Litio: cómo beneficia a Argentina el proyecto de nacionalización de Boric en Chile

Es probable que el sector nacional, junto con Australia y los países africanos, sean los más beneficiados del proyecto de nacionalización parcial chileno, que ya genera incertidumbre entre los inversores.

Chile ha tomado medidas para que el Estado controle proyectos clave de litio en un intento por desarrollar sus vastos recursos de este metal clave para las baterías de los autos eléctricos, después de décadas en las que sólo dos líderes dominaron la producción.

Pero los ejecutivos del sector minero y los analistas creen que la estrategia presentada el mes pasado tendrá el efecto contrario, erosionando aún más el atractivo del segundo mayor productor mundial de litio como destino de inversión, en beneficio de Australia, Argentina y varios países africanos.

La medida acerca en cierta medida a Chile a sus vecinos latinoamericanos Bolivia y México en la disuasión de los inversores comerciales mediante la imposición de un mayor control estatal, aunque los grupos chinos podrían seguir interesados en llenar el vacío, según un ejecutivo.

Chile quiere nacionalizar el litio: cómo puede impactar en la región

Incluso los dos grupos de litio existentes en Chile -Albemarle, con sede en Estados Unidos y SQM, los dos mayores productores del mundo- se enfrentan a un panorama de inversión radicalmente diferente en el país con las mayores reservas de litio del mundo.

Máximo Pacheco, presidente de Codelco, la empresa nacional de cobre encargada de negociar una participación para el Estado en las operaciones de las dos empresas, le dijo al Financial Times que se tomaba "en serio" su mandato de asumir el control estatal, lo que, según indicó, significaba asegurarse una participación del 51% en consorcios con los actuales productores.

"Debido al sentido de urgencia que todos tenemos dados los precios y la demanda de litio en el mundo, creo que es algo que deberíamos resolver durante este año", afirmó.

El plan de nueva intervención estatal anunciado el mes pasado por el presidente de izquierda Gabriel Boric no llega a la nacionalización, sino que propone asociaciones público-privadas para explotar los recursos chilenos. Su gobierno afirmó que se respetaría la duración de los contratos vigentes.

Pero la perspectiva ha asustado a los inversores: el valor de las dos minas de litio del país se ha desplomado en u$s 8500 millones desde el anuncio.

Daniel Jiménez, que trabajó 28 años en SQM, dijo: "Si fuera mi dinero, iría a explorar Argentina, Brasil y África. En Chile te estafan". Jiménez es ahora consultor y director independiente de Galan Lithium, un proyecto argentino.

Qué es la ‘OPEP del litio' y cuáles son los planes de los gobiernos latinoamericanos para la explotación del ‘oro blanco'

Reg Spencer, analista de Canaccord Genuity, dijo: "Los chilenos se han pegado un tiro en el pie. Aunque la política abre oportunidades para un mayor desarrollo, va a tener el efecto contrario debido a la incertidumbre".

En el centro de la estrategia está la joya de la corona del litio chileno, el Salar de Atacama, en el norte, donde el material de las baterías se extrae de la salmuera a través de estanques de evaporación.

Pero los grupos que operan allí ya han empezado a buscar más lejos. Albemarle, que lleva dos años callada sobre la expansión de Atacama, presentó en marzo una oferta de u$s 3700 millones para adquirir Liontown Resources, un productor australiano de litio en roca dura. "No creo que sea una coincidencia", dijo Spencer. Albemarle también opera en EE.UU., Australia y China.

SQM, en la que la china Tianqi Lithium posee una participación del 22,16%, está desarrollando el proyecto de roca dura Mt Holland en Australia, valorado en u$s 1400 millones, con el conglomerado local Wesfarmers.

Los expertos del sector esperan una mayor diversificación. José Hofer, ex empleado de SQM, afirmó: "No pasará mucho tiempo hasta que SQM anuncie algo fuera de Chile y Australia. Creo que SQM apostará por África, igual que han hecho muchas empresas chinas".

El desafío estratégico que supone una mayor implicación estatal es más agudo para SQM, una empresa controvertida cuyo contrato expira en 2030. Su mayor accionista es Julio Ponce, exyerno del dictador chileno Augusto Pinochet. SQM llegó a un acuerdo de u$s 30 millones en 2017 con las autoridades estadounidenses por infracciones en la lucha contra el soborno.

Lidera una multinacional del litio y explica por qué la oportunidad del 'oro blanco' se termina en 20 años

Pero SQM, que pagó más de u$s 5000 millones a las arcas chilenas el año pasado, estaría desesperada por retener las salmueras, y el país necesitaba su experiencia técnica, dijo Hofer. Incluso en el peor de los casos, su infraestructura podría procesar salmueras de cualquier sucesor y de Argentina en productos químicos de litio. SQM declinó hacer comentarios.

El salar es "el activo de menor costo a escala mundial. No creo que a ninguna empresa le gustaría abandonar el salar", dijo Hofer, que ahora trabaja para el refinador europeo de litio Livista Energy.

Pacheco, de Codelco, dijo que "un gran número de empresas" estaban interesadas en el litio de Chile, pero la incertidumbre había dejado a otros importantes productores, como Livent, Pilbara Minerals y Río Tinto, cautelosos a la hora de construir sus planes de crecimiento en torno a Chile.

El Gobierno anunció que se producirán baterías de litio: las dudas de los inversores

Los planes del gobierno aún carecen de detalles, y las propuestas formales tendrán que pasar por el Congreso. Boric no tiene de mayoría allí, por lo que es probable que el proyecto del litio sufra cambios.

Cualquier expansión de la extracción en Atacama se enfrentaría a la oposición de los ecologistas. Y el sector ya se enfrentó a la incertidumbre después de que el gobierno de Boric aumentara los obstáculos para la aprobación de proyectos y promoviera la idea de reescribir la Constitución de Chile, un tortuoso proceso aún en curso.

Más allá del Salar de Atacama, hay focos de optimismo. Los mineros junior de litio ven oportunidades de tomar participaciones en nueve salares en manos de entidades estatales chilenas.

El mayor proyecto minero de Argentina depende de un acuerdo millonario para avanzar

Sin embargo, los esfuerzos por introducir nuevos competidores han fracasado. Un posible nuevo acuerdo se vino abajo el año pasado cuando un tribunal de apelaciones suspendió una subasta de contratos tras las objeciones del gobernador local, después de adjudicar cuotas para unas 80.000 toneladas de litio al mayor fabricante de vehículos eléctricos del mundo, la china BYD, y a una empresa local.

La decisión de Chile se produce en un momento en que los gobiernos, desde Indonesia hasta la República Democrática del Congo, exigen más a cambio de sus recursos. No todos los observadores lo ven como un obstáculo a la producción. Thea Riofrancos, profesora asociada de Ciencias Políticas en el Providence College, afirmó: "En mayor o menor medida, las empresas multinacionales han entrado en joint ventures para el petróleo y el cobre, y sin embargo existe este alarmismo automático".

Sin embargo, la incapacidad de aprovechar el auge significa que Chile pasará de ser el segundo mayor productor de litio del mundo el año pasado, al cuarto lugar en 2030, después de China, Australia y Argentina, y su cuota se reducirá de casi un tercio al 12%, según Fastmarkets.

Washington abre la puerta para que el litio argentino acceda a un subsidio en EE.UU.

El modelo argentino, según el cual la aprobación de los proyectos corresponde a los gobiernos provinciales, favorables a la minería, ha atraído inversiones, mientras que la rápida concesión de permisos en África ha llamado la atención de los inversores chinos.

La amenaza del aumento de la competencia se dejará sentir con mayor intensidad después de que los precios del litio se desplomaran este año de u$s 80.000 a menos de u$s 30.000 la tonelada, tras la débil demanda china de autos eléctricos frente a la creciente oferta de materia prima.

Algunos sostienen que la última medida de Chile abre la puerta a los grupos chinos. Jiménez dijo que "los únicos que no pueden ser estafados son las empresas chinas de propiedad estatal", porque buscaban principalmente recursos, siendo las ganancias una preocupación secundaria.

Días después de que se anunciaran los planes, Chile dijo que la china BYD planeaba construir una planta de materiales para baterías de u$s 290 millones en el norte.

Ante el auge de la oferta alternativa en Australia, Canadá, EE.UU. y Argentina, y la incertidumbre sobre la longevidad del auge del litio a medida que se avanza en el desarrollo de alternativas como las baterías de iones de sodio, la necesidad de abastecimiento de Chile por parte de Occidente no está asegurada. Pero se prevé que el metal escaseará durante al menos una década debido a la velocidad de la transición hacia el auto eléctrico, y Occidente se está poniendo al día.

"En un futuro próximo, Occidente no tiene muchas opciones", afirma Patricia Vásquez, especialista en litio del centro de estudios Wilson Center. "América latina produce el único litio que ya ha sido refinado fuera de China. Eso es una gran ventaja hoy".

Temas relacionados
Más noticias de Litio

Las más leídas de Financial Times

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.