Financial TimesExclusivo Members

Nueva York quiere cambiar su ley de deuda: cómo afectaría a la Argentina

El proyecto legislativo plantea un enfrentamiento con los inversores, que dicen que tendrá un fuerte impacto en los mercados de la deuda.

Los legisladores neoyorquinos están tratando de limitar la cantidad que los acreedores pueden recuperar de la deuda soberana defaulteada en la jurisdicción del estado, proponiendo reescribir la ley que rige aproximadamente la mitad de los bonos en moneda extranjera emitidos por gobiernos de todos los mercados emergentes.

El proyecto de ley presentado a la Asamblea del Estado de Nueva York la semana pasada resucitó una propuesta para que los tribunales del estado limiten las recuperaciones de los acreedores por deudas regidas por la legislación neoyorquina a lo que suele aceptarse según las normas internacionales vinculadas a compartir la carga de la deuda. Esto ha provocado un enfrentamiento con los inversores, que afirman que afectará a los mercados.

La propuesta de "ley de estabilidad de la deuda soberana" limitaría la cantidad que podrían recuperar los inversores a lo que recibiría el gobierno estadounidense si fuera acreedor del mismo país, o permitiría a los deudores presentar sus propios planes de reestructuración a través del sistema jurídico neoyorquino.

Fondos buitre quieren embargar dinero que el Banco Central tiene depositado en la Fed

El proyecto combina dos de los tres proyectos de ley que se propusieron el año pasado, pero que nunca llegaron a votarse, para reescribir las normas de reestructuración de la deuda soberana según la legislación neoyorquina. El tercer proyecto de ley, que incluía restricciones a las demandas de los inversores que compraron deuda con la única intención de demandar, no se ha incorporado a este proyecto.

Los inversores esperan que el nuevo proyecto de ley, que cuenta con el respaldo de los tres senadores estatales que patrocinaron los proyectos postergados de 2023, tenga más posibilidades de ser aprobado.

Los tribunales de Nueva York tienen una gran importancia para los inversores en deuda soberana, ya que casi la mitad de todos los bonos soberanos de mercados emergentes se rigen por la legislación del estado. Una gran parte de las grandes reestructuraciones de deuda de Argentina, por ejemplo, se han llevado a cabo en los tribunales de Nueva York.

Aunque el tercer proyecto de ley destinado a frenar las demandas no forma parte del borrador de 2024, sus partidarios afirman que el nuevo borrador también podría disuadir a los acreedores holdout, que compran bonos soberanos defaulteados por céntimos de dólar y demandan el pago íntegro incluso cuando otros acreedores aceptan asumir pérdidas.

El proyecto de ley también pretende agilizar las negociaciones de deuda entre prestatarios y prestamistas, según sus partidarios, haciendo que el proceso sea más justo para los países que atraviesan crisis de deuda.

"Esto da a los países una opción sobre cómo quieren salir de las crisis de deuda", dijo Eric LeCompte, director de Jubilee USA, una organización sin fines de lucro que lucha por el alivio de la deuda de los países pobres.

"No queremos que nuestros impuestos rescaten al sector privado. También queremos evitar comportamientos perjudiciales entre los acreedores. Y queremos promover y proteger a los acreedores legítimos", afirmó LeCompte.

Radiografía de la deuda con el FMI: cuánto resta pagar hasta 2032 y el efecto de las altas tasas

Pero los críticos dijeron que, más de la intención, en la práctica el nuevo proyecto de ley aumentaría los costos de endeudamiento para los países más necesitados. Con más incertidumbre y menos posibilidades de recuperación, los acreedores le cobrarían a los países con mayor riesgo primas mucho más altas.

El proyecto de ley corre el riesgo de interferir en el flujo de capital hacia los mercados emergentes, afirmó Sonja Gibbs, responsable de finanzas sostenibles del Instituto de Finanzas Internacionales. "Esto podría encarecer el endeudamiento de esos países... Sería muy regresivo. Los países más endeudados serían los más afectados", dijo Gibbs.

El nuevo proyecto de ley también podría empujar a los acreedores de los mercados emergentes a hacer sus negocios fuera de Nueva York.

Deuda en dólares: cuánto vence en 2024 y los pagos al FMI que negocia Luis Caputo

"El proyecto tiene problemas constitucionales e invita al forum shopping. Es muy fácil eliminar la legislación neoyorquina de un contrato de bonos y redactarlo en Texas. Cuando era banquero, solía hacer votaciones para cambiar los contratos de bonos todo el tiempo, y a veces tardaba menos de una semana", dijo Gregory Makoff, autor del libro Default: the landmark court battle over Argentina's $100 Billion debt restructuring.

En Francia, Bélgica y el Reino Unido se han aprobado leyes similares de safe harbour [una ley o reglamento que especifica que cierta conducta no viola una norma] para prohibir los holdouts de deuda soberana. Sin embargo, son relativamente pocos los bonos internacionales que se emiten al amparo de la legislación francesa o belga, mientras que la legislación británica sólo ayuda a los gobiernos que buscan alivio de la deuda en el marco de una iniciativa específica para los países pobres muy endeudados.

Los inversores en deuda señalaron que los prestatarios de los mercados emergentes habían adoptado cláusulas en sus propias emisiones de bonos que permitían a las supermayorías de titulares obligar a los acreedores disidentes a un acuerdo de reestructuración. Sin embargo, estas cláusulas no son inamovibles.

Algunos inversores afirman que las estrategias holdout están desapareciendo por razones más prosaicas.  Las altas tasas de interés están elevando el costo de oportunidad de mantener bonos defaulteados potencialmente por años, mientras que la experiencia necesaria para perseverar en los juicios está siendo menos favorecida a medida que los inversores en fondos se alejan de la gestión activa.

Temas relacionados
Más noticias de Argentina

Las más leídas de Financial Times

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.