Coronavirus: cómo es la carrera por desarrollar una 'súper vacuna'

Una vacuna llamada multivalente podría proteger contra todas las mutaciones de Covid-19 y contra cualquier futuro patógeno de la familia de los betacoronavirus

A medida que las campañas mundiales de vacunación se apuran para tratar de adelantarse a las nuevas variantes de Covid-19, los científicos pioneros se han propuesto aliviar los temores de otra pandemia mediante el desarrollo de una única inyección para proteger contra los coronavirus pasados, presentes y futuros.

Melanie Saville, directora de investigación y desarrollo de vacunas de la Coalition for Epidemic Preparedness Innovations (CEPI, por sus siglas en inglés), se encuentra entre los que lideran la ofensiva, habiendo emitido un llamado para la creación de una vacuna que proteja ampliamente contra todos los betacoronavirus y potencialmente cualquier nueva cepa "que pudiera pasar de los animales a los humanos en el futuro".

"La estrategia en el futuro gira en torno a dos preguntas clave", dijo a Financial Times. "¿Qué debemos hacer para poner fin a esta pandemia y luego qué debemos hacer para prevenir la próxima pandemia?"

AstraZeneca, Pfizer y Moderna fueron las primeras pero cómo es la segunda generación de vacunas que quiere quedarse con el mercado

El SARS-COV-2, que ha matado a casi 4 millones de personas en los últimos 18 meses, es al menos el tercer llamado betacoronavirus que se ha propagado entre los humanos en los últimos 20 años. La familia de virus, común en murciélagos y roedores, también incluye el SARS-COV-1, que mató a más de 700 personas en 2003, principalmente en China y Hong Kong, y el MERS-COV, que se identificó por primera vez en Arabia Saudita y ha resultado en más de 850 muertes desde 2012.

Dado que es poco probable que el Covid-19 sea el último coronavirus en infectar a los humanos, el desarrollo de una vacuna capaz de proteger contra todas estas enfermedades se ha convertido en un foco central para algunos científicos. Y como el Covid-19 ha seguido mutando más rápido de lo que se esperaba originalmente, más recientemente con la rápida propagación de la variante Delta, identificada por primera vez en India, el interés en su trabajo ha aumentado.

Dentro de cinco años, las "vacunas polivalentes" que protegen contra diferentes variedades de coronavirus "serán una importante línea de defensa incluso contra nuevas variantes", dijo el profesor Chris Whitty, director médico de Inglaterra, al personal de salud de Reino Unido este mes.

UN NUEVO ENFOQUE

Pero el camino hacia una denominada vacuna polivalente o multivalente está plagado de desafíos. Los investigadores han pasado décadas buscando sin éxito una vacuna para el VIH, una enfermedad que con frecuencia produce nuevas cepas, y la vacuna contra la gripe aún debe actualizarse todos los años.

La cosecha actual de vacunas Covid-19, muchas de las cuales han demostrado ser altamente efectivas contra la cepa SARS-COV-2 original y sus variantes posteriores, se han enfocado en generar anticuerpos para neutralizar la proteína Spike que el virus usa para ingresar a las células humanas. La dificultad con ese enfoque, explicó Saville, podría ser que "si el virus evoluciona para evadir esa respuesta inmune... habrá que actualizar constantemente la vacuna".

Las vacunas multivalentes, por el contrario, a menudo se enfocan en fragmentos de proteína en el virus que estimulan el sistema inmunológico, conocidos como epítopos, y atacan específicamente aquellos epítopos en partes del virus que no mutan, incluso bajo "presión evolutiva", según Saville. Muchas de estas inyecciones también buscan estimular la producción, además de anticuerpos, de células T, que, según ha ido surgiendo gradualmente, son una parte crucial de la respuesta inmune al Covid-19.

Paul Higham, director ejecutivo de Valo Therapeutics, dijo que al apuntar a epítopos con tasas de mutación "muy, muy bajas", su vacuna multivalente había podido generar una respuesta de células T que podría funcionar para el Covid-19, el SARS, el MERS y "futuros coronavirus". Higham espera que la compañía con sede en Helsinki y Oxford tenga la vacuna lista para ensayos clínicos a fines de año, y agregó que podría estar disponible para uso público "en algún momento de 2022".

Coronavirus: el tratamiento que ayuda a salvar vidas de los enfermos

Pero desarrollar vacunas capaces de combatir múltiples patógenos es extremadamente difícil. "Cuanto más separados estén los virus en su composición, en términos de su secuencia, más difícil será encontrar anticuerpos que actúen contra ellos", explicó Dennis Burton del Instituto de Investigación Scripps en California, quien ha pasado muchos años persiguiendo una vacuna contra el VIH.

"Por ejemplo, el SARS-1 y el SARS-2 son bastante similares y encontramos muchos anticuerpos que actuarán contra ambos virus". Pero ampliar una vacuna para apuntar también al MERS, y mucho menos a futuros coronavirus más diversos, es mucho más difícil, dijo.

IA Y ALGORITMOS

Saville, de CEPI, cree que encontrar epítopos capaces de brindar protección contra diversos coronavirus requerirá el uso de Inteligencia Artificial (IA), algo que se implementa cada vez más en el descubrimiento de medicmentos para acelerar la investigación y el desarrollo.

John Lewis, director ejecutivo de Entos Pharmaceuticals, dijo que su compañía adoptó "un enfoque de aprendizaje automático" para su vacuna multivalente. Se asoció con una empresa especializada en IA con un software que le permitió identificar "34 epítopos diferentes de diferentes proteínas de coronavirus" que produzcan la respuesta de células T humanas más potente.

"Estamos usando partes de las proteínas que son más de 90% similares entre el SARS-1 y el SARS-2 y también se encuentran en otros tipos de coronavirus donde parecen conferir una amplia inmunidad", dijo. "Es posible que no brinden una protección completa, pero deberían brindar una protección parcial contra muchas variedades diferentes". Entos, con sede en Edmonton, Canadá, espera comenzar los ensayos en humanos en los próximos dos meses.

OSE Immunotherapeutics, una empresa francesa de biotecnología, ha utilizado un algoritmo de IA que implementó anteriormente para desarrollar una vacuna contra el cáncer. La tecnología le permitió identificar doce epítopos dirigidos a once proteínas, la mayoría de ellas dentro del virus, en lugar de en su superficie. "Como están dentro del virus, no mutan o mutan muy poco", explicó Alexis Peyroles, director ejecutivo, y agregó que el mismo tipo de proteínas se puede encontrar tanto en el SARS-1 como en el MERS.

Los ensayos de fase 1 en humanos ya han comenzado y los resultados se esperan para septiembre. OSE ya está "planeando libremente" la fase 2, con la ayuda del apoyo financiero del banco de innovación francés BPI France y una posible fase de prueba 3 en 2022.

Coronavirus en India: el crecimiento de las empresas contrasta en India con el trauma del Covid

Peyroles dijo que la vacuna podría ser particularmente efectiva para las personas con sistemas inmunológicos deprimidos que no producen anticuerpos protectores en respuesta a las vacunas disponibles actualmente. Pero su uso más amplio sería un impulso pan-coronavirus para todos, fácilmente adaptable para tener en cuenta las nuevas formas de la enfermedad a medida que surgen. "Tendría una base que permanecería y luego agregaría o eliminaría nuevos epítopos basados en el nuevo coronavirus", dijo.

GAMA DE COLORES

VBI Vaccines, con sede en Cambridge, Massachusetts, ha adoptado un enfoque diferente. Al igual que la cosecha actual de vacunas Covid-19, el pinchazo de VBI se dirige a la proteína Spike, pero ha podido generar una respuesta inmune más amplia. "Cuando inmunizamos a los animales, producimos anticuerpos que podrían proteger contra el Covid-19, el SARS y el MERS. Es como producir anticuerpos que pueden ver rojo, amarillo y azul", dijo David Anderson, director científico. 

"Pero el sistema inmunológico es muy flexible y puedes enseñarle a ver algo que está un poco entre el rojo y el amarillo, o el amarillo y el azul, proteínas de punta. Así que ahora ven un tono naranja o verde, lo que muestra que esencialmente has ampliado la respuesta inmune", continuó. "La idea es que estos anticuerpos ahora pueden ir tras variantes que continuarán mutando y emergiendo con el tiempo".

No hay precedentes para el "enfoque de amplio espectro" de la empresa, pero Anderson es optimista. La vacuna ha recibido respaldo financiero tanto de CEPI como del gobierno canadiense y se espera que los ensayos en humanos comiencen en la segunda mitad de este año.

El director ejecutivo de VBI, Jeff Baxter, dijo que podría llegar a los reguladores para su consideración en doce a catorce meses. "La ciencia no siempre resulta como esperabas y evoluciona constantemente a medida que aprendemos más", dijo. "Pero es muy emocionante pensar que tal vez en dos años todo el mundo podría recibir un refuerzo de una vacuna multivalente contra el pan-coronavirus".

Tags relacionados

Compartí tus comentarios