¿Se terminó la fiesta de las acciones?

Las bolsas mundiales se encaminan hacia su peor mes en casi un año

Tras un buen primer semestre, en agosto el ánimo del mercado se está viendo afectado por las tasas de interés y China.

Los mercados bursátiles mundiales han perdido cerca de u$s 3 billones este mes, debido a una "mezcla" formada por los sombríos datos económicos chinos y el aumento de los costos de endeudamiento en Estados Unidos, que ha golpeado el ánimo de los inversores tras un comienzo de año excelente.

El índice S&P 500 de Wall Street, el Stoxx 600 europeo y el CSI 300 chino han perdido un total acumulado de u$s 2,8 billones -aproximadamente el 5% de su valor total- en las tres semanas transcurridas hasta el 21 de agosto, según datos de Refinitiv analizados por el broker AJ Bell.

El índice MSCI de acciones mundiales va camino a registrar su peor mes desde septiembre del año pasado, a pesar del repunte registrado el martes.

China está en deflación: qué implica para el resto del mundo

Los descensos contrastan fuertemente con los seis meses anteriores a junio, cuando las expectativas de que las tasas estadounidenses alcanzarían pronto su punto máximo llevaron al Nasdaq Composite a su mejor primer semestre en 40 años.

Pero una serie de sólidos datos económicos en EE.UU. y una inflación core obstinadamente alta en la eurozona han obligado a los inversores a replantearse la trayectoria de la inflación y las tasas de interés. Mientras tanto, crece la evidencia de que la economía china se está estancando y lucha por recuperarse de su paralización por la pandemia, al tiempo que aumenta la preocupación por el vasto sector inmobiliario del país.

Las malas noticias procedentes de China, la falta de confianza y un "remolino de otros factores negativos" se suman a "una mezcla de fuerzas de aversión al riesgo", dijo Mike Zigmont, jefe de negociación e investigación de Harvest Volatility Management. "El retroceso [del S&P 500] era merecido" después de que se volviera "muy sobrecomprado" a finales de julio, dijo Zigmont.

"La complacencia ha desaparecido", afirmó Emmanuel Cau, responsable de estrategia de renta variable europea de Barclays. La rápida evolución de las preocupaciones del mercado "pone en tela de juicio el entusiasmo por el soft landing y perjudica a las valoraciones de la renta variable", añadió.

Los rendimientos de los bonos a ambos lados del Atlántico se han disparado en las últimas semanas, presionando aún más las valoraciones de la renta variable: los de los bonos del Tesoro ajustados a la inflación, una medida fundamental de cuánto cuesta a las empresas pedir dinero prestado, alcanzaron su nivel más alto en 14 años.

En EE.UU., la energía es el único sector que ha subido en agosto. Las acciones tecnológicas han sido uno de los mayores lastres del mercado, con las llamadas 'siete magníficas' de Amazon, Apple, Microsoft, Meta, Nvidia, Tesla y Alphabet (matriz de Google) -que habían impulsado el repunte del mercado en los primeros siete meses de este año- sufriendo todas ellas su primera racha de pérdidas netas por tres semanas consecutivas este año.

El rendimiento de los bonos se dispara, ¿puede durar?

Apple, la mayor de las siete, ha caído cerca de 10% este mes, mientras que Tesla, la de peor rendimiento, ha perdido alrededor de un 13%. Todas las miradas se centran ahora en el fabricante de chips Nvidia, que presenta sus resultados del segundo trimestre este miércoles. Las expectativas son altas, y al menos 10 analistas elevaron su precio objetivo para las acciones la semana pasada, según Reuters.

El mes de agosto ha sido "feo", según Stuart Kaiser, responsable de estrategia de negociación de renta variable de Citi. "En las últimas [dos o tres] semanas se ha producido un cambio" en el sentimiento del mercado, dijo, "y a las acciones no les gusta".

Las compras de opciones de venta bajistas -el derecho a vender a un precio determinado- están superando a las opciones de compra alcistas en casi un 10%, casi la mayor diferencia de los últimos dos años, según Kaiser. Los inversores no son tan cautos como en marzo de 2020 o septiembre del año pasado, pero hay "cierto grado de precaución", dijo Mike Coop, director de inversiones de Emea en Morningstar Investment Management.

Las tres opciones estratégicas de Powell en Jackson Hole

Para algunos, el retroceso es señal de un mercado saludable. "El mercado ha sabido discernir en lugar de darle un pase libre [a las grandes tecnológicas] y eso es lo que uno quiere ver", dijo Quincy Krosby, estratega jefe global del broker LPL Financial."Me pone nervioso cuando los inversores se limitan a decir 'claro, subite' a todos los nombres de un sector".

Pero los problemas más profundos que acechan a China, y la preocupación de que las tasas de interés estadounidenses se mantengan más altas durante más tiempo, siguen eclipsando las consideraciones de los inversores.

Los analistas están cada vez más nerviosos por el hecho de que las perspectivas de las acciones chinas se hayan visto socavadas por la incapacidad de Beijing para cumplir sus promesas de apuntalar el sector inmobiliario, que se encuentra en apuros económicos, e impulsar la confianza de los consumidores.

Alerta en China: las exportaciones tienen la peor caída desde la pandemia

Xinchen Yu, estratega de mercados emergentes de UBS, afirma que "los costos de los retrasos y los pasos en falso de las políticas están aumentando". "Si China quiere alcanzar su objetivo de crecimiento anual del 5%, deberá adoptar medidas contundentes en las próximas semanas".

Los inversores son más pesimistas sobre Europa y China que respecto a EE.UU. Morgan Stanley espera que las acciones europeas caigan un 10% durante el invierno, ya que un "doble golpe" de "tasas de interés mucho más altas y condiciones crediticias mucho más estrictas" pesan sobre los consumidores y las empresas por igual. La fuerte dependencia europea de la ralentización de la demanda china supone un riesgo adicional.

"La confianza es una especie de comodín ahora mismo en China", afirma Minyue Liu, especialista en inversiones de BNP Paribas Asset Management.

La baja de la calificación de la deuda de EE.UU. de Fitch tiene una lógica política

"El sentimiento del mercado es bastante bajo y cualquier tipo de apoyo político sería positivo, pero si se trata de una medida puntual puede que no cambie mucho", dijo Liu. "Necesitamos una serie de medidas de apoyo político y una dirección más clara".

Y aunque los indicadores económicos siguen siendo sólidos en EE.UU., algunos gestores ven el riesgo de que el endurecimiento de la política monetaria termine por dañar el crecimiento, perjudicando aún más a las acciones.

Según Brent Schutte, director de inversiones de Northwestern Mutual Wealth Management Company, las políticas de la Reserva Federal supondrán que "el gasto se reducirá y el desempleo aumentará, inclinando la economía hacia una leve recesión".

"Una recesión actuará como un aguafiestas para el mercado de valores", añadió.

Temas relacionados
Más noticias de acciones

Las más leídas de Financial Times

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.