Financial Times

Estados Unidos pide a sus ciudadanos dejar el Líbano y derriba tres misiles rebeldes

El pedido fue replicado por el Reino Unido y Alemiana. Israel dice que sus tropas estarán "dentro" de Gaza. El Pentágono anunció que un buque de guerra interceptó lanzamientos desde Yemen

Estados Unidos, Gran Bretaña y Alemania pidieron a sus ciudadanos que abandonen el Líbano en medio de crecientes temores de que la guerra de Israel con Hamás se convierta en un conflicto regional.

Las embajadas en Beirut emitieron su advertencia después de que se intensificaran los bombardeos entre el norte de Israel y el sur del Líbano, el bastión del Hezbolá.

La agitada frontera norte es una de las principales preocupaciones de Israel, que teme verse obligado a desviar recursos militares de la Franja de Gaza incluso mientras se prepara para una invasión terrestre.

"Recomendamos que los ciudadanos estadounidenses en el Líbano hagan los arreglos adecuados para abandonar el país", dijo la embajada estadounidense, señalando que los vuelos comerciales "actualmente" seguían disponibles.

La guerra entre Israel y Hamás que comenzó con el mortal ataque del grupo militante el 7 de octubre ha avivado preocupaciones de una conflagración regional incluso cuando la crisis en Gaza se ha profundizado.

En comentarios que sugerían que una invasión terrestre del enclave podría ser inminente, Yoav Gallant, ministro de Defensa de Israel, dijo a las tropas reunidas en la frontera con Gaza que lo verían "desde dentro".

"Quien vea Gaza desde la distancia, la verá desde dentro, se lo prometo", dijo Gallant. "Esté preparado, el pedido llegará", agregó.

Las tensiones también estallaron en la frontera norte, cuando Hezbollah disparó al menos 20 cohetes contra Israel y provocó rápidas represalias del ejército israelí. Israel ha evacuado a ciudadanos a dos kilómetros de su frontera con el Líbano y Hezbolá dice que 13 de sus combatientes han muerto este mes.

El ejército israelí también llevó a cabo un ataque en la ocupada Cisjordania, donde 61 palestinos han muerto desde el comienzo de la guerra de Hamás, según cifras de la ONU.

Los líderes de Egipto y Jordania advirtieron que "si la guerra no se detiene y se expande, amenaza con hundir a toda la región en una catástrofe".

En una cumbre en El Cairo, el presidente egipcio Abdelfattah Al-Sisi y el rey Abdullah de Jordania rechazaron lo que describieron como la "política de castigo colectivo de Israel, incluido el asedio, el hambre o el desplazamiento de personas en Gaza", según una declaración jordana.

La ira se ha avivado en toda la región, particularmente después de una explosión en un hospital de Gaza el martes que, según Israel y Estados Unidos, fue causada por un cohete palestino fallido, pero que muchos líderes árabes han atribuido a un ataque aéreo israelí.

Cientos de manifestantes se enfrentaron con las fuerzas de seguridad libanesas en un suburbio de Beirut, cerca de la embajada de Estados Unidos.

El Reino Unido dijo que sus ciudadanos deberían abandonar el Líbano, mientras los vuelos comerciales aún estuvieran disponibles. "La situación podría deteriorarse rápidamente y sin previo aviso", decía un texto enviado a los ciudadanos británicos en el país. Berlín emitió una advertencia similar para que "todos los ciudadanos alemanes abandonen el Líbano ahora".

Estados Unidos hizo un llamado mundial a "los ciudadanos en el extranjero a que tengan mayor precaución" debido al aumento de las tensiones y posibles ataques terroristas y violencia contra los ciudadanos y los intereses del país.

La Casa Blanca está en alerta máxima por la actividad de grupos respaldados por Irán en la región. Varios han amenazado instalaciones estadounidenses si Washington interviene directamente para apoyar a Israel en la guerra.

Las tropas estadounidenses fueron objeto de dos ataques separados con drones en Irak, según el Pentágono.

Washington tiene más de 2500 soldados estacionados en Irak y 900 más en Siria, para asesorar y ayudar a las fuerzas locales en operaciones contra Isis. En un intento por disuadir a Irán y sus aliados, envió un portaaviones al Mediterráneo y otro está en camino.

En una visita a Israel, el primer ministro del Reino Unido, Rishi Sunak, dijo que su país también había enviado "activos militares a la región" para ayudar a evitar una escalada.

Añadió que los aviones de vigilancia británicos tenían como objetivo garantizar "que los envíos de armas no lleguen a personas como Hezbolá".

Un día después de que el presidente estadounidense Joe Biden obtuviera un acuerdo del gobierno de Netanyahu para permitir la entrada de ayuda humanitaria básica a Gaza, Downing Street dijo que Sunak también expresó su "sincera esperanza de que se puedan lograr más avances en la entrega de alimentos, agua y medicinas cruciales".

Un funcionario de la ONU dijo que Israel estaba pidiendo a la organización que inspeccionara la ayuda que ingresa a Gaza para garantizar que no pueda ser utilizada para fines militares de Hamás.

Hablando en el Air Force One durante su vuelo de regreso a Washington, Biden dijo que Sisi había acordado abrir el cruce de Rafah desde Egipto para permitir la entrada de hasta 20 camiones de asistencia humanitaria.

Estados Unidos está trabajando para desarrollar "los mecanismos exactos" para llevar ayuda humanitaria a la Franja de Gaza, dijo el Departamento de Estado, tras conversaciones en las que participaron funcionarios israelíes y egipcios.

El portavoz Matt Miller dijo que si el cruce de Rafah estuviera abierto entonces "trataremos de sacar a los ciudadanos estadounidenses que están en Gaza".

MISILES

En tanto, un buque de guerra estadounidense desplegado en Medio Oriente derribó tres misiles de crucero y varios drones disparados por rebeldes respaldados por Irán en Yemen que podrían haber estado dirigidos a objetivos en Israel, dijo el Pentágono.

El USS Carney, un destructor de la marina estadounidense que navega en el norte del Mar Rojo, interceptó los misiles que habían sido disparados por las fuerzas hutíes, que han estado librando una guerra insurgente contra el régimen de Yemen respaldado por Arabia Saudita durante varios años.

El general de brigada Patrick Ryder, portavoz del Pentágono, dijo que el ejército estadounidense "no puede decir con seguridad" hacia dónde se dirigían los misiles y drones, pero fueron lanzados desde Yemen y se dirigían al norte sobre el Mar Rojo, en dirección a Israel. Ryder dijo que no se conocen víctimas de Estados Unidos ni de ningún civil en el terreno.

Temas relacionados
Más noticias de Conflicto Israel Hamas

Las más leídas de Financial Times

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.