Foro sobre igualdad

Malcorra: "Ahora más que nunca es fundamental asignar recursos a los sectores más vulnerables"

La ex canciller puso a la violencia de género, educación y participación de mujeres en la economía como prioridades. Analizó las discusiones globales para asistir a países como Argentina. "El Fondo en manos de Georgieva tiene otra perspectiva pero depende del directorio. Yellen tiene el joystick", dijo.

 Desde Madrid, la ex canciller Susana Malcorra analizó el mayor impacto de la pandemia en las mujeres y advirtió que es necesario ampliar el financiamiento y dirigirlo para cerrar las brechas. El 57% de pobreza infantil en la Argentina tiene su correlato también preocupante a nivel global: "el 22% de las niñas que dejaron las escuelas durante 2020, no va a retomar", según detalló en base a datos de Naciones Unidas.

Malcorra participó del Foro Generación Igualdad que se realizó de forma virtual en México, donde se analizó el cumplimiento de las metas de la Declaración de Beijing de la Conferencia Mundial sobre la Mujer de 1995. El resultado de la evaluación no fue bueno.

"Estos temas están lejos de estar resueltos y ahora menos que un año atrás. La plataforma de Beijing estableció objetivos muy ambiciosos y en los últimos 5 a 10 años la agenda se ha frenado", remarcó en diálogo con El Cronista la ex ministra de Relaciones Exteriores, que integra GWL Voices, una entidad de mujeres líderes.

-¿Cómo impactó la pandemia en las brechas de género?

-El impacto de Covid fue más alto en las mujeres porque son las que trabajan en la economía informal, sobre las que cae el cuidado y la educación. Hay datos preocupantes. Según Naciones Unidas, el 22% de las niñas que dejaron las escuelas, no van a retomar cuando se vuelva a la normalidad.

-¿Cuáles son los indicadores muestran el retroceso?

-Queda casi todo por hacer para la participación de la mujer. Si bien hubo avances, las mujeres somos el 50%+1, en cualquier indicador que se mire, la mujer está mínimamente representada. En el global es 25% la representación parlamentaria. A nivel de liderazgo político, lo mismo ocurre en el sector privado: sólo el 9% del Fortune 100 -indicador de empresas líderes- son mujeres. Una cosa es el movimiento de la sociedad civil, que es muy activo, y otra cosa son las mediciones. 

-¿Cree que hay resistencia a generar las condiciones para la igualdad?

-Existe evidentemente una coalición non-sancta que apunta a hacer retroceder todos los avances, un grupo muy conservador que plantea que los derechos de la mujer se enfrentan con los derechos de la familia. Esto es un diseño, no es casualidad sino que es causalidad. Se ve reflejado en la agenda que tienen partidos políticos que cada vez ocupa más espacio. La transformación no es solo condición de la sociedad civil sino que tienen que existir las leyes. Hay avances y podemos hablar con orgullo de la Argentina lo que es la legalización de la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) pero hay casos en la región gobiernos que miran con escepticismo las políticas de igualdad.

-A nivel global se analizan paquetes de estímulo, hay suspensión de deudas para los países de menores ingresos. ¿Cómo impactan esos recursos en los sectores vulnerables, donde predominan los niños y las mujeres?

-Todos los indicadores retrocedieron con las pandemia. Todos los paquetes de estímulo tienen que ser puestos en marcha con una perspectiva de género e incluir no sólo a las pyme sino a las pyme lideradas por mujeres. Tienen que asegurar el regreso de las niñas a los colegios, tiene que haber una decisión consciente de los gobiernos. Ahora más que nunca es fundamental la asignación de los recursos a los sectores más vulnerables.


-Kristalina Georgieva del FMI y Janet Yellen del Tesoro de los EE.UU. hablan de justicia social, inclusión y perspectiva de género. ¿Cree que se traduce en políticas?

-Kristalina depende de las decisiones de los países y Yellen tiene el joystick para poder manejarlo. Un organismo como el Fondo en manos de Kristalina le da una nueva perspectiva para el desarrollo. Plantea cosas que nunca se habían escuchado en el FMI. El Foro Generación Igualdad convocó a asignar los recursos de forma inteligente pero ahora es importante que los países adopten esa realidad. El de género es un punto que atraviesa todos los sectores.

-Argentina está frente a una nueva renegociación de deuda. ¿Pueden la situación social y las brechas ser un elemento de negociación?

-Se está analizando de un cambio en la asignación de los derechos especiales de giro (DEG) del Fondo Monetario para dar más financiamiento a los países más comprometidos y los países de renta media. Europa y Estados Unidos invierten el 20% del PBI en paquetes de estímulo y en nuestra región el número es el 6% del PBI. Existe un waiver de deuda para países de ingresos bajos pero los DEG pueden ser una oportunidad. Hay que hacer un cruce y aumentar la posibilidad de financiar a otros países de renta media. Esto podría hacerse en un objetivo más claro a planes que piensen en el desarrollo de las mujeres.

-Durante el foro se plantearon varios puntos como la violencia contra las mujeres, la educación, la igualdad de oportunidades, la participación laboral. ¿Cuáles son las prioridades para la recuperación pospandemia?

-La violencia se disparó durante la pandemia y todas las mediciones que hay indican que las denuncias están subrepresentadas. Una mujer sin empoderamiento económico no puede salir de la situación de violencia. Es una faceta necesaria para su propio desarrollo, una contribución al PBI pero también es fundamental para su libertad personal.

Lograr destrabar el acceso de la mujer a la economía y a las posiciones de decisión es necesario. No es suficiente que fuéramos el 50% de la base del trabajo sino que tiene que distribuirse en toda la pirámide. Los lugares donde se toman las decisiones tienen que tener representación de la diversidad de la sociedad.

Pero lo primero, aunque lo nombre al final, es la cuestión de la educación. Si no logramos que las chicas se desarrollen, las posibilidades de participar en la economía se reducen enormemente. Todas son prioridades pero estas son las más importantes.

-¿Cómo ve al país en cuanto a avances en materia de género?

-Argentina históricamente ha estado en la avanzada. Desde el punto de vista cultural tenía muy reconocido el avance de la cuestión de género pero desde el punto de vista legislativo nos queda un enorme recorrido pero todavía más en la aplicación de las leyes. En el Poder Ejecutivo, Justicia, Legislativo -pese a los cupos- y en el sector privado, la participación sigue siendo muy baja. Partiendo de una situación positiva no hemos sido capaces de plasmar eso. Argentina no está en una situación fácil porque las prioridades son múltiples pero mejorar la participación de las mujeres sería una oportunidad.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios