Financial TimesExclusivo Members

Filtración y escándalo: archivos militares secretos revelan cuáles son los criterios de Rusia para empezar un ataque nuclear

Se filtraron 29 archivos militares secretos donde se incluyen ejercicios militares para una eventual guerra con China. Los documentos describen un umbral para el uso de armas nucleares tácticas más bajo de lo que Moscú ha admitido públicamente.

Las fuerzas de Vladimir Putin han ensayado el uso de armas nucleares tácticas en una fase temprana de conflicto con una gran potencia mundial, según archivos militares rusos filtrados que incluyen escenarios de entrenamiento para una invasión por parte de China.

Los documentos clasificados, vistos por el Financial Times (FT), describen un umbral para el uso de armas nucleares tácticas que es más bajo de lo que Rusia ha admitido públicamente, según los expertos que revisaron y verificaron los documentos.

El material consiste en 29 archivos militares secretos rusos elaborados entre 2008 y 2014, incluidos escenarios para ejercicios de guerra y presentaciones para oficiales navales, en los que se discuten los principios operativos para el uso de armas nucleares.

Tensión en la OTAN: creen que Putin podría atacar algún país de la alianza en los próximos años

Los criterios para una posible respuesta nuclear van desde una incursión enemiga en territorio ruso hasta desencadenantes más específicos, como la destrucción del 20% de los submarinos estratégicos de misiles balísticos rusos.

"Es la primera vez que vemos documentos como éste difundidos públicamente", declaró Alexander Gabuev, director del Carnegie Russia Eurasia Center de Berlín. "Demuestran que el umbral operativo para el uso de armas nucleares es bastante bajo si el resultado deseado no puede lograrse por medios convencionales".

Las armas nucleares tácticas de Rusia, que pueden ser lanzadas por tierra o por mar con misiles o desde aviones, están diseñadas para un uso limitado en el campo de batalla en Europa y Asia, a diferencia de las armas "estratégicas" más grandes destinadas a atacar a Estados Unidos. Las ojivas tácticas modernas aún pueden liberar mucha más energía que las armas lanzadas sobre Nagasaki e Hiroshima en 1945.

Aunque los archivos datan de hace 10 años o más, los expertos afirman que siguen siendo relevantes para la doctrina militar rusa actual. Los documentos fueron mostrados al FT por fuentes occidentales.

Los planes defensivos ponen de manifiesto las profundas sospechas de China entre la élite de seguridad de Moscú, incluso cuando Putin empezó a forjar una alianza con Beijing, que ya en 2001 incluía un acuerdo nuclear de no ser el primero en atacar.

Desde entonces, Rusia y China han estrechado su alianza, especialmente desde que Xi Jinping asumió el poder en Beijing en 2012. La guerra de Ucrania ha consolidado el estatus de Rusia como socio menor en su relación, y China le ha ofrecido a Moscú un salvavidas económico vital para ayudarla a eludir las sanciones occidentales.

Se filtraron 29 archivos militares secretos elaborados entre 2008 y 2014, incluidos escenarios para ejercicios de guerra y presentaciones para oficiales navales, en los que se discuten los principios operativos para el uso de armas nucleares

Sin embargo, incluso a medida que los países se acercaban, los materiales de entrenamiento muestran que el distrito militar oriental de Rusia ensayaba múltiples escenarios que representaban una invasión china.

Los ejercicios ofrecen una visión poco común de cómo Rusia considera su arsenal nuclear como una piedra angular de su política de defensa, y cómo entrena a sus fuerzas para poder llevar a cabo un primer ataque nuclear en algunas condiciones del campo de batalla.

Uno de los ejercicios, en el que se describe un hipotético ataque de China, señala que Rusia, apodada la "Federación del Norte" a efectos del ejercicio bélico, podría responder con un ataque nuclear táctico para impedir que "el Sur" avance con una segunda ola de fuerzas invasoras.

Cómo son las armas nucleares tácticas que podría usar Putin en Ucrania

"El comandante en jefe ha dado la orden... de utilizar armas nucleares... en caso de que el enemigo despliegue unidades de segundo pelotón y el Sur amenace con atacar más allá en la dirección del ataque principal", decía el documento.

El Ministerio de Asuntos Exteriores chino negó que hubiera motivos para sospechar de Moscú. "El Tratado de Buena Vecindad, Amistad y Cooperación entre China y Rusia ha establecido legalmente el concepto de amistad eterna y no enemistad entre los dos países", dijo un vocero. "La 'teoría de la amenaza' no tiene cabida en China y Rusia".

El vocero de Putin dijo este miércoles: "Lo principal es que el umbral para el uso de armas nucleares es absolutamente transparente y está detallado en la doctrina. En cuanto a los documentos mencionados, dudamos mucho de su autenticidad".

En otra presentación de formación para oficiales navales, no relacionada con los ejercicios militares contra China, se esbozan criterios más amplios para un posible ataque nuclear, como un desembarco enemigo en territorio ruso, la derrota de unidades responsables de la seguridad de las zonas fronterizas o un ataque enemigo inminente con armas convencionales.

Las presentaciones resumen el umbral como una combinación de factores en los que las pérdidas sufridas por las fuerzas rusas "conducirían irrevocablemente a su incapacidad para detener una agresión enemiga de gran envergadura", una "situación crítica para la seguridad estatal de Rusia".

Otras condiciones potenciales incluyen la destrucción del 20% de los submarinos estratégicos de misiles balísticos rusos, el 30% de sus submarinos nucleares de ataque, tres o más cruceros, tres aeródromos, o un ataque simultáneo a los centros de mando costeros principal y de reserva.

El Ministerio de Asuntos Exteriores chino negó que hubiera motivos para sospechar de Moscú

También se espera que las fuerzas armadas rusas puedan utilizar armas nucleares tácticas para una amplia gama de objetivos, entre ellos "contener a los Estados en el uso de la agresión [...] o en la escalada de conflictos militares", "detener la agresión", evitar que las fuerzas rusas pierdan batallas o territorio, y hacer que la armada rusa sea "más eficaz".

En junio, Putin declaró que le parecía "negativo" utilizar ataques nucleares tácticos, pero luego se jactó de que Rusia disponía de un arsenal no estratégico mayor que el de los países de la OTAN. "Que se jodan, como dice la gente", dijo Putin. EE.UU. calcula que Rusia dispone de al menos 2000 armas de este tipo.

Putin dijo el año pasado que la doctrina nuclear rusa permitía dos posibles umbrales para el uso de armas nucleares: la represalia contra un primer ataque nuclear por parte de un enemigo, y si "la propia existencia de Rusia como Estado se ve amenazada incluso si se utilizan armas convencionales".

Armas nucleares en Ucrania: los cuatro escenarios que amenazan con una crisis mundial

Pero el propio Putin añadió que no es probable que se cumpla ninguno de los dos criterios, y rechazó los pedidos públicos de los partidarios de la línea dura para rebajar el umbral.

Los documentos están destinados a entrenar a las unidades rusas para situaciones en las que el país podría querer la capacidad de utilizar armas nucleares, dijo Jack Watling, investigador principal de guerra terrestre en la Royal United Services Institute, en lugar de establecer un reglamento para su uso.

"A este nivel, el requisito es que las unidades mantengan -en el transcurso de un conflicto- la opción creíble para los responsables políticos de emplear armas nucleares", añadió Watling. "Se trataría de una decisión política".

Aunque Moscú se ha acercado a Beijing desde los ejercicios militares y ha trasladado fuerzas del este a Ucrania, ha seguido reforzando sus defensas orientales. "Rusia sigue reforzando y ejercitando sus misiles con capacidad nuclear en el Lejano Oriente, cerca de su frontera con China", dijo William Alberque, director de estrategia, tecnología y control de armas del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos. "Muchos de estos sistemas sólo tienen alcance para golpear a China".

Rusia seguía comportándose de acuerdo con la "teoría del uso" de las armas nucleares expuesta en los documentos, dijo Alberque. "No hemos visto un replanteamiento fundamental", dijo, y añadió que a Rusia probablemente le preocupe que China intente aprovechar que Moscú está distraída "para expulsar a los rusos de Asia Central".

Los documentos reflejan patrones observados en ejercicios que el ejército ruso realizó regularmente antes y desde la invasión de Ucrania por Putin en 2022. Alberque, que anteriormente trabajó para la OTAN y el Departamento de Defensa de EE.UU. en el control de armas, señaló ejemplos de ejercicios rusos realizados en junio y noviembre del año pasado utilizando misiles Iskander con capacidad nuclear en dos regiones fronterizas con China.

Moscú trataría de poner fin al conflicto en sus propios términos sorprendiendo al adversario del país con el uso anticipado de una pequeña arma nuclear, o asegurando un acuerdo mediante la amenaza de hacerlo.

Aunque el presidente de Rusia es el único autorizado a lanzar un primer ataque nuclear, el bajo umbral para el uso de armas nucleares tácticas establecido en los documentos se ajusta a una doctrina que algunos observadores occidentales denominan "escalar para desescalar".

Según esta estrategia, podría utilizarse un arma táctica para intentar evitar que Rusia se viera envuelta en una guerra de gran envergadura, en particular una en la que pudiera intervenir EE.UU. Utilizando lo que denomina "inducción del miedo", Moscú trataría de poner fin al conflicto en sus propios términos sorprendiendo al adversario del país con el uso anticipado de una pequeña arma nuclear, o asegurando un acuerdo mediante la amenaza de hacerlo.

"Hablan de 'poner sobrios' a sus adversarios, de sacarlos de la borrachera de sus primeras victorias introduciendo armas nucleares", dijo Alberque. "La mejor forma en que creen que pueden hacerlo es utilizar lo que llaman una 'dosis' menor de armas nucleares a un nivel de combate mucho más bajo para evitar la escalada".

Funcionarios ucranianos argumentaron que las amenazas nucleares de Putin convencieron a EE.UU. y a otros aliados de no armar a Kiev de forma más decisiva al principio del conflicto, cuando el armamento avanzado de la OTAN podría haber cambiado el escenario a favor de Ucrania.

Alberque dijo que Rusia probablemente tendría un umbral más alto para usar armas nucleares tácticas contra Ucrania, que no tiene su propia capacidad nuclear o la capacidad de lanzar una invasión terrestre en la misma escala, que contra China o los EE.UU.

Los dirigentes rusos creen que, mientras que un ataque nuclear contra China o EE.UU. podría ser "aleccionador", un ataque nuclear contra Ucrania probablemente intensificaría el conflicto y provocaría una intervención directa de EE.UU. o Reino Unido, dijo Alberque. "Eso es absolutamente lo último que quiere Putin".

Temas relacionados
Más noticias de Guerra Rusia-Ucrania

Las más leídas de Financial Times

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.