Cruces, estrategias y algunos gritos en el primer debate de campaña

Vidal, Santoro, Milei y Bregman debatieron anoche y todos se autopercibieron ganadores. Hubo chicanas y algunas interrupciones, pero todos lograron imponer mensajes de campaña.

Ayer por la noche se realizó el primer debate de candidatos porteños de cara a las elecciones del 14 de noviembre. Organizado y transmitido por TN, estuvieron cuatro de las cabezas de lista que buscan sus bancas en el Congreso. No faltaron las chicanas y los cruces, pero los cuatro candidatos se fueron conformes luego de haber expresado varias de las ideas ensayadas.

Para María Eugenia Vidal, de Juntos por el Cambio, no era su bautismo de fuego: ya había debatido en 2011 como candidata a vicejefa de gobierno. En este caso, fue la primera en romper la cordialidad. Al momento de su presentación lanzó como propuesta "que todos le pidamos al Presidente la renuncia a Aníbal Fernández. Cruzó un límite y no puede ser aceptado", en alusión a la polémica con el dibujante Nik.

La ex gobernadora bonaerense mantuvo su estrategia de campaña, con una postura firme y confrontativa. Parecen lejanas las épocas en las que era una de las representantes de las palomas en Juntos por el Cambio, ya que adoptó una posición más dura ante el gobierno nacional.

La candidata buscó nacionalizar la discusión. De hecho, comparó que "la ciudad de Buenos Aires tuvo un líder de pandemia que es Quirós, que fue galardonado. En el gobierno nacional tuvieron que echar al ministro", en referencia a Ginés González García.

Vidal tuvo varios apoyos de su espacio, como las presencias de Horacio Rodríguez Larreta, Martín Tetaz o el propio Quirós. En medio de cada intervención dialogaba con sus asesores Julia Pomares y Fernando Straface.

Leandro Santoro, del Frente de Todos, tuvo que adoptar una posición defensiva en algunos pasajes. Como suele ocurrir, los candidatos referenciados en el oficialismo tienen más explicaciones que dar. Sin embargo, también logró atacar, sobre todo a Vidal.

Los ejes de su ofensiva fueron dos. Por un lado, la deuda contraída durante la administración Cambiemos. Por el otro, cuando fue interpelado por el tuit de Aníbal Fernández, retrucó con la causa en la que se acusa a Mauricio Macri de espionaje tanto a familiares de víctimas del ARA San Juan como a miembros de su propio espacio.

Pero además de apuntar a Vidal, Santoro tuvo un vínculo particular con Myriam Bregman, del FIT-U. En algunos pasajes la eligió para confrontar, consciente de que puede haber votantes que se decantaron por esa alternativa en las PASO pero que pueden ir al FDT en las generales. Dos veces también planteó que "Myriam tiene razón", como una forma de generar cercanía ante simpatizantes de ese espacio.

La "rusa", por su parte, también se fue conforme con su intervención. Desde el inicio buscó rivalizar con Javier Milei, de La Libertad Avanza. Ideológicamente, a priori eran los más alejados, por lo que es difícil imaginar que se puedan estar disputando votantes entre sí. Sin embargo, ambos se sentían cómodos subiendo al ring al otro. Bregman planteó que todas las otras fuerzas tenían asegurada su representación en el Congreso, mientras que lo que se jugaba en la elección era la posibilidad de que ella pueda ingresar.

El economista, mientras tanto, parecía en su salsa en medio de las discusiones y chicanas. Fue el más involucrado de los cuatro en los problemas para respetar los tiempos y las pautas prefijadas. De hecho, cuando podía elegir a uno de los otros candidatos para hacer una pregunta, eligió esquivar la posibilidad y dirigirse a toda la sociedad.

En todo momento apuntó a "la casta política" e igualó a todos sus rivales como partes del mismo problema. Desde su entorno se mostraron conformes, ya que creen que fue el único que aportó datos concretos.

Sin embargo, entre Milei y Bregman elevaron el tono de la discusión y sus equipos, detrás de cámara, se lanzaron insultos. A diferencia de lo que sucedía en la pantalla, en donde estaban uno al lado del otro, en las gradas ocurría lo contrario: en una punta estaban los del FIT y en la otra los libertarios, lo que generó dos cosas: que los gritos tengan que ser más fuertes y que se evitara la confrontación.

Durante varios pasajes, la producción del programa tuvo que cortar los micrófonos de los candidatos debido a que no respetaban los tiempos y las pautas acordadas. Sin embargo, todos pudieron lanzar mensajes de campaña.

El miércoles de la semana que viene, en el mismo escenario, será el turno de los candidatos de la provincia de Buenos Aires: Diego Santilli, Victoria Tolosa Paz, Nicolás Del Caño, José Luis Espert, Florencio Randazzo y Cynthia Hotton.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios