FINANCIAL TIMES

Perú: el gobierno socialista seduce a inversores y analiza una emisión de bonos

El ministro de Economía y Finanzas, Pedro Francke, proyecta un mensaje de moderación tras el operativo de seducción en los Estados Unidos con el presidente Pedro Castillo.

Puede que Perú haya elegido recientemente a un presidente de extrema izquierda, pero su ministro de Economía dice que los inversores extranjeros han mostrado tanto interés en comprar bonos, que el gobierno podría considerar una nueva emisión para aprovechar su apetito.

El país andino alarmó a los mercados en junio cuando eligió a su presidente más radical. En la campaña electoral, Pedro Castillo, profesor de primaria y activista sindical de un remoto pueblo andino, prometió una amplia nacionalización, la renegociación de los contratos gubernamentales y una nueva redacción de la Constitución.

Pero después de asumir el cargo, Castillo atenuó su mensaje y eligió a Pedro Francke, un economista académico que trabajó brevemente para el Banco Mundial, como su ministro de Economía. La semana pasada, los dos hombres hicieron una gira por Estados Unidos para ganarse a los inversores escépticos.

Pedro Castillo asume como presidente del Perú: será el quinto en cinco años

"Creo que las reuniones [en EE.UU.] han servido para despejar sus dudas sobre el escenario político que a algunos les preocupaba", le dijo Francke al Financial Times. "Creo que las explicaciones que dimos disiparon mucho las dudas que tenían los inversores".

Castillo hizo su papel. Con su característico sombrero de paja de ala ancha, el presidente dijo a un público empresarial en Washington: "No hemos venido a espantar la inversión de capital. Vayan a invertir en Perú con confianza, sin dudas y sin miedo".

Francke dijo que él y Castillo tenían una estrecha relación de trabajo y que su mensaje en EE.UU. sobre la importancia de la inversión privada había sido tan bien recibido que, si bien Perú no necesitaba volver a recurrir a los mercados internacionales este año, ahora podría hacerlo.

"Es posible que veamos una oportunidad que nos convenga, en cuyo caso la aprovecharemos", dijo Francke. ". . . . Parece que hay bastante apetito entre los compradores por los bonos peruanos, eso quedó bastante claro en. . . todas las reuniones que tuvimos".

Graham Stock, estratega de deuda soberana de mercados emergentes en BlueBay Asset Management, dijo que tomaría tales afirmaciones "con una pizca de sal" porque los inversores que quieran aumentar la exposición a Perú siempre podrían comprar en el mercado secundario, donde el país no ha tenido un buen rendimiento recientemente.

La pandemia disparó la deuda global a niveles récord, ¿cuáles pueden ser las consecuencias?

"En general se espera que Perú emita en un futuro próximo... y creo que habrá una demanda decente", dijo. "Pero la incertidumbre sobre las perspectivas puede significar que todavía tengan que ofrecer una prima de nueva emisión a los inversores mayor de lo normal para un soberano de alto grado".

No obstante, el mensaje de moderación de Francke está empezando a ganarse a algunos inversores clave en Perú, el segundo mayor productor de cobre del mundo. La semana pasada, el jefe de Freeport-McMoRan, Richard Adkerson, dijo que estaba "alentado" por una reciente reunión con Castillo y un ejecutivo de BHP y elogió el enfoque "estratégico" del gobierno, informó Bloomberg.

Los inversores con sede en Perú, que son testigos de la agitación política diaria en Lima, con miembros del gabinete bajo fuego o que han dimitido por sus vínculos con las guerrillas maoístas, están menos convencidos. "Es difícil creer que alguien vaya a invertir en Perú mientras esto... continúe", dijo un empresario.

La economía peruana se vio paralizada por una larga cuarentena en 2020 que hizo que el PBI se desplomara 11,1%, pero no logró frenar el coronavirus. El FMI prevé que el crecimiento este año repunte un 8,5% y las proyecciones de Francke al Congreso muestran que el déficit presupuestario bajará de más del 8% el año pasado a alrededor del 4,7% este año.

América latina: el fantasma de la inflación vuelve para perseguir a la región, ¿alcanza con subir las tasas?

"La sostenibilidad fiscal no debería ser algo de izquierda o de derecha", dijo Francke. "Es algo razonable, es una buena gestión económica, igual que mantener una inflación baja".

Donde el gobierno de Castillo quiere diferenciarse, agregó, es en el aumento de la inversión pública en infraestructura, elevando las bajísimas tasas de recaudación tributaria de Perú.

"Queremos hacer una reforma tributaria, cortar la evasión fiscal, aumentar los ingresos fiscales y así poder hacer un gran esfuerzo en educación, en salud, en infraestructura básica para las zonas rurales, en los Andes y en la selva, donde hay mucha discriminación, mucha desigualdad y mucha pobreza", explicó Francke. "Esa es nuestra agenda de cambio".

Un impuesto sobre la riqueza no está en la agenda y los cambios en el impuesto sobre la renta se centrarán en mejorar la recaudación en lugar de aumentar las tasas de contribución, añadió. En el sector minero no se renegociarán los contratos, pero habrá una iniciativa para elevar la recaudación en momentos de precios globales altos.

Un alto banquero con experiencia en Perú dijo que a los inversores les gustó lo que escucharon de Francke, pero que su mayor preocupación sobre el ministro de Economía es que "no es el que manda". "Es el mejor de todo el gabinete... pero ¿puede impedir que surjan malas ideas de este gobierno?".

Tags relacionados

Comentarios

  • IM

    Ivan Moncalier

    Hace 8 días

    Una vez mas se cumple el teorema de Baglini

    0
    0
    Responder