Panorama político

La guerra de "los pitucos", rosca porteña a favor de Macri y el "timbreo" de Massa

Crecen la tensión y las presiones a dos semanas de las PASO presidenciales. Hay reapariciones y bajas para evitar fuga de votos halcones. Massa inyecta promesas y optimismo mientras Juntos por el Cambio dirime su dura pelea interna.

En esta noticia

A "los pitucos" de Recoleta no los quieren en Córdoba ni los peronistas de Juan Schiaretti ni los radicales. También aprovechó e ironizó al respecto Sergio Massa en Tucumán donde prometió que "ningún pituquito de Buenos Aires les dirá que hacer" en caso de que él gane las elecciones 2023.

La frase con la que el gobernador electo Martín Llaryora celebró el triunfo de Daniel Passerini sobre Rodrigo De Loredo en la capital mediterránea ya había sido pronunciada en 2019 por Ramón Mestre tras la derrota que sufrió como candidato a gobernador por la UCR. 

"Nosotros no somos un partido donde hay una verticalidad, y a lo mejor algún pituco o aristócrata de Buenos Aires dice qué tenemos que hacer con el dedo. A nosotros, a los cordobeses, nos gusta elegir", le había dicho 'Ramoncito', hijo del exgobernador Ramón Mestre al diario La Voz cuando desde la cúpula nacional de Juntos por el Cambio rechazaban la interna radical.

Aquel año fue la profundización de la grieta en Juntos por el Cambio cuando se dividió la UCR y también Mario Negri  fue candidato a gobernador. La doble derrota, provincial y capitalina, agitó los pases de factura. Que el comando de campaña de De Loredo no fiscalizó para Luis Juez como candidato a gobernador, que Juez tomó revancha y no fiscalizó a favor de De Loredo son apenas un par de los duros reproches que se dedican. 

En elecciones tan ajustadas, los que se dividen, pierden. Aunque los acuerdos tampoco alcanzan a contener y a mantener la unidad.

La última semana el presidente de la UCR, Marcos Carasso, reunió al comité provincial para tratar una veintena de pedidos de expulsión, entre ellos la de Myriam Prunotto, tres veces intendenta de Estación Juárez Celman, que dio el salto y se convirtió en vicegobernadora electa como compañera de fórmula de Llaryora. Prunotto apoya la fórmula Juan Schiaretti-Florencio Randazzo aunque hubiera preferido en esa dupla a Facundo Manes.

El pedido de expulsión quedó en vía muerta. Hubo radicales que apuntaron que si Pronutto era echada del partido deberían haber hecho lo mismo con Negri por su jugada en 2019. Imposibilitados de acordar y divididos por la elección nacional los boinablanca decretaron libertad de acción y dejaron librada a los deseos de cada uno la fiscalización del 13 de agosto.

Tras el encuentro, Carasso, que fue el compañero de fórmula de Juez, anunció su apoyo a Patricia Bullrich mientras que De Loredo hacía lo propio a favor de Horacio Rodríguez Larreta. Mestre fue el primero en alinearse a favor del jefe de gobierno de la Ciudad junto con Gerardo Morales, presidente de la UCR. 

Por su parte, Negri por primera vez no se postula a ningún cargo y aún no dijo a quién prefiere. Hasta las familias están divididas: Juan Negri, hijo del diputado nacional, se muestra abiertamente con Rodríguez Larreta mientras que el exdiputado Diego Mestre, hermano de Ramón, anunció el viernes que prefiere a Bullrich.

En Córdoba los enojos acumulados en los últimos años apuntan a Bullrich por interferir, a Larreta por pedir un acuerdo con Schiaretti y a Mauricio Macri por intentar digitar las internas a favor del PRO y en detrimento de la UCR.


Una renuncia estratégica y el rol de Manes

El expresidente no es tan prescindente como dice o parece. En Capital Federal no reniega de la rosca política para allanar el camino de Jorge Macri como precandidato a jefe de Gobierno, alertado por los excesivos gestos de amistad entre Rodríguez Larreta y el otro precandidato, Martín Lousteau.

Mauricio Macri fue el más entusiasta a la hora de festejar la renuncia de Roberto García Moritán como precandidato a jefe de Gobierno. Jorge Macri le dio la bienvenida a su espacio y la historia se repite tal como en 2019 cuando Darío Lopérfido bajó su postulación con el mismo argumento. A pesar de que el peronismo tiene cero chances de ganar, Moritán y Lopérfido se bajaron "para que no vuelva el kirchnerismo".

Las movidas en el PRO empujaron a Facundo Manes que volvió a jugar. Primero lo hizo con declaraciones en apoyo a Lousteau y este sábado se sumó a una recorrida por Pompeya. En el entorno del diputado nacional dicen que habrá más actividades en Capital pero que también apuntalará a candidatos "que representan lo que pensamos que es necesario para el país". 

El acompañamiento es selectivo, a favor de los que convocan "desde el centro" y contra posturas extremas que podrían identificarse con el "todo o nada" bullrichista. Además, hay conversaciones entre Lousteau y Manes para trabajar juntos a futuro.

Las desinteligencias alivian a Unión por la Patria aunque las encuestas que no se muestran les dicen a unos y otros que nadie crece por sobre su propia meseta. Ni Rodríguez Larreta, ni Bullrich ni Sergio Massa. Es la razón por la que el oficialismo lanzó la campaña puerta a puerta en busca de votos casa por casa.

Facundo Manes reapareció en la campaña y acompañó a Martín Lousteau en una recorrida por Pompeya


Massa, puerta a puerta

Este sábado 29 hubo una jornada militante como en los tiempos en que no había redes sociales, lo que el macrismo renombró como ‘timbreos' pero con la misma logística. En sucesivos actos durante su gira por el norte, Massa pidió: "Vayan a buscar a su familia, a sus amigos, a su familia, a sus vecinos, díganles que el pasado que nos lastimó quiere volver y que el futuro que viene es mucho mejor terminemos de enfrentar la crisis para entrar en la Argentina de la prosperidad".

En ese marco Cristina Kirchner no aparece, aunque se prometen cuidadas presentaciones o incluso un gran acto en el Conurbano bonaerense. Alberto Fernández en cambio quedó relegado a un segundo plano, como supervisor de obras pero casi disimulado en la gestión para que sus yerros en el Gobierno no se le facturen al ministro de Economía que en cambio mostró como un logro la firma del acuerdo con el FMI. Es el delicado equilibrio entre ser parte del Poder Ejecutivo y prometer un futuro promisorio.

En una estrategia siempre repetida, el precandidato de Unión por la Patria apunta a Buenos Aires, el NOA y el NEA, regiones con identidad peronista. Y al igual que los presidenciables de la oposición, por las dudas evitó Chubut, un distrito con poco aporte al padrón nacional pero última escala antes de las PASO del 13 de agosto.


Exorcismo sanjuanino y roce con La Pampa

Contra cualquier lógica, Massa arrancó por San Juan, provincia donde el gobernador Sergio Uñac equivocó la estrategia y sufrió una derrota que hizo al peronismo perder, junto con San Luis, dos provincias. "San Juan trae suerte" exorcizó a los sanjuaninos el precandidato del optimismo al anunciar que acababa de sellar un entendimiento con el Fondo Monetario Internacional y dos desembolsos, el primero para después de las Primarias y el segundo para después de la elección general. 

En paralelo irritó al gobernador pampeano Sergio Ziliotto y a su antecesor Carlos Verna por recorrer junto a Uñac la obra del dique El Tambolar, en litigio judicial por la provisión de agua. Fuentes pampeanas confirmaron a El Cronista que, alertado del malestar, el mismo viernes Massa llamó a Ziliotto.

Massa visitó tres provincias que desdoblaron la elección -San Juan, La Rioja y Tucumán-, donde por lo tanto es aún más necesario el esfuerzo militante y de fiscalización porque ya no están en riesgo el pellejo de intendentes ni gobernadores. A Massa lo acompañaron además uno de los integrantes del triunvirato de la CGT, Héctor Daer; su vice Agustín Rossi y Eduardo ‘Wado' de Pedro en modo jefe de campaña.

En su primera parada Uñac le dijo que quiere sanjuaninos en el gobierno nacional. Entre líneas muchos leyeron que estaba pidiendo un lugar en un posible futuro gabinete. Tras ser obligado por la Corte Suprema a renunciar a su candidatura a gobernador el mandatario quedó ‘suelto'.

Massa, Rossi, "Wado" de Pedro y Héctor Daer en Tucumán con Juan Manzur y Osvaldo Jaldo

También en Tucumán se vio a un Massa cómodo y disfrutando del escenario electoral, con una encendida vocación de poder que hasta lo llevó a ponerse en el lugar de Juan Domingo Perón. En San Miguel prometió: "Venimos al lugar donde nació nuestra Independencia, al lugar donde Perón declaró la independencia económica a decirle a los argentinos que viene el tiempo de buscar una nueva independencia que es otra vez la independencia económica".

Además, el precandidato a Presidente de UP, remarcó: "Ellos nos llevaron al Fondo, nosotros vamos a sacar del Fondo a la Argentina, vamos a pagar lo que debemos, vamos a ser soberanos y vamos a elegir nuestro destino de Nación".

Temas relacionados
Más noticias de Sergio Massa

Las más leídas de Economía y Política

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.
  • NTM

    Nicolás Tomás Molino

    30/07/23

    esta pelicula la vi hace mucho se llama anbiciones que matan

    0
    0
    Responder