Inflación: la lección que América latina le puede dar a los bancos centrales de Estados Unidos y Europa

Tras su experiencia reciente en la lucha contra la inflación, los bancos centrales de la región se apuraron a actuar y lideraron el proceso de endurecimiento monetario mundial.

América latina rara vez lidera la política económica mundial. La región ha tenido dificultades para crecer desde el último boom de las commodities, carece de competitividad y sigue siendo excesivamente dependiente de las exportaciones de materias primas. ¿Pero puede enseñar al G7 un par de cosas sobre la lucha contra la inflación?

Mientras que los bancos centrales del Reino Unido, Estados Unidos y Europa siguen luchando contra una inflación persistentemente elevada, los bancos centrales de América latina han sacado a relucir sus músculos para combatir la inflación y están cosechando sus frutos.

El buen momento ha ayudado. América latina se apresuró a subir las tasas de interés, comenzando por Brasil en marzo de 2021, un año antes que la Reserva Federal de Estados Unidos.

"La inflación es el riesgo más importante ahora", la dura advertencia de un alto cargo del FMI  

"América latina lideró el ciclo de endurecimiento", dijo Alberto Ramos, economista jefe para América latina de Goldman Sachs. "Sus bancos centrales no tuvieron el lujo de la credibilidad".

Apenas un mes después de que el congreso aprobara la independencia del Gobierno, el Banco Central de Brasil empezó a subir las tasas de forma agresiva, desde el 2% hasta el actual 13,75%, uno de los niveles más altos del mundo para una economía importante.

Su táctica funcionó. Brasil está ganando terreno en la lucha contra la inflación, que ha descendido desde un máximo del 12,1% en abril hasta algo menos del 8% el mes pasado.

Este éxito en la lucha contra los precios no ha terminado con el crecimiento: JPMorgan espera que la economía brasileña crezca este año un 2,6% más de lo previsto, no muy lejos del 3% que proyecta para China.

Chile y Colombia no están muy lejos de Brasil. Las dos economías andinas de tendencia ortodoxa subieron las tasas de interés en 10,75 y 8,25 puntos porcentuales, respectivamente, y ya casi han terminado con las alzas. Los economistas de Citi esperan que sus tasas lleguen a su punto máximo a fines de año, y que la inflación se reduzca a la mitad el año que viene como consecuencia.

Perú y México completan el cuadro de prudencia monetaria latinoamericana, con subas de 6,5 y 5 pp. respectivamente. En cambio, la Fed ha endurecido su política monetaria en sólo 3 pp. y el Banco de Inglaterra en 2,15 puntos, a pesar de que Estados Unidos y el Reino Unido sufren tasas de inflación similares a las de algunos países latinoamericanos.

El duro análisis del FT sobre la crisis económica y el éxodo argentino

La lección que América latina ofrece al mundo, dice Ilan Goldfajn, director del FMI para el hemisferio occidental, "es que si se aprieta antes de la curva, si se reacciona rápido y se va inmediatamente a donde hay que ir, eso ayuda a ganar la lucha contra la inflación".

Argentina, la excepción

La excepción latinoamericana, como tantas veces, es Argentina. Su banco central, controlado por el Gobierno, está imprimiendo dinero para financiar un déficit presupuestario y está perdiendo el control de la inflación, que se prevé que termine el año en 100%.

Los bancos centrales de América latina aflojaron la política monetaria más que el G10 durante la pandemia. Pero su posterior firmeza no fue sólo una reacción a la mayor inflación. "Todos los países de América latina han endurecido la tasa de interés real ex-ante [la tasa ajustada a las expectativas de inflación a un año vista] hasta alcanzar un nivel positivo, mientras que todos los bancos centrales del G10 siguen por debajo de cero", señaló Bank of America en un estudio reciente.

 Estados Unidos: la inflación se acelera y en Wall Street temen una reacción más agresiva de la Fed

Las altas tasas de interés reales también han mantenido la fortaleza de las divisas latinoamericanas. Mientras que la libra, el euro y el yen se debilitan respecto al dólar, tres monedas latinoamericanas se han apreciado frente a la divisa estadounidense este año: el real brasileño, el peso mexicano y el sol peruano.

Entonces, ¿por qué los bancos centrales de América latina han actuado con tanta decisión mientras sus homólogos del mundo desarrollado vacilaban?

Alejandro Werner, director del Instituto de las Américas de Georgetown y predecesor de Goldfajn en el departamento del hemisferio occidental del FMI, cree que los bancos centrales del G7 confían demasiado en modelos económicos erróneos.

Fed: otro alto cargo respalda una nueva suba de la tasas 

"En las economías avanzadas nos basamos mucho más en los modelos", afirma. "Y cuando se introducen en el modelo 25 años de datos, en los que la inflación ha estado en torno al 2%, cualquiera que sea la variable independiente que se introduzca no dará una tasa de inflación muy superior al 2,5%... los datos con los que se alimenta el modelo dan una respuesta que conduce a la complacencia".

Por el contrario, dijo, los banqueros centrales latinoamericanos utilizan modelos "pero también utilizan su experiencia y su experiencia de la inflación es mucho más reciente".

Ramos, de Goldman, también cree que la dolorosa experiencia de América latina con la alta inflación ayudó a que sus banqueros centrales se dieran cuenta de lo peligrosa que era la amenaza de la inflación.

"Los bancos centrales del mundo desarrollado nunca habían visto algo así, pero en América latina los banqueros centrales comprendieron que cuando la inflación supera el 5%, se produce un cambio de régimen", afirma. "A partir del 5% o 6%, la inflación se alimenta de sí misma y se convierte en un monstruo. Ellos [los bancos centrales de los países desarrollados] nunca lo entendieron".

Temas relacionados
Más noticias de América Latina

Las más leídas de Financial Times

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.
  • RN

    Raul Nieto

    18/10/22

    Que grande nuestro Banco Central es el distinto Para donde vamos

    Responder