Financial Times 'denuncia' la frustración del campo argentino por perder su mejor oportunidad en décadas

El Gobierno intensifica las restricciones a la exportación de trigo mientras la guerra en Ucrania dispara la demanda y los precios.

Los precios del trigo se disparan mientras la guerra de Ucrania desata una crisis alimentaria mundial. Pero en Argentina, una de las potencias agrícolas mundiales, el agricultor Aimar Dimo está reduciendo la superficie que dedica al cultivo.

 "Como productor me siento responsable... mi trabajo debería estar orientado a ayudar en la crisis", dijo Dimo, que cultiva 1500 hectáreas en Rufino, en la provincia de Santa Fe. Pero "en un momento en el que deberíamos vender al mundo porque nos necesita más que nunca, no tenemos confianza ni incentivos".

Argentina produjo el año pasado la cifra récord de 21,8 millones de toneladas de trigo, frente a los 25 millones de toneladas cultivadas en Ucrania. Sin embargo, a pesar de que el Presidente Alberto Fernández prometió el mes pasado que el país aprovecharía la "formidable" oportunidad de satisfacer la demanda, sus agricultores dicen que se enfrentan a una serie de obstáculos en el momento en que se inicia la temporada de siembra de mayo a agosto.

Trigo: el cultivo estrella de este año tendrá una caída 8% del área sembrada en la campaña 2022/23

El destino que le espera a la Renta Inesperada y el alto costo de tropezar con la misma piedra

Guerra Rusia-Ucrania: dramática advertencia sobre el impacto en el suministro mundial de alimentos

El principal de ellos es una estricta cuota de exportación que el gobierno peronista de Fernández redujo aún más en marzo para apuntalar el suministro interno, una medida que, según los agricultores, va en contra de su declaración del mes pasado. "En lugar de que nuestro gobierno estimule la producción para facilitarnos las cosas, se interpone", dice Hugo Ghio, que cultiva trigo cerca de la ciudad de Córdoba. 

El costo de los insumos, como el combustible y los fertilizantes, también ha subido mucho a medida que la guerra afecta a los suministros y la inflación se dispara en la tambaleante economía argentina. 

Mientras que el Gobierno indicó recientemente que estaba considerando aumentar el impuesto del 12% que se aplica a las exportaciones de trigo y potencialmente introducir un nuevo impuesto sobre la "renta inesperada" a las empresas que, según los analistas, afectaría a los exportadores de productos básicos como los agricultores.

Según las restricciones a las exportaciones de Argentina, sólo pueden enviarse al extranjero 10 millones de toneladas de la cosecha de trigo de 2022-23, frente a los 14,5 millones de toneladas de 2021-22.

    Enrique Erize, presidente de la consultora de granos de Buenos Aires Nóvitas, dijo que la "desastrosa" decisión del Gobierno de reducir la cuota significa que el mundo "no debe esperar nada de Argentina" en términos de ayudar a compensar la gran caída de las exportaciones de trigo de Ucrania.

    En plena falta de gasoil, el costo del transporte de cargas subió 10,6% sólo en mayo

    Trigo: cae la superficie de siembra y la campaña se enfrenta al peor escenario de los últimos 12 años

    "Hambre destructiva": cómo los productores de Argentina y Brasil están tratando de evitar una crisis alimentaria mundial

    En el pasado se les prohibió a los agricultores argentinos la exportación de productos para proteger el suministro y los precios nacionales. Los analistas señalan que este año es poco probable que se produzca una medida de este tipo, pero no la descartan.

    En los últimos años, el país ha enviado una media de entre 12 y 13 millones de toneladas anuales a Asia, el norte de África y otros países latinoamericanos. Brasil es el mayor cliente de Argentina en su región, con 6 millones de toneladas anuales. Argentina es también uno de los pocos grandes productores del hemisferio sur, por lo que la cosecha llega al mercado durante la segunda mitad del año, ayudando a llenar el vacío una vez que se ha vendido el trigo de los países del norte.

    Pero, al igual que otros agricultores, Dimo dijo que este año probablemente sembrará "muy por debajo" de la cantidad que plantó en 2021.

    Los agricultores también se han visto afectados por la difícil situación económica de Argentina. Tras el corte de la mayoría de las fuentes de financiación internacional, después de que un rescate récord del FMI se descarriló en 2019, el Gobierno ha recurrido a la impresión de dinero para ayudar a financiar su déficit, alimentando la inflación.

    Aunque el directorio del FMI firmó un nuevo plan de refinanciación de la deuda de 44.000 millones de dólares con Argentina en marzo, tras casi dos años de conversaciones, los analistas afirman que está por ver si el gobierno puede cumplir las condiciones del préstamo y conseguir financiación adicional de otras fuentes.

    Mientras tanto, la tasa de pobreza ha aumentado a casi el 43% de la población este año, frente al 35% cuando Fernández asumió el cargo, según un informe del Observatorio de la Deuda Social de la Pontificia Universidad Católica de Argentina. Esto ha provocado una serie de congelaciones oficiales de precios de productos básicos como el pan y la harina que han reducido el dinero que los agricultores pueden obtener por sus cereales en el mercado nacional.

    Los productores de trigo ya están cambiando a otros cultivos como el girasol y la cebada, según Agustín Tejeda, economista jefe de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA). Estos alimentos no se consumen tanto en Argentina como el trigo, por lo que se considera que corren menos riesgo de intervención estatal. Además, requieren menos fertilizantes y agua, por lo que su producción es más barata, afirma.

    Los agricultores afirmaron que los costos generales asociados a la próxima cosecha de trigo habían aumentado un 40%. Mientras tanto, las grandes distorsiones en el tipo de cambio local se suman a la presión sobre los salarios y los costos de transporte.

    El precio de los fertilizantes químicos ha llevado a Ghio a reconsiderar la cantidad de trigo que plantará este mes. "Es nuestro mayor costo", dijo. "Tenemos suficiente fertilizante por ahora, pero no estoy seguro de cuánto utilizar".

    Algunos agricultores ya están aplicando menos fertilizantes de los que deberían, advirtió Tejeda, lo que pone en riesgo el tamaño de la cosecha.

    Incluso si los precios de los fertilizantes se estabilizaran o se suavizaran las restricciones, las condiciones meteorológicas serían otro reto, ya que el país está saliendo de un periodo de grave sequía que terminó en febrero, dijo Ghio. "No hay suficiente humedad en el suelo", añadió. "Nuestro otoño fue seco, así que si no veo suficiente agua no planto".

    De vuelta en Santa Fe, Dimo dijo que Argentina debería hacer "todo lo que esté a su alcance" para ayudar a aliviar la escasez mundial de cereales, y añadió: "Es nuestro deber como nación productora de alimentos".

    Tags relacionados
    Noticias del día

    Compartí tus comentarios

    Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios