RESTRICCIÓN EXTERNA

Crecen los amparos judiciales para liberar importaciones

Desde que comenzó la pandemia se realizaron 350 presentaciones en tribunales. Unas 200 ya tuvieron el visto bueno para acceder a la mercadería desde el exterior según datos de la Cámara de Importadores.

La escasez de dólares llevó a restringir el acceso al pago de importaciones pero también hay demoras en las aprobaciones de licencias (LNA), según aseguran algunas empresas que ante ese escenario, decidieron volcarse a la vía judicial para destrabar las operaciones. Para el Gobierno, se trata de casos puntuales. "La mayoría de las empresas operan con normalidad", aseguran.

En ese contexto, según indicaron fuentes de la Cámara de Importadores (CIRA), cada vez más compañías recurren a los amparos judiciales, en especial desde el comienzo de la pandemia. De las 350 empresas que se presentaron en los tribunales comerciales, unas 200 lograron pronunciamientos favorables por parte de los juzgados de primera instancia.

En las sentencias, los jueces ordenan al BCRA que habilite al banco comercial a pagar o a la Aduana, para que libere la mercadería. Desde el Gobierno aseguraron que las empresas que van por la vía judicial "no representan una cifra significativa" y remarcaron que "la mayoría de las empresas opera normalmente y no recurren a la justicia".

"La Cámara de Apelaciones del Fuero ya ha confirmado numerosos pronunciamientos dictados por este Juzgado, lo que denota un entendimiento claro por parte de la Justicia de la operatoria que está llevando a cabo el Estado y la problemática que están viviendo las empresas", indicaron desde la Cámara de Importadores. El amparo puede tardar entre 60 y 80 días, según "el ímpetu" de los abogados o los juzgados.

Pese a las mayores restricciones, las importaciones avanzaron un 25% en el último mes del año pasado, muy por arriba del 5% de recuperación industrial. El 80% de las compras al exterior son materias primas, insumos o maquinarias para producción. "Una brecha elevada alimentó las expectativas de devaluación, posponiendo ventas al exterior y adelantando compras", indicó un análisis de LCG sobre los últimos números disponibles del Indec. El recurso de atrasar al tipo de cambio real podría abaratar las importaciones y aumentar la presión sobre las divisas, remarcan los economistas.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios