SEGUNDA OLA

La CGT se planta contra las restricciones y teme por una ola de despidos y suspensiones

La central sindical reclama la continuidad del decreto que prohíbe los despidos y de la doble indemnización para cesantías sin causa. Preocupación creciente por el futuro de las negociaciones salariales

"Acá el gran temor es que se repita el escenario del año pasado pero sin un peso en el bolsillo: el peor de los mundos". La descripción corresponde a uno de los principales caciques de la conducción de la CGT y expresa en toda su dimensión la preocupación creciente entre la dirigencia gremial respecto al impacto de posibles restricciones duras sobre el todavía golpeado aparato productivo y posterguen en el tiempo las expectativas de recuperación de la economía.

La inquietud mayor de los referentes de la principal central sindical se vincula a la posibilidad de que, ante un contexto de multiplicación de cierres de actividades para contener el avance de la pandemia, se profundice la presión sobre el empleo, ahondando la escena ya instalada de destrucción de puestos de trabajo y suspensiones masivas de personal. La foto de las fuertes restricciones impuestas en diversos países de Europa para intentar contener la ‘segunda ola' de Covid-19 es el espejo que enciende todas las luces de alarma entre los sindicalistas.

"Hay peligro de que terminemos con una ola de despidos si siguen subiendo los casos y se amplían las restricciones", alertó a este diario el titular de un importante sindicato del sector productivo y recordó que ese temor fue el eje de la conversación que mantuvo ayer la denominada ‘mesa chica' de la central obrera en la sede del gremio de UPCN. 

Arranca la negociación de las paritarias de comercio: ¿de cuánto es el pedido de aumento?

En gran medida, la inquietud sindical se concentra en lo que pueda ocurrir con el avance de la pandemia durante la primera quincena de mayo. Prevén que, a esa altura y sin condiciones objetivas que garanticen un amesetamiento de los contagios, el Gobierno decida avanzar con la interrupción transitoria de la actividad en algunos sectores industriales y la construcción, reavivando el escenario de inestabilidad laboral.

Como un anticipo frente a ese eventual horizonte, en la cúpula cegetista decidieron volver a la carga con las negociaciones con el Gobierno en el afán de garantizar la continuidad tanto del decreto que prohíbe los despidos como del mecanismo de doble indemnización por cesantías sin causa. A la par, ya se plantean la alternativa de renovar el acuerdo con los sectores empresarios para mantener el régimen de suspensiones de personal con la garantía de cobro del 75% del salario.

El otro tema que inquieta a los jefes de la central obrera se relaciona con el futuro de las paritarias, justo en momentos en que está en pleno desarrollo la etapa de renovación de la mayoría de los acuerdos salariales. En ese sentido, varios dirigentes advirtieron que la situación pone en riesgo el futuro del acuerdo de precios y salarios, la estrategia que puso en marcha el Gobierno para intentar contener la inflación en la pauta presupuestaria del 29%, y amenaza con postergar unos meses las negociaciones y, en consecuencia, la efectivización de los aumentos.

Al respecto, recuerdan lo ocurrido en 2020 cuando la mayoría de las organizaciones sindicales consensuó el pago de sumas fijas transitorias y pateó para el segundo semestre del año la discusión de las subas porcentuales, una situación que provocó un deterioro importante de los salarios reales. 

Si bien en algunas actividades se logró durante el primer trimestre de este año compensar el retraso salarial de 2020, en otras -como el caso paradigmático del personal de Sanidad- aún sigue la pulseada, incluso con conflictos y medidas de fuerza, para actualizar los salarios. "Encima ahora no tenemos el aumento salarial de $ 4000 que dio el Gobierno a principios del año pasado y que sirvió de colchón para demorar las paritarias", alertó otro gremialista.

En la reunión de ayer, encabezada por Héctor Daer, también surgieron algunos planteos respecto a la asistencia financiera a las obras sociales y las complicaciones que enfrentan en el marco de la pandemia. La decisión, sobre ese aspecto, apunta a retomar el diálogo con las autoridades sanitarias para garantizar mayores recursos a las prestadoras gremiales de manera de poder solventar los mayores gastos por el aumento de los contagios.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios