Factor claveExclusivo Members

Sufre el empleo privado: los números que preocupan y los temores de la industria

Las cifras que se comienzan a ver no son alentadoras y están atadas a cuestiones macro. Por qué las empresas no ven que el panorama pueda mejorar en el corto plazo.

Que el empleo estatal muestre signos negativos no sorprende, y hasta de hecho era lo esperable en el arranque de la gestión de Javier Milei. Muy buena parte de su campaña electoral se basó en el achicamiento fuerte del Estado, y de hecho semanas atrás anunció que la idea en una primera etapa era recortar unos 70.000 puestos.

Sin embargo, lo que se comienza ver ahora es que el empleo privado también muestra signos de debilitamiento.

Las primeras alertas las dio a conocer la propia Secretaría de Trabajo, a través de la Encuesta de Indicadores Laborales (EIL), que registró en febrero una baja de 0,3% respecto de enero, un retroceso que si bien no parece contundente si se mira solo la cifra, sí es marca que es la peor marca para ese mes desde 2002.

Incluso, esta nueva baja confirma el proceso de achique que se viene viendo en el sector privado. Entre noviembre del año pasado y febrero de 2024 se dio una contracción de 0,9%.

En términos interanuales, el nivel de empleo registrado creció 0,1%, es decir que está prácticamente estancado.

De cara a lo que viene, el panorama no es el más alentador, al menos en el corto plazo. Luis Campos, economista de la CTA Autónoma y especialista en temas laborales, advierte que los números macro que se están viendo no permiten ver un horizonte cercano que modifique el escenario actual.

"El empleo registrado cae desde agosto de 2023 pero con bajas marginales. A partir de diciembre lo que comenzó a ocurrir es que el proceso se intensificó", apuntó Campos.

El especialista afirma además que -en base a enero, los últimos que brindó el Indec- "la baja en el sector privado registrado se inició en agosto. Desde entonces la caída fue de alrededor de 70.600 trabajadores. Más del 80% se explica por la disminución del empleo en la construcción", aunque ya muchos otros sectores "empezaron a mostrar números rojos".

El efecto consumo y actividad

Esto tiene que ver directamente con que ejes centrales como el nivel de consumo y actividad no reaccionan. Un ejemplo de esto lo aporta la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados (Ciccra) que marcó para el primer trimestre del año una baja en el consumo de 17,6% contra igual período de 2023, con un total de 499,7 mil toneladas, el más bajo en los últimos 30 años.

Lo mismo ocurre con la producción industrial. En febrero pasado el Índice de producción industrial (IPI), según el Indec, cayó 9,9% respecto a igual mes de 2023, y sumó en el primer bimestre de 2024 un retroceso de 11,1% respecto a igual período de 2023.

A raíz de esto, la utilización de la capacidad instalada en la industria fue de un 57,6% en febrero, una reducción importante si se tiene en cuenta el 65% del mismo mes de 2023.

Ante todo esto, las empresas en general están lejos de pensar en signos de reactivación. No se anotan por el momento situaciones de suspensiones y despidos -más allá de casos muy puntuales-, pero hoy las industrias no se atreven a asegurar que sea una tendencia que no llegará, en la medida que fuera.

"Sin un cambio de las cuestiones macro es imposible hoy pensar en que se podrá ver algo diferente a lo que vemos hoy. No podemos realmente saber si se revertirá la ecuación y el nivel de empleo podrá volver a subir", sostuvo representante de la industria a El Cronista. El Gobierno augura un cambio de tendencia para el segundo semestre.

Según Campos, incluso, "en medio de este panorama lo mejor que podría pasar es que al menos no caiga". Es que hay sectores, como el de la construcción, uno de los que más nivel de empleo aporta pero que tienen un panorama más complejo por el freno total de la obra pública, que acumularon una baja anual de 11,2% en febrero.

El descenso del nivel de empleo registrado privado se da en empresas de todos los tamaños, con bajas que se mueven entre el 0,2% y el 0,4%. Las más afectadas son las que tienen entre 50 y 199 trabajadores, es decir micro y pequeñas empresas.

De cara a lo que viene, Campos advierte que "hoy no hay un sector que aparezca como gran creador de empleo", aunque sostiene que "se podría ver alguna luz en algún área relacionada con las exportaciones".

Dentro de este contexto, el otro punto a analizar es el salarial. En enero, según los últimos datos oficiales, el salario promedio en el sector privado registrado creció un 24,5% y le ganó a la inflación. Sin embargo, en la industria advierten que esto ocurre en un contexto de apreciación cambiaria delicada e inflación que crece menos por menor consumo. "Es todo a muy corto plazo", definen.

Temas relacionados
Más noticias de Empleo

Las más leídas de Economía y Política

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.