Beneficio fiscal

Atención JUBILADOS y PENSIONADOS: estos son los impuestos que el Gobierno no puede cobrarte

El Gobierno busca dar mayores beneficios a los jubilados y pensionados. Cuáles son los impuestos de los cuales están eximidos y en qué casos deben consultar con Hacienda.

El momento de jubilarse significa un momento donde finalmente se deja de lado la vida laboral para dar paso al ocio y la posibilidad de disfrutar de tiempo en familia.

Si bien se recomienda llegar a la edad jubilatoria con ahorros, para complementar la pensión mensual, la realidad es que muchas veces los gastos en la adultez pueden ser mucho más grandes de los que se suele esperar.

Es por ese motivo que el Gobierno dispone de pequeñas ayudas para los jubilados. Además de los beneficios que da desde el Imserso, también se hacen una serie de salvedades en forma fiscal.

Cuáles son los impuestos que no deben pagar los jubilados

Los jubilados están exentos de pagar algunos impuestos (Fuente: Freepik)

Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF)

La guía disponible en la página de la Seguridad Social facilita los procedimientos para concertar una cita previa con el fin de tramitar la jubilación. Se puede realizar esta gestión tanto por teléfono como en persona.

El IRPF afecta a las rentas generadas por los individuos, entre los que se encuentran los jubilados y pensionistas con ingresos laborales o de capital. A pesar de ello, hay casos en que los jubilados quedan liberados de este gravamen.

Por ejemplo, aquellos jubilados que reciben una pensión pública y no superan determinadas cifras estarán liberados del IRPF. Durante el ejercicio fiscal de 2022, estarán exentos quienes no superen los 12.900 euros anuales. Además, hay deducciones y reducciones aplicables que pueden disminuir la carga fiscal de aquellos que excedan esta suma.

Impuesto sobre el Patrimonio

Este impuesto se centra en el patrimonio neto de las personas, es decir, sus bienes y derechos menos sus deudas. Las personas mayores de 65 años se benefician de exenciones fiscales tanto en la venta de su vivienda principal como en otros bienes patrimoniales. En la venta del hogar, la exención se aplica si la venta se realiza como capital o renta, siempre que se utilice el dinero obtenido para una renta vitalicia asegurada, dentro de seis meses y sin exceder los 240.000 euros.

Si la reinversión en la renta vitalicia es menor al total ganado en la venta, solo se excluirá de tributación la ganancia patrimonial proporcional reinvertida. En las ventas de bienes patrimoniales distintos al hogar, los mayores de 65 años también gozarán de la exención, siempre que el dinero se destine a una renta vitalicia asegurada en un plazo de seis meses.

Además, en ciertos municipios, los jubilados pueden estar exentos del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) hasta un 75%. Es vital considerar que, en viviendas con varios propietarios, solo se aplica la exención al propietario mayor de 65 años.

El Gobierno brinda alivio fiscal a los jubilados (Fuente: Freepik)

Sucesiones y Donaciones

El Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones se aplica a las herencias y donaciones que reciben los individuos y puede cambiar según la comunidad autónoma del jubilado. 

En algunas de ellas, los jubilados pueden estar exentos si heredan de ciertos familiares directos, como cónyuges, hijos o padres. Además, hay reducciones para aquellos que hereden una casa o negocio familiar, lo cual les ayuda a disminuir su carga fiscal.

IVA

El Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) se aplica al consumo de bienes y servicios y afecta a todos los ciudadanos, incluyendo a los jubilados. No obstante, en ciertas circunstancias, los jubilados pueden estar exentos de este impuesto si compran bienes o servicios vinculados con la salud, la cultura, la educación o la vivienda

Los jubilados que requieran medicamentos o tratamientos médicos, o asistan a eventos culturales, pueden estar liberados de abonar el correspondiente IVA.

Temas relacionados
Más noticias de jubilados