FINANCIAL TIMES

El Tesoro de los Estados Unidos está al borde del default: 5 claves para entender qué está pasando

Analistas dicen que, a diferencia del caso de la Argentina, en los Estados Unidos no es una cuestión de capacidad de pago, sino de voluntad de pago.

Los legisladores estadounidenses tienen apenas unas semanas para llegar a un acuerdo que permita elevar el límite de endeudamiento federal o arriesgarse a una calamidad financiera si el gobierno no puede seguir cumpliendo con sus obligaciones.

Tras una suspensión de dos años, el techo de la deuda vuelve a ser el centro de una batalla política de alto riesgo que se intensificará a medida que se acerque el momento de llegar a un acuerdo.

Esta es una guía de lo que está ocurriendo, por qué es importante y qué se necesita para evitar una crisis de deuda soberana en Estados Unidos.

¿Qué es el techo de la deuda y por qué vuelve a ser un problema?

El techo de la deuda establece un límite a la cantidad que el Departamento del Tesoro puede pedir prestada para pagar los compromisos del gobierno ya aprobados por el Congreso.

Una vez que se alcanza el techo, los legisladores estadounidenses deben aumentarlo o suspenderlo para permitir que el organismo emita nueva deuda y consiga el efectivo necesario para cubrir sus facturas, algo que han hecho casi 100 veces desde el final de la Segunda Guerra Mundial.

EE.UU: la inflación subió menos de lo esperado y la Fed tiene más margen para decidir sobre el tapering 

La última vez que se suspendió fue en 2019, bajo la administración Trump, y el 1 de agosto se restableció en unos u$s 28,5 billones, lo que incluye toda la deuda acumulada desde la anterior suspensión.

El ajuste del límite de la deuda, que antes era un asunto rutinario, ahora se utiliza a menudo como una herramienta política de los republicanos para obtener concesiones en el gasto federal. Los enfrentamientos, que en el pasado han llevado a Estados Unidos al borde del default, siempre han terminado con una resolución.

Pero las tensiones están aumentando de nuevo en el Capitolio, ya que el plazo del límite de la deuda está chocando con los esfuerzos de Joe Biden por aprobar su multimillonaria agenda económica en el Congreso, reavivando los temores de que los legisladores vuelvan a llevar las negociaciones al borde del abismo.

¿Cuánto tiempo le queda al Congreso?

Janet Yellen, secretaria del Tesoro de los Estados Unidos, advirtió que el Tesoro podría quedarse sin efectivo el próximo mes. El Centro de Política Bipartidista, por su parte, ha fijado el plazo entre mediados de octubre y mediados de noviembre, dependiendo en gran medida de la trayectoria altamente incierta del gasto y los ingresos federales debido a la pandemia.

Shai Akabas, director de política económica del centro de estudios de Washington, dijo que el Tesoro ya había agotado la mayoría de las "medidas extraordinarias" o maniobras contables de las que disponía para ganar tiempo. Entre ellas se encuentra la interrupción de las inversiones en ciertos fondos federales de jubilación y salud. El Tesoro también tiene a mano unos u$s 400.000 millones en efectivo.

Una vez que se agoten esos recursos, ya no podrá hacer frente a obligaciones como las cuotas relacionadas con Medicare y las prestaciones a los veteranos. También podría interrumpirse el pago de los intereses de la deuda pública estadounidense en manos de los inversores.

¿Qué está en juego si no se ajusta el techo de la deuda?

Es difícil exagerar las consecuencias económicas, financieras y políticas de un default de los Estados Unidos. Yellen ha advertido de un golpe inmediato a la confianza de las empresas y los consumidores, un aumento de los costos de los préstamos que podría precipitar una crisis mundial y otro golpe a la calificación crediticia del país, que fue rebajada en 2011 en medio de un anterior enfrentamiento por el techo de la deuda.

Estados Unidos: el Tesoro estima que se quedará sin efectivo en octubre y crece la preocupación por un default 

"Un incumplimiento de la deuda soberana de EE.UU. obligaría a la gente a pensar dos veces en el orden económico mundial existente", dijo James Lucier, director gerente de Capital Alpha Partners en Washington. "Estados Unidos no es Argentina...No es una cuestión de capacidad de pago, sino de voluntad de pago".

Lo que está en juego es tan alto que Libby Cantrill, responsable de políticas públicas de Pimco, dijo que ninguna facción política se atrevería a arriesgar un incumplimiento.

"La desventaja es tan grande que la sabiduría convencional [sugiere] que el Congreso no impondrá esta herida autoinfligida a la economía estadounidense, especialmente en medio de una pandemia".

¿Cómo reaccionan los mercados financieros?

De momento, Wall Street no se ha inmutado ante la proximidad del plazo.

"Parece la película que todos hemos visto antes y se está haciendo bastante vieja", dijo Bret Barker, gestor de carteras en TCW. "Esto es algo que vemos cada dos años y la gente se está dando cuenta de que esto es espectáculo y postura política".

Las letras del Tesoro que vencen a finales de octubre y principios de noviembre están ofreciendo sólo concesiones mínimas, lo que indica un cambio muy pequeño por parte de los gestores de dinero para protegerse contra la posibilidad de un incumplimiento de pago por parte del gobierno.

En 2011 y 2013, la reacción fue mucho más dramática. Los economistas de la Reserva Federal escribieron en un documento de 2017 que los rendimientos de todos los bonos del Tesoro subieron entre 0,04 y 0,08 puntos porcentuales antes de los dos impases del techo de la deuda, antes de caer tras la resolución.

Sin embargo, señalaron que en 2013, los gestores de dinero habían "aprendido del impasse del límite de la deuda de 2011 y su eventual resolución en el último momento". Para ese año, la mayor acción se vio en el mercado de letras a corto plazo, una dinámica que podría repetirse a medida que se acerca la fecha límite.

Wall Street también está distraído por otros problemas, como la desaceleración del crecimiento económico y los posibles cambios de política del banco central estadounidense.

"Esto es una cosa más de la que preocuparse", dijo Ashish Shah, codirector de inversiones de renta fija en Goldman Sachs Asset Management. Pero añadió que "los mercados mirarán más allá de esto".

"De todos modos, este es un momento de tanta incertidumbre y de un apoyo de liquidez tan importante que se supone que el mercado no debería dar demasiada importancia a esto como riesgo".

¿Cómo podría resolverse esto?

Las negociaciones en Washington están estancadas y, en todo caso, la brecha se ha ampliado.

Los republicanos, encabezado por Mitch McConnell, el líder del partido en el Senado, dicen que sus legisladores no tienen intención de elevar el límite de la deuda porque equivaldría a un respaldo a los planes de gasto de Biden. Los republicanos dicen que los demócratas deberían simplemente añadir un aumento del techo de la deuda a su enorme paquete de inversiones en la red de seguridad social, por valor de hasta u$s 3,5 billones, que podría aprobarse sólo con los votos demócratas.

Pero Nancy Pelosi, la presidenta demócrata de la Cámara de Representantes, insiste en que debería haber apoyo bipartidista para elevar el techo de la deuda, ya que refleja billones de deuda acumulada por medidas aprobadas por los republicanos a lo largo de los años.

Los demócratas están presionando a los republicanos para que consideren la posibilidad de aprobar un aumento del límite de la deuda en otras leyes de obligado cumplimiento, como un posible proyecto de ley de ayuda a los desastres naturales y a los refugiados afganos, y una "resolución continua" para mantener la financiación del gobierno después del 1 de octubre.

Si no se llega a un acuerdo sobre la financiación del gobierno, EE.UU. podría enfrentarse a un cierre de las operaciones del gobierno federal al mismo tiempo que a una crisis del límite de la deuda, lo que agravaría los daños y la perturbación de la economía y los mercados.

Tags relacionados
Noticias del día

Comentarios

  • JMP

    Juan Manuel Pedrosa

    Hace 10 horas

    puro humo, el riesgo real es la capacidad de refinanciamiento, y con tasas reales negativas no importa cuanto suban el techo de la deuda.

    0
    1
    Responder