Paritarias

El Gobierno cerró con una parte de los estatales: de cuánto será el aumento en febrero

Por segunda vez en el verano, el Ejecutivo de Milei convocó a negociar un aumento salarial. Desde ATE lo tildaron de insuficiente y anunciaron que habrá medidas la próxima semana. El antecedente bonaerense

El gobierno de Javier Milei y los estatales de la administración pública nacional se cruzaron en la segunda reunión paritaria de 2024 con un acuerdo parcial al que accedió uno de los gremios mientras que el otro no solo lo rechazó sino que, además, llamó a un paro para la próxima semana en la estructura nacional. La cita llegaba a solo una semana de la frustrada convocatoria al Consejo del Salario Mínimo que ya había caldeado los ánimos sindicales.

Según consignaron en un comunicado, desde la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), se rechazó la propuesta del 12% por parte del Gobierno por considerarla insuficiente frente al 20,6% de inflación del último mes. "Este ofrecimiento no se corresponde con la evolución que han mostrado los precios durante las últimas semanas y agrava el deterioro de los salarios en el Sector Público", indicó el secretario general del sindicato, Rodolfo Aguiar.

Sostuvo además que "se trata de una oferta que aumenta el número de estatales con ingresos por debajo de la línea de pobreza". Y convocaron a una medida de fuerza para la última semana de febrero junto al Frente de Trabajadores Estatales donde también demandarán la incorporación de los contratos cesanteados que rondan el millar.

Distinta actitud asumieron los representantes de la Unión de Personal Civil de la Nación (UPCN), que suscribieron el incremento del 12% por lo que el acuerdo entraría en vigor para la totalidad de la planta englobada en la administración centralizada, con el pago de los salarios de febrero.

El principal ruido, en la antesala de la cita para debatir una nueva suba para los salarios estatales de la administración nacional, era que en ATE pronosticaban que la oferta del Ejecutivo iría varios puntos por debajo del 20% que pretenden, en línea con la inflación de enero. La meta de los representantes gremiales era no resignar mayor poder adquisitivo, aunque también llevaban otros temas a la mesa de negociación.

La semana pasada, el Gobierno nacional convocó a las y los trabajadores estatales a una reunión paritaria que se concretó hoy en la Secretaría de Trabajo, Empleo y Seguridad Social. Fue el segundo encuentro del gobierno de Milei con los representantes de los trabajadores y trabajadoras del Estado luego del primer acuerdo, en enero pasado, donde cerraron un 16% de suba salarial si bien solo alcanzó a una parte de la plantilla nacional en ese momento.

La nueva convocatoria llegó de la mano del compromiso asumido por el Gobierno para revisar el avance de la inflación mes a mes. Así y todo, desde la ATE fueron los primeros en advertir que sería "muy difícil lograr un acuerdo" con la gestión de Milei esta vez. La reunión arrancó a las 15 en la sede Callao de la dependencia que comanda Omar Yasín, ubicada en el 114 de esa avenida, en la Ciudad de Buenos Aires.

A través de un comunicado, el secretario general de ATE a nivel nacional, Rodolfo Aguiar, había anticipado el fin de semana que "en nuestra conducción vamos a debatir la estrategia de negociación para el día lunes (por hoy), pero si se mantiene la pretensión de licuar salarios y jubilaciones será muy difícil lograr un acuerdo".

"Las medidas económicas que está aplicando el Gobierno en pocas semanas han deteriorado de manera grave los ingresos en el sector público", sumó el referente gremial. E indicó que "el salario promedio en la administración pública continúa por debajo de la línea de pobreza".

En rigor, en ATE presentaron un pedido de suba salarial en torno a los 20 puntos para empardar el 20,6% de inflación de enero de este año. UPCN, en cambio, se mostró más prudente a la hora de anticipar un número en vísperas de la cita. Destacaban, en particular, que tal como arrancó en 2024 y como se vislumbra en otros ámbitos privados, la negociación paritaria se deberá plantear mes a mes.

No obstante, los representantes de los estatales temían que la oferta del Gobierno estaría por debajo de ese número, entre el 10 y el 15%. Un número que estuvo circulando, desde las usinas gubernamentales, de manera extraoficial, ubicaba la oferta en torno al 12 o 13%, justo en medio de esa franja, como finalmente sucedió.

La paritaria nacional de las y los estatales engloba a un total de 140 mil trabajadores y trabajadoras de los 205 mil que conforman hoy la administración nacional. Se corresponde con los 70 mil puestos enrolados en el denominado Sistema Nacional de Empleo Público (SINEP), que concentra al 52% de la planta centralizada, junto a los organismos que cuentan con convenios propios como los civiles empleados en las FF.AA: (11,3% del total de la planta nacional centralizada) o el Conicet (10,2%), por citar los de mayor volumen. 

Este grupo suele ser el menos beneficiado en materia salarial, frente a los salarios que se cobran en los organismos descentralizados como la ANSES y el PAMI. De ahí que los gremios no descartan que pueda haber mejoras adicionales para las y los trabajadores del SINEP en particular. De hecho, desde UPCN remarcaron que ese sector era su prioridad.

No obstante, en ATE prima la idea que la negociación se replique, de forma automática, en el resto de la planta perteneciente a los organismos descentralizados.  De esta manera el porcentaje impactaría en el próximo salario correspondiente al mes de febrero, para evitar el desacople de la primer paritaria de enero que derivó en que el tercio que se desempeña en la parte descentralizada del Estado cobrara con el aumento un mes que los centralizados.


Qué otras cuestiones plantearan los estatales en su paritaria

En paralelo, los representantes quieren poner sobre la mesa, una vez más, la situación de los 7 mil contratos de 2023 en la mira de las autoridades nacionales y que se reincorporen los contratos que fueron dados de baja. También demandan alcanzar una resolución favorable para los otros 70 mil contratos que se renovaron solo hasta marzo y cuya continuidad sigue en estudio.

"Hay que evitar que se aplique la resolución 28/24 que intenta ponerle un techo a las paritarias, ya que esto impedirá cualquier posibilidad de entendimiento", completó el comunicado de ATE nacional en la previa de la cita en Trabajo.

Además, piden que se reactive el proceso de regularización del personal que el gobierno de Alberto Fernández no llegó a completar. De hecho, sobre los 30 mil pases a planta permanente que se habían comprometido a realizar, el 65% sigue pendiente aunque las vacantes ya están asignadas.

La semana pasada el gobierno de Axel Kicillof cerró un acuerdo paritario con los gremios provinciales en línea con la demanda del 20% que presentarán hoy los dirigentes en la Secretaría de Trabajo. El aumento correrá con los salarios del mes en curso, febrero, anunciaron desde la administración bonaerense.

"El 20% de aumento conseguido prácticamente empata a la inflación de enero, por lo que definimos aceptar la propuesta girada por el gobierno provincial. Lamentablemente por la situación que atraviesa el país, vamos a tener que mantener instancias de negociación mensuales para evitar que se pulverice el salario de los trabajadores y trabajadoras estatales bonaerenses", aseguró Claudio Arévalo, secretario general del consejo directivo de ATE en la Provincia de Buenos Aires.

El pedido de preservar las negociaciones con frecuencia mensual encuentra eco con los dirigentes gremiales nacionales de ATE y UPCN. Es otro de los tópicos que se remarcó en la reunión de hoy.

Temas relacionados
Más noticias de Paritarias

Las más leídas de Economía y Política

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.