Guerra Rusia-Ucrania

Del guiño de Putin a la Argentina por no imponer sanciones a Rusia a los malabares de los exportadores para cobrar

El canciller ruso Lavrov tendió una señal a los países como la Argentina que no aplicaron sanciones, como promovían Estados Unidos y la Unión Europea. Los exportadores buscan no perder las operaciones con el mercado euroasiático.

La guerra desatada por Rusia en Ucrania sigue rebotando en la economía de la Argentina con señales contradictorias: mientras que Moscú emitió en las últimas horas un mensaje favorable hacia el gobierno de Alberto Fernández y otros países que no fueron tan duros con sanciones económicas, las empresas argentinas que exportan al mercado ruso hacen malabares para poder cobrar la entrega de sus productos o temen por la falta de solvencia de los rusos.

El canciller ruso y mano derecha de Vladimir Putin, Serguéi Lavrov, declaró que hay naciones "que nunca aceptarían la aldea global bajo el mando del sheriff estadounidense". 

Al mismo tiempo, el canciller de Rusia tendió un guiño al gobierno de Alberto Fernández, entre otros países, al sostener ante la cadena Russia Today que "China, India, Brasil, Argentina, México: estos países no quieren estar sólo en la posición en la que el Tío Sam ordena a ellos algo y ellos dicen 'Sí, señor'", dijo en una clara alusión a Estados Unidos.

Lavrov tendió así un puente a aquellos países como la Argentina que aún no emitieron sanciones económicas contra Rusia por la guerra como ya lo hicieron Estados Unidos, la Unión Europea, Australia, Canadá y el Reino Unido, entre otros. 

Esta fue la segunda vez en menos de 10 días que Moscú envía mensajes de buenas intenciones hacia la Argentina. La última vez fue un discurso que ofreció el representante especial del canciller para las relaciones con los países de América Latina y el Caribe, Alexander Schetinin, a los embajadores de América latina, entre los que estaba un diplomático de segunda línea de la embajada Argentina en Rusia. 

Según consignó El Cronista, la administración de Putin agradeció a la Argentina y otros países el hecho de no sancionar a Rusia por la guerra librada en Ucrania.

Fuentes diplomáticas de Argentina evaluaron que la decisión de Putin de destacar a aquellos países que no sancionaron a Rusia en términos económicos busca poner en una situación "de incomodidad" al gobierno de Alberto Fernández frente a Estados Unidos y los países occidentales. Pero en la Cancillería aseguran que todavía no hay intenciones de Argentina de aplicar sanciones a Moscú.

Sin embargo, las empresas argentinas que comercializan con Rusia no sólo no sacan ninguna tajada de todo esto sino que hoy sufren de manera muy directa los embates de la economía rusa y hacen malabares para poder subsistir.

BANCOS Y PUERTOS

La semana pasada El Cronista dio a conocer un detallado informe de la Cámara de Comercio e Industria Argentino-Ruso en la que destacaban que más de 400 compañías radicadas en Argentina padecen graves problemas para comercializar en estos días con Moscú y muchas de ellas corren peligro de quebrar sus negocios.

Entre los problemas que enfrentan estas compañías se encuentra la devaluación del rublo, los problemas de logística, los pagos pendientes porque los importadores rusos no pueden girar fondos a los exportadores argentinos por el bloqueo de SWIFT, el  bloqueo de espacio aéreo y las demoras al momento de aprobar documentación de exportación para liberar carga. 

Frente a estos problemas y transcurridos más de 20 días de conflicto bélico en Ucrania los empresarios argentinos empezaron a hacer malabares administrativos o bancarios y a buscar vericuetos legales para poder sortear la falta de pagos.

Según indicó a El Cronista Matías García Tuñón, coordinador de la Cámara de Comercio e Industria Argentino-Rusa, muchos empresarios lograron sortear los bloqueos bancarios utilizando las entidades financieras que usan los empresarios rusos como el Rosbank, propiedad de la francesa Societe Generale, la italiana Unicredit y el banco austriaco Raiffeisen que hoy serían los canales activos.

Es decir, las empresas argentinas hoy se comunican con sus compradores rusos y buscan recibir los fondos desde bancos habilitados en Rusia para hacer los pagos. Al parecer sobre estos bancos no se estaría aplicando el bloqueo SWIFT y ello es aprovechado para canalizar los pagos. 

"Paulatinamente los importadores rusos están cumpliendo sus compromisos de pago con los exportadores argentinos mediante los pocos bancos rusos habilitados solicitando los importadores una renegociación de los valores de la mercadería comprada, en función a la devaluación del rublo de 74 rublos por dólar a 106", dijo García Tuñon.

Sin embargo, esta renegociación puede generar dificultades al exportador argentino ante las autoridades del BCRA a la hora del ingreso de las divisas, sumado a la perdida que le genera al empresario argentino el dinero abonado "demás" al fisco por el pago de derechos de exportación por valores que inicialmente eran superiores a los finalmente re-negociados, siendo esta diferencia no devuelta por AFIP.

A su vez, el coordinador de la Cámara de Comercio e Industria Argentino-Rusia destacó que "algunas logísticas internacionales como CMA-CGM, por citar un ejemplo, están haciendo llegar la carga pendiente o en tránsito a los principales puertos rusos, sobre todo a San Petersburgo que es el principal destino de las exportaciones argentinas a Rusia, aunque la mayoría de las líneas están bajando al mínimo la participación en el mercado ruso hasta tanto la situación se normalice".

Es decir, en relación al tránsito de carga, en los últimos días -informó la Cámara de Comercio e Industria Argentino-Rusia- las empresas marítimas están agilizando los envíos de productos. En algunos casos los empresarios lograron desviar las mercaderías que estaban frenadas en buques a otros países para poder vender y no perder la operación. Pero este tipo de artilugios administrativos son muy costosos. 

Por otra parte, la Argentina no emitió aún ninguna resolución (ni el Banco Central ni la AFIP) sobre empresas argentinas que operan con Rusia y no pueden liquidar divisas antes de los 180 días.

Tampoco hay intenciones del gobierno argentino de devolver los derechos de exportación a empresas que ya los pagaron pero que sus operaciones nunca llegaron a Rusia. Este es un tema que muchos operadores se quejan pero que aún no hay respuesta alguna de parte del gobierno. 

No todas las empresas que exportan a Rusia son grandes. Se sabe por datos oficiales que de las 400 que envían sus productos a Moscú sólo hay unas 20 grandes que comercializan con Rusia. Pero el resto son pymes o medianas empresas que hoy tienen graves problemas. La mayoría de estas exportan a Rusia cítricos, peras, manzanas, productos de la pesca, carne y vinos. 

En 2019 Rusia importó de todo el mundo 235.000 millones de dólares, de los cuales 814 millones fueron de la Argentina. En 2020 la Argentina exportó unos 455 millones de dólares a Moscú y en 2021 U$D 414 millones. La reducción se dio por la pandemia. Pero ahora la situación será peor. A todo ello se le añade las exportaciones de gas y petróleo que Rusia provee al mundo entero y que ahora estan frenadas.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.