Un debate tenso, con chicanas y cruces pero con poco para presentar

Santilli y Tolosa Paz acapararon la atención, mientras que Del Caño y Espert repitieron las discusiones entre derecha e izquierda. Randazzo y Hotton, en sus propias sintonías.

Los seis candidatos que encabezan las listas de diputados nacionales de la provincia de Buenos Aires protagonizaron anoche el debate televisivo. Organizado por el canal TN, comenzó a las 22 y se extendió hasta después de la medianoche.

La semana pasada había sido el de la ciudad de Buenos Aires y el formato de la provincia fue similar. Pero al ser seis participantes fue más largo y con el tiempo comenzó a mermar la tensión y el impacto de los primeros lanzamientos.

Si bien fue un solo debate, por momentos parecieron tres. Victoria Tolosa Paz, del Frente de Todos, dejó bien clara su estrategia y buscó durante todo el encuentro a Diego Santilli de Juntos. "Diego quería venir a exponer propuestas y sus propios temas. Pero bueno, si te buscan tanto, en un momento tenés que salir a responder", confesó uno de sus asesores más cercanos al terminar el debate. 

El detrás de escena del debate: la estrategia de los candidatos

Sobre el inicio se lo vio incómodo y algo dubitativo al ex vicejefe de gobierno porteño. La platense planteó desde el principio que Santilli no conocía la provincia y que lo hacía para cumplir órdenes "de su jefe político, Larreta, va a hacer todo lo que le pida".

En el público, referentes del Frente de Todos chicaneaban a sus pares de Juntos. "Es un afano, si quieren lo terminamos acá" lanzó en el primer intervalo el ministro Gabriel Katopodis, rodeado de su par Juan Zabaleta y Martín Insuarralde, ministro del gobierno provincial.

Tolosa Paz hacía hincapié en que Santilli se opuso a un fondo especial para la policía de la provincia y que defendía los intereses de la ciudad en la disputa por la coparticipación. Sobre este punto, el "colo" planteó que era inconstitucional y que Axel Kicillof no había podido resolver la cuestión de la policía.

Sobre sus propuestas, Santilli hizo foco en la seguridad y en el endurecimiento de las penas. Cuestionó a Tolosa Paz por el vacunatorio VIP, a lo que la candidata oficialista respondió que es una cuestión del pasado que ya se había discutido. Si bien al principio se había mostrado más segura, luego terminó repitiendo argumentos y perdió impacto en el cruce bilateral entre las dos fuerzas más votadas.

El segundo ring fue el que protagonizaron José Luis Espert, de Avanza Libertad, y Nicolás del Caño, del Frente de Izquierda Unidad. Ya se habían cruzado en debates presidenciales y repitieron el paso de baile. Incluso fue una reversión de la semana pasada, en la que Myriam Bregman pareció ganarle la pulseada a Javier Milei. En este caso, Espert pareció estar más suelto y cómodo en el ida y vuelta.

Ambos buscaban atacar en primer lugar al Frente de Todos y a Juntos, las fuerzas más votadas, pero terminaron confrontando entre sí por la dinámica propia del formato. El debate incluyó uno de los temas de agenda, los derechos laborales, pero se disparó hasta una reivindicación de la revolución rusa y la Unión Soviética por parte de del Caño, quien aclaró que "somos una corriente troskista".

En otro canal aparte estuvieron Florencio Randazzo, de Vamos con Vos, y Cynthia Hotton, del Frente Más Valores. Randazzo buscó mostrarse sereno cuando el debate tomaba temperatura, pero esa serenidad pareció transformarse en indiferencia por momentos. Al mismo tiempo trató de plantear cuestiones de fondo, se autocalificó como un "fanático de la gestión" y logró nombrar al DNI.

Hotton, por su parte, planteó una "revolución de los valores" y señaló que la Argentina tiene un problema moral. Pero con Randazzo, en vez de confrontar, tuvieron puntos de contacto y reivindicaron el diálogo entre fuerzas políticas distintas.

El 14 de noviembre, Randazzo y Hotton irán por sus propias bancas, mientras que Del Caño y Espert aspirarán a más de una. En la pelea de arriba, Tolosa Paz buscará acortar la distancia de cuatro puntos, mientras que Santilli buscará repetir lo obtenido en las primarias. Tres semanas antes de ir a las urnas, compartieron un debate televisivo en el que esbozaron algunas propuestas, pero sobre todo trataron de repetir latiguillos y de lanzar alguna chicana a sus adversarios.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios