FINANCIAL TIMES

La economía china da indicios de incertidumbre a pesar de la moderada recuperación

El PBI del gigante asiático creció 1,3% respecto al primer trimestre, mientras se especula con la posibilidad de un mayor apoyo político, especialmente para las pequeñas y medianas empresas que generan el 85% de los empleos del país

El ritmo de la recuperación económica de China aumentó modestamente en el segundo trimestre, después de que los signos de aletargamiento de la segunda economía mundial aumentaran las expectativas de un mayor apoyo de medidas públicas.

En términos intertrimestrales, el PBI de China creció un 1,3% en el segundo trimestre, frente a un aumento revisado del 0,4% en el trimestre anterior, según informó el jueves la Oficina Nacional de Estadística (ONE) del país. Los economistas habían previsto un crecimiento intertrimestral de entre el 1% y el 1,2%, según los sondeos de Bloomberg y Reuters.

El PBI del segundo trimestre fue un 7,9% superior al del año anterior, frente al crecimiento interanual del 18,3% en el primer trimestre. El elevado crecimiento del primer trimestre se debió a la paralización de la actividad económica a principios de 2020 tras la aparición de la pandemia del Covid-19 en el centro de China, que obligó al gobierno a imponer un confinamiento en todo el país.


La publicación de los datos de la ONE se produce en un momento tenso para las autoridades económicas de China, que intentan lograr un equilibrio entre la estabilidad financiera y el crecimiento.

Liu Aihua, portavoz de la ONE, declaró a los periodistas en Beijing que la economía ha seguido "recuperándose de forma constante", pero advirtió que el repunte es "desequilibrado": "También debemos ser conscientes de que el coronavirus sigue mutando a nivel mundial y de que hay muchas inestabilidades e incertidumbres externas".

Los signos de tendencia a la baja de la recuperación de China han llevado a especular con que Beijing dé más apoyo político para apuntalar la confianza empresarial y el empleo e incrementar el gasto.

Por qué fracasan las salidas a bolsa chinas, a pesar del récord de recaudación de fondos

La emisión de bonos con fines especiales, utilizados por los gobiernos locales para financiar inversiones en infraestructuras, fue un 50% menor en los cinco primeros meses del año que en el mismo periodo de 2020.

Wang Jun, economista del Centro de Intercambios Económicos Internacionales de China, señala que la tendencia es preocupante: "Es necesario relajar la política fiscal. La emisión de deuda de los gobiernos locales y la inversión en infraestructuras están estrechamente relacionadas".

El gobierno chino se ha fijado como objetivo un crecimiento anual de al menos el 6%, que la mayoría de los analistas esperan que se alcance fácilmente a medida que se acelere la recuperación económica.


"El objetivo de crecimiento anual está al alcance. Sin embargo, el crecimiento del crédito a largo plazo sigue siendo débil por las políticas del gobierno para controlar el endeudamiento", señala Chaoping Zhu, de JPMorgan Asset Management.

Li Keqiang, el primer ministro chino, ha reiterado esta semana la promesa del gobierno de que no va a tomar excesivas medidas de estímulo, ya que hacerlo podría socavar las políticas aplicadas para reducir el endeudamiento y hacer frente a una serie de impagos de bonos a finales del año pasado. Estos problemas son especialmente graves en las empresas estatales de las provincias del centro y del norte, lo que causa preocupación porque podría provocar inestabilidad en el sistema financiero.

China, la primera gran economía que salió del confinamiento el año pasado, ha sido seguida de cerca por otras economías que luchan contra los efectos de la crisis y cuya recuperación ha sido frágil.

Las exportaciones del país han superado durante gran parte de este año las expectativas del mercado, gracias a la flexibilización de las medidas de distanciamiento social en Estados Unidos y partes de Europa y el retorno al crecimiento.

¿Acciones matan bonos?: por qué son la única opción sensata para los sistemas privados de jubilación

Pero la rápida propagación de la variante Delta del coronavirus ha puesto en duda la demanda externa en el segundo semestre del año. China también ha mantenido sus fronteras cerradas mientras sigue aplicando una estrategia de "cero Covid" respecto a la pandemia.

Julian Evans-Pritchard, economista de Capital Economics, opina que el auge de las exportaciones chinas relacionado con la pandemia "parece haber tocado techo" y señala que en términos intertrimestrales la tasa de crecimiento del PBI es la cuarta más baja desde que se publicaron estos datos por primera vez en 2010: "En general, la actividad en China sigue siendo fuerte. Pero dado que la producción ya está por encima de la tendencia de antes del virus, a la economía le está costando avanzar a su ritmo habitual".

Los fabricantes de toda Asia también se han visto sorprendidos por las fuertes subas de precios y las repentinas restricciones de suministro que afectan a importantes recursos utilizados por la industria. Los retrasos en los envíos y la escasez de materias primas también han hecho temer interrupciones.

Según la ONE, la producción industrial china creció un 8,3% interanual en junio, frente al 8,8% de mayo. El crecimiento de las inversiones en activos fijos, que es un indicador del gasto en áreas cruciales como las infraestructuras y el sector inmobiliario, aumentó un 12,6% interanual en el primer semestre de 2021.

Las opiniones contradictorias sobre el consumo interno de China también han suscitado cierta preocupación sobre la salud del sector servicios.

El "Santo grial" de MSCI: la calificadora que descendió a la Argentina trabaja en un índice definitivo que "reúna todo"

Qu Hongbin, economista jefe de HSBC, señala que esperaba un apoyo más "específico" a las pequeñas y medianas empresas de China, que representan más del 85% del empleo urbano y se han recuperado más lentamente que otras partes de la economía. "Las pymes serán la prioridad", opina Qu.

Según datos de la ONE, las ventas minoristas aumentaron un 12,1% en junio, frente al 12,4% en mayo y el 17,7% en abril, lo que pone de manifiesto la reducción continua del gasto de los consumidores nacionales y la desigual recuperación económica.

David Chao, estratega de mercados globales de Invesco, señala que algunos segmentos de la economía china "se están quedando atrás": "La cifra de ventas minoristas es quizás el mejor indicador de la situación económica de los hogares en China".

Por último, Yue Su, economista principal de la Economist Intelligence Unit, declara que la demanda de los consumidores "sigue siendo el eslabón débil": "Los datos del PBI de China siguen indicando que la recuperación está siendo desigual. Las ventas minoristas no se han recuperado y los ingresos de los ciudadanos no están aumentando tan rápido como la economía".

Tags relacionados

Compartí tus comentarios