PRECIOS Y SALARIOS

Qué piden las pymes para poder subir los salarios más que la inflación

Las pequeñas y medianas empresas reclaman baja de impuestos y tarifas moderadas para cumplir con el pedido oficial de aumentar sueldos por arriba de los precios. Hay diferencias por sector.

 Ante un escenario de aceleración inflacionaria en los últimos meses, impulsado por el precio de los alimentos, uno de los mayores objetivos del Gobierno para este año es que los salarios queden algunos puntos por encima de la meta de inflación oficial que es del 29%, según figura en el Presupuesto. Sin embargo, desde el sector pyme advierten que su estructura de costos es muy disímil a la de las grandes empresas y hoy no lo ven como un horizonte cercano.  

Tanto el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, como la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca Bocco, dejaron en claro que el Gobierno no busca fijar un "techo" para las paritarias sino lograr "una recuperación que se sostenga en el tiempo" para tener una "demanda más pujante", según definió el ministro de Economía, Martín Guzmán

En la estructura de costos de las pequeñas y mediana empresas, los salarios junto a los impuestos al trabajo representan el 50% de los costos totales. "Mientras que en las grandes empresas son la mitad, cualquier aumento en la pyme impacta el doble", aclaró Pedro Cascales, miembro del consejo directivo de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME). "Un aumento por encima de la inflación sólo de podrá dar si hay baja de impuestos o más producción de bienes y servicios. Hoy no parece ser algo en el horizonte cercano", agregó. 

Desde el sector hacen hincapié que las pymes no sólo no son formadoras de precios, sino que en cada rubro deben competir contra miles de pequeñas empresas, por lo que durante las recesiones o por la actual prohibición de despidos, en vez de poder trasladar los mayores costos a precios, deben cerrar. 

Además, la situación de los diferentes rubros es heterogénea. Las paritarias de comercio se cerraron en enero por la inflación del año pasado, pero en marzo se empezará a negociar con respecto a 2021. 

Empresarios del sector dijeron a El Cronista "como mucho los aumentos serán del 29%, no vemos posible que estén por encima. A la vez, nos encantaría que la meta del Gobierno se cumpla, pero ya arrancamos con 4% de inflación en enero, sumado a que el año pasado con una caída de la actividad cerca del 11% y congelamiento de precios la inflación fue del 36% y estuvo retraída. Creemos que será superior al 40%". 

Otros dos sectores que se encuentran en puntos extremos son el turismo y el de la construcción. El primero, fue uno de los más golpeados por la pandemia y arrancará sus negociaciones paritarias en abril. Aldo Elías, presidente de la Cámara Argentina de Turismo (CAT), explicó que la clave para que se mantenga el poder adquisitivo estará en la evolución de los aumentos que realice el Gobierno como de impuestos o tarifas, "si las tasas siguen subiendo como hizo la Ciudad de Buenos Aires con el ABL veo muy difícil que el aumento de salarios le gane a la inflación", concluyó. 

La construcción es una de las principales actividades con la cual el estado Nacional apunta a reactivar la economía, por lo que las expectativas en el sector son positivas. "Si el Estado logra cumplir la meta de inflación del 29%, es posible que los salarios superen la inflación. Pero hasta el momento vemos que los anuncios sobre la continuidad de obras que quedaron paralizadas son promisorios", detalló Daniel Mafud, presidente de la confederación de pymes constructoras de Argentina. 

A diferencia de la realidad de las pymes promedio, en las obras de ingeniería la incidencia de los salarios en el costo total es del 10%. Sólo en las obras de arquitectura el componente de la mano de obra supera el 50%. 






Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios