Cuál es la moneda más 'resistente' del mundo

Después de que Tailandia se convirtió en el epicentro de la crisis financiera asiática, el baht logró una estabilidad duradera.

Después de que Tailandia se convirtió en el epicentro de la crisis financiera asiática, el baht logró una estabilidad duradera.

En febrero de 1998, hace 25 años este mes, yo estaba en Bangkok, el epicentro de la crisis financiera asiática. La implosión del baht tailandés había provocado un colapso en una serie de monedas y mercados. Había manifestaciones en las calles de toda la región y el caos se estaba extendiendo. La economía tailandesa se contrajo casi un 20%, conforme las acciones cayeron más del 60% y el baht perdió más de la mitad de su valor frente al dólar.

Si bien el drama de ese año está grabado en la historia, el epílogo sorprende. Desde principios de 1998, Tailandia se ha desvanecido del radar mundial, pero el baht ha demostrado ser extraordinariamente resistente, manteniendo su valor frente al dólar mejor que cualquier otra moneda del mundo emergente y mejor que todas, excepto el franco suizo, en el mundo desarrollado.

¿Baja el dólar? Por qué cayó desde su nivel más alto en 20 años y qué puede pasar

Por el contrario, en Indonesia, donde la crisis de 1998 derrocó al dictador Suharto, la rupia cotiza cerca de 15,500 por dólar estadounidense, por debajo de los 2,400 antes de la crisis. Sin embargo, el baht de Tailandia cotiza a 33 por dólar, no mucho más bajo que los 26 antes de la crisis. El epicentro de la crisis se convirtió en un ancla de estabilidad y una lección para otras economías emergentes.

Después de 1998, muchas sociedades emergentes se volvieron financieramente conservadoras, especialmente las más afectadas en el sudeste asiático. Los bancos indonesios pasaron de ser antros de amiguismo a modelos de buena gestión. Filipinas y Malasia tomaron medidas para controlar los déficits. Pero no hubo un gobierno de toda la región que se volvió más económicamente ortodoxo que el de Tailandia, evitando los excesos que pueden asustar a los extranjeros y arruinar las monedas.

El sudeste asiático se recuperó en 2000. Desde entonces, el déficit público de Tailandia ha promediado el 1% del producto bruto interno (PBI), menos de la mitad del promedio de las economías emergentes. Su banco central ha sido igualmente cauteloso, manteniendo las tasas relativamente altas y la oferta monetaria amplia creciendo a un 7% anual, la tercera más baja entre las principales economías emergentes.

El resultado final de la ortodoxia es la baja inflación. La inflación tailandesa ha promediado un poco más del 2%, lo mismo que en Estados Unidos, una hazaña rara para un país emergente. Entre otras economías emergentes, sólo China, Taiwán y Arabia Saudita han tenido una inflación más baja que Tailandia desde 1998.

Antes de la crisis, Tailandia vinculó el baht al dólar, lo que le permitió tomar grandes préstamos en el extranjero y acumular enormes déficits en cuenta corriente. A medida que los extranjeros perdieron la confianza en Tailandia, el Gobierno se vio obligado a dejar caer la paridad con el dólar y permitir que el baht flotara libremente. Siguió su colapso, pero el baht continuaría recuperando sus pérdidas y se convertiría en una de las monedas menos volátiles.

Los constantes ingresos extranjeros ayudaron. Tailandia sigue estando entre las economías emergentes más abiertas. El comercio ha aumentado del 80% del PBI en 1998 a más del 110% en la actualidad. Los déficits externos que predijeron la crisis dieron paso a superávits, conforme Tailandia aprovechó sus fortalezas en el turismo y la manufactura, que genera una cuarta parte del PBI.

Bancos centrales prevén que el dólar dejará de ser moneda de reserva

Su base de producción continúa evolucionando -por ejemplo, recientemente de automóviles a piezas de vehículos eléctricos- y atrae una gran inversión extranjera.

Mientras tanto, los puntos de interés turístico alrededor de Phuket y Koh Samui se han ido expandiendo junto con nuevas incursiones en los servicios médicos y de bienestar. Desde la crisis, el turismo se ha más que duplicado como porcentaje del PBI al 12%, convirtiéndose en una fuente inusualmente grande de divisas. La mayoría de los países con sectores turísticos tan grandes son pequeñas islas.

Tailandia también tiene sus problemas, que incluyen deudas domésticas más altas y una población que envejece más rápidamente que la mayoría de sus pares. A pesar de eso, su ingreso per cápita se ha más que duplicado a casi u$s 8000, frente a los u$s 3000 antes de la crisis.

Además, Tailandia ha logrado la estabilidad financiera a pesar de la constante agitación política, incluyendo cuatro nuevas constituciones en los últimos 25 años. Al superar los desafíos que el franco suizo nunca enfrentó, el baht tailandés ha sellado su improbable afirmación de ser la moneda más resistente del mundo y un caso de estudio sobre las ventajas de la ortodoxia económica.

Temas relacionados
Más noticias de Tailandia

Las más leídas de Financial Times

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.