FINANCIAL TIMES

Coronavirus en India: el crecimiento de las empresas contrasta en India con el trauma del Covid

Los inversores extranjeros continúan invirtiendo mientras las empresas prosperan a pesar de la brutal segunda ola de la pandemia, que aceleró la fragmentación de la economía del país

A finales de abril, mientras los hospitales de la India se veían desbordados por pacientes enfermos y la crítica escasez de oxígeno, la empresa insignia del hombre más rico del país gastó 57 millones de libras (casi u$s 80 millones) en un histórico club de golf inglés famoso por aparecer en las películas de James Bond.

El inoportuno momento de la adquisición de Stoke Park en Buckinghamshire, una de las varias operaciones en el extranjero realizadas en los últimos años por Reliance Industries, de Mukesh Ambani, es un claro símbolo de la creciente fortuna de India Inc. [como se suele denominar al sector formal] en un momento en que el país se enfrenta a su mayor crisis en décadas.

Una brutal segunda ola de infecciones de Covid-19 en los últimos meses causó un sufrimiento humano incalculable y tuvo un alto precio económico. Sin embargo, la marcha ascendente de las mayores empresas del país continuó a pesar de la agitación.

Qué es la destrucción creativa y qué papel juega en la dinámica capitalista

Esta divergencia en las fortunas de las grandes y pequeñas empresas, los mercados financieros y las economías es una tendencia mundial. Sin embargo, el reciente estado de ánimo alcista entre los titanes empresariales, los agentes de bolsa y los inversores de la India ha parecido especialmente incongruente dado el trauma colectivo de los últimos meses.

Las empresas que cotizan en bolsa han registrado beneficios récord en el trimestre que finalizó en marzo, según el Centro de Supervisión de la Economía India. El índice Nifty 50 de la Bolsa Nacional, que sigue a las 50 mayores empresas, ha alcanzado máximos históricos este mes, mientras que multimillonarios indios como el industrial Gautam Adani se han disparado en las clasificaciones de riqueza mundial.

Mientras tanto, India se enfrentó a una terrible crisis de Covid. La última ola no fue tan dura para la economía india como el año pasado, cuando un bloqueo nacional paralizó gran parte de la actividad. Pero en su punto álgido de mayo, el país informó de más de 400.000 infecciones y 4000 muertes al día, cifras que se cree que están muy por debajo de la realidad.

Las empresas indias movilizaron considerables recursos para apuntalar los tambaleantes sistemas sanitarios. Reliance, de Ambani, por ejemplo, construyó centros de tratamiento improvisados y donó grandes cantidades de oxígeno médico.

Pero las cicatrices son preocupantes, y la recuperación de la India tras la histórica recesión del año pasado ha retrocedido. Como escribía el politólogo Pratap Bhanu Mehta en el Indian Express este mes, el país se encuentra, por primera vez en una generación, "ante la perspectiva de un crecimiento más lento, un aumento de la pobreza y una reducción de la clase media".

Sin embargo, muchas de las mayores empresas de India se encuentran en una situación favorable. Los inversores extranjeros están invirtiendo en la renta variable india.

Gangrena, coágulos y problemas de audición: las secuelas del coronavirus que preocupan a los médicos en India

"Si [los mercados bursátiles] reflejaran la realidad del indio medio... estarían mucho más apagados", dijo Devesh Kapur, de la Escuela de Estudios Internacionales Avanzados de Johns Hopkins. No obstante, "dice algo sobre la confianza de la gente en el futuro".

Los bancos indios se protegieron de un aumento de los préstamos incobrables gracias a las medidas de emergencia del gobierno. Los grupos de servicios informáticos, como Infosys, están en demanda a medida que los clientes multinacionales cambian al trabajo remoto basado en la nube. Los grupos industriales, como la siderúrgica JSW, están aprovechando la subida mundial de los precios de las materias primas.

También se benefician de tendencias más profundas en su país. Los inversores han recompensado a quienes están detrás de infraestructuras críticas como puertos o cables de telecomunicaciones, entre ellos Reliance y el Grupo Adani, con una riqueza sin precedentes que evoca la Edad Dorada estadounidense.

Sin camas ni oxígeno, India supera las 200.000 muertes y los 18 millones de contagios

La consolidación de lo que había sido la economía fragmentada de la India, un proceso anterior a la pandemia, no ha hecho más que acelerarse a medida que las grandes empresas han demostrado estar mejor situadas para moverse online y apartar a los competidores más pequeños. Muchas también han controlado despiadadamente los costos, incluso despidiendo trabajadores.

"Es probable que la consolidación de la industria continúe y que las empresas dominantes de cada subsector ganen cuota de mercado", afirma Farida Khambata, cofundadora del inversor en mercados emergentes Cartica Management.

Los 20 principales generadores de beneficios de la India representan ahora el 90% de las ganancias, según la empresa de inversión Marcellus, frente al 14% de hace tres décadas.

Los contagios están retrocediendo rápidamente y los inversores pueden esperar que la hasta ahora lenta campaña de vacunación de la India progrese lo suficiente como para limitar la destrucción de futuras olas, permitiendo que el país vuelva a crecer este año.

Sin embargo, la forma en que la avalancha de casos amplió el abismo de la fortuna de la gente tiene implicaciones preocupantes para la ya marcada desigualdad de la India. También plantea preguntas incómodas sobre la sostenibilidad del crecimiento de India Inc. si deja atrás a tantas personas en el país.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios