja de la inflación en los Estados Unidos entusiasmó a los inversores en acciones.

Hay dos temas del mercado que vuelven una y otra vez este año: el caótico devaneo por el desastre de las criptomonedas y la búsqueda de una postura más indulgente por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos.

Ambos son dramáticos a su manera, pero el último es mucho más importante para la salud de las carteras de los inversores convencionales.

El shadenfreude [una palabra alemana que describe la sensación de satisfacción cuando le pasa algo malo a otra persona] del 'yo te dije' que aparece cuando las criptomonedas fracasan, siempre está matizado por el hecho de que algunos ingenuos inversores amateurs ven perder los ahorros de toda su vida. Bitcoin, el token más importante, cayó alrededor de un 18% en una semana.

La quiebra de FTX: cómo el gigante de u$s 32.000 millones terminó en colapso 

Pero todos los nuevos compradores que entraron después de que se hundiera un 70% entre noviembre y junio, y mantuvieron sus bitcoins -en un precio que rondaban los u$s 20.000-, probablemente sabían en qué se estaban metiendo. Si alguien se aferra a bitcoin después del desplome, lo más probable es que supiera que era una apuesta arriesgada.

Los inversores minoristas se ven perjudicados sobre todo por la caída del valor de las criptomonedas. Los profesionales se ven afectados a través de sus inversiones en acciones. Y la semana pasada sufrieron un brutal choque con la realidad, después de que FTX, de Sam Bankman-Fried (SBF) -supuestamente el exchange de criptomonedas más confiable del mercado- sufriera una buena corrida bancaria a la antigua antes de declararse en quiebra.

En un principio se evaporó la confianza en la criptomoneda nativa de FTX, FTT -un hecho bastante común con tokens basados en la confianza y la ambición, en lugar de en cosas tradicionales y aburridas como ingresos, dividendos, pagos de intereses y resistencia institucional.

Esto ya era bastante malo, pero el rival de FTX, Binance, se encargó de empeorar las cosas. Primero, al declarar públicamente su intención de vender sus participaciones en las criptomonedas de FTX y, después, al ofrecerse a rescatar el exchange para después retirarse del acuerdo, dejando a su CEO, Changpeng Zhao [CZ], como el último rey de las criptomonedas. SBF se vio obligado a renunciar a su cargo de director ejecutivo.

Todo esto es un drama de primera categoría, y una lección de humildad para los patrocinadores financieros de FTX. Uno de ellos, la empresa de venture capital Sequoia, dijo que reduciría a cero su inversión de u$s 210 millones en FTX, señalando que "la crisis de liquidez ha creado un riesgo de solvencia" para el exchange.

Esto contrasta con la efusiva valoración que hizo Sequoia de las perspectivas de FTX en un larguísimo artículo que publicó hace menos de dos meses. En un perfil ahora borrado, Sequoia describía el "estatus de leyenda" de Bankman-Fried. Su explicación de cómo un día se podría utilizar FTX para "comprar una banana" (no estoy bromeando) dejó al equipo de Sequoia extasiado. "Me encanta este fundador", dijo uno. "Fue una visión sobre el futuro del dinero", explicaba el perfil. Ahora, le costará recuperar sus fondos de FTX, y mucho menos utilizarlos para comprar fruta.

Criptomonedas: tras FTX, el CEO de Binance advierte que viene otra crisis en las próximas semanas

Los mejores guionistas de comedia o drama no podrían haber ideado un desenlace más ridículo para una industria que ya tiene bastante de absurda. Hay que tener en cuenta que el propio Bankman-Fried le había dicho el año pasado al Financial Times que le gustaría comprar Goldman Sachs. Y, sin embargo, las criptomonedas se siguen manteniendo. Incluso con todos estos golpes, bitcoin cotiza a unos u$s 16.500. Morgan Stanley calcula, basándose en el momento en que los inversores minoristas entraron, y en la psicología del comercio, que muchos no venderán hasta que no se hunda a u$s 10.000.

De hecho, el precio de los tokens había repuntado brevemente después de que, por fin, hubiera una pausa en las nubes de la inflación.

La inflación anual de Estados Unidos fue del 7,7% en octubre. Desde cualquier punto de vista, se trata de una cifra extremadamente alta y muy por encima del objetivo. Pero marcó el menor aumento en 12 meses desde enero.

La inflación de EE.UU. cayó a su nivel más bajo desde enero: qué va a hacer la Fed ahora

Durante todo el año, los inversores han buscado desesperadamente una señal de que la Reserva Federal podría al menos ralentizar su ritmo de subas de tasas de interés, y por fin la han obtenido, en datos concretos.

La reacción del mercado fue absolutamente explosiva. El índice S&P 500 subió 5,5%. Si se excluyen las escenas de gran volatilidad de la primavera de 2020, se trata de la mayor suba diaria en más de una década, y una de las mayores de la historia. El Nasdaq Composite, de gran peso tecnológico, cerró con una alza de 7,4%.

Los precios de los bonos del Estado se dispararon, haciendo caer los rendimientos. La rentabilidad del bono a dos años cayó unos 0,25 puntos porcentuales, hasta 4,33%, su mayor caída desde octubre de 2008.

Desplome de las criptomonedas: qué pasó con FTX y cuál fue el rol de Binance en la crisis

Esta es la forma en que el mercado dice: Misión cumplida. La crisis ha terminado. ¿Se están adelantando los inversores? Sí. Este es sólo un dato, y no está garantizado que haga bajar el final de las subas de tasas de la Fed. Pero así es como funciona el juego. Y los gestores de fondos han mantenido más dinero en efectivo que en ningún otro momento desde 2001, según los datos de Bank of America, lo que da una enorme potencia de fuego para desplegar en el rebote.

"Los mercados han conseguido por fin lo que querían", dice Emmanuel Cau, estratega de Barclays. La reacción ha sido "eufórica" y refuerza el FOMO [fear of missing out, por sus siglas en inglés, o el miedo a perderse algo] dice.

El hecho de que esto parezca haber dado un impulso incluso a bitcoin, después de una semana en la que los cimientos del mercado resultaron estar construidos sobre arena, habla de dos cosas: en primer lugar, después de algunos pasos en falso, este podría ser el comienzo de una recuperación significativa del mercado después de 12 meses terribles. En segundo lugar, no se puede comprar bananas en la blockchain, y probablemente nunca se podrá.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.