AFIP

Se postergará para junio el pago del retroactivo por la devolución de Ganancias

Más allá del apuro por debatir la reforma en el Congreso, en abril todavía se pagará el impuesto según el esquema viejo y recién a principios del mes seis se cobrará lo retenido durante enero, febrero, marzo y abril.

Pese a que Alberto Fernández promulgó ayer la Ley 27.617 sancionada en abril que reforma el Impuesto a las Ganancias, el monto que los asalariados que dejaron de estar alcanzados por el impuesto debían cobrar a principios de mayo por efecto retroactivo, pasará a abonarse en junio

La modificación permite que las personas que cobran un salario bruto inferior a $150.000 dejen de pagar el impuesto a las Ganancias, por lo que pasarán a tributar solo 7 de cada 100 empleados en relación de dependencia. Hasta la actualidad los trabajadores con un sueldo bruto superior a $74.810 debían abonarlo.

Como los cambios regirán desde el primero de enero se devolverá por efecto retroactivo lo que se haya descontado en los primeros meses del año. Esa devolución se esperaba que sea entre fines de abril y principios de mayo pero como falta la reglamentación del Poder Ejecutivo pasará a abonarse entre fines de mayo y principios de junio. 

De esta manera, una vez que la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) y el Ministerio de Economía reglamenten la norma, los asalariados cobrarán lo que se les haya retenido durante enero, febrero, marzo y abril. 

Según los cálculos oficiales, se volcarán a la economía entre $ 10.000 y $ 15.000 millones que las empresas retuvieron y deberán reintegrar y el Gobierno nacional estima que se destinarán a consumo. 

Aunque tributaristas advierten que la AFIP podría disponer del pago en cuotas, fuentes del equipo que redactó la reforma explicaron a El Cronista: "la devolución se hará en un pago, en el primer recibo de sueldo posterior a que se reglamente la norma". 

Además, un punto fundamental que depende de la reglamentación del Poder Ejecutivo es lo que sucederá con los trabajadores que tengan un sueldo de $150.001, es decir, que estén levemente por encima del límite. 

Quienes cobren más de $150.000 brutos por la regresividad de la reforma se iban a ver obligados a empezar a pagar el impuesto desde las alícuotas más elevadas, exactamente un 27%

Sin embargo, durante el debate en el Parlamento se modificó el proyecto para que quienes cobren entre $150.000 y $173.000 brutos ($ 143.500 netos) tengan un mecanismo gradual y progresivo que lo definirá el Poder Ejecutivo.



Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios