DESACELERACIÓN

Sorpresa en la actividad económica: las consultoras proyectan un menor crecimiento para 2021

Hace tres meses que la economía no crece y en mayo se espera otro resultado negativo por el impacto de la segunda ola. En contra de los pronósticos de Guzmán, el mercado estima un PBI del 6%.

 Con el aumento de restricciones, por el recrudecimiento de la segunda ola, la economía mostró en abril una caída muy superior a lo que se esperaba. Esta noticia provocó que las proyecciones de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) que se ubicaban en torno al 7% -según sostuvo el Ministro de Economía a principios de año- pasen a ser para el mercado de 6%.

Junio se termina y con él queda atrás la primera mitad del año. El nuevo semestre trae novedades y entre ellas el ajuste de proyecciones de indicadores clave como el de actividad económica. El Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) cayó un 1,2% en abril con respecto a marzo según el Indec. El mercado preveía un descenso por las mayores restricciones a la movilidad, pero en torno al 0,6%, por eso el dato sorprendió.

En la comparación interanual, la economía acumula un crecimiento del 28,3%, un número de gran magnitud porque se contrapone contra abril del año pasado, cuando hubo un desplome de la actividad económica por el impacto de la pandemia.

"Estimamos que para este año el crecimiento de la economía será cercano al 6%. Por el arrastre estadístico de marzo, si la actividad se hubiera mantenido a ese nivel desestacionalizada daría un crecimiento anual del 7,1%, sin embargo, esperamos que sea cercano a 6% por la desaceleración del segundo trimestre", sostuvo Fernando Marengo, socio y economista jefe de Arriazu Macroeconomistas.

Desde que comenzó el año la economía acumula un crecimiento de 0,5% contra diciembre y, lleva tres meses consecutivos de bajas. De esta manera, la actividad se sitúa tres puntos por debajo del nivel pre pandemia en febrero de 2020. Las perspectivas a futuro son de una nueva caída de actividad para mayo por lo que el segundo trimestre terminaría con números negativos. 

La principal causante de que desde febrero la economía caiga es la variable de la movilidad: cuánto se desplazan las personas, específicamente a sus lugares de trabajo. Desde que comenzó la pandemia el nivel de actividad económica está profundamente correlacionado con este indicador.

"A pesar del mal dato aún hay espacio para una recuperación en los próximos meses. Empeora las perspectivas pero creemos que aún es muy pronto para cambiar nuestra proyección anual. Estamos esperando que la economía pueda cerrar el año en torno al 6.5%, por debajo de lo que proyecta el Ministerio de Economía. Sucede que quizás antes veíamos a ese 6.5% como un piso y ahora como un techo", explicó Guido Lorenzo, economista director de LCG.

En el corto plazo, hasta las elecciones de medio término en septiembre, el Gobierno apunta a aumentar el poder de compra para motorizar el consumo tanto con la reapertura de paritarias, como con una política fiscal más expansiva y, así amortiguar los efectos del cierre por la segunda ola.

"Mi lectura es que es una caída transitoria del segundo trimestre y en el tercer trimestre con menos casos de coronavirus, más cantidad de vacunas y el mundo creciendo a partir de junio se retomará el sendero de crecimiento", detalló Fernando Marull, economista de la consultora FMyA.



Tags relacionados

Compartí tus comentarios