Plebiscito

Milei no descarta una consulta popular sobre su DNU: ¿cuáles son las limitaciones?

Ante la posibilidad que el Congreso le bloquee su mega decreto, el Presidente apuesta a este mecanismo para poner contra las cuerdas a los diputados y senadores que no acompañen su iniciativa. Sin embargo, incluso esta vía requiere del Legislativo

"Obviamente", respondió Javier Milei anoche, en una entrevista televisiva en la que le consultaron si llamaría a un plebiscito o consulta popular en caso de que el Congreso rechace el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que busca desregular la economía. El asunto es que esa alternativa, con la que el Presidente busca poner contra las cuerdas a los diputados y senadores que no acompañen su iniciativa, también requiere de la venia del Congreso.

Al fundamentar los motivos por los que el libertario haría uso de una herramienta tan poco utilizada en la historia argentina, en diálogo con LN+, Milei señaló: "El megadecreto tiene más de 75% de aprobación, entonces que me expliquen (los diputados y senadores) por qué quieren algo en contra de la gente".

Ahora bien, en la Argentina, de acuerdo a la Ley 25.432, existen dos tipos de consultas populares. La vinculante y la no vinculante. El dato es que ambas deben pasar por el Congreso. Así lo establece, no solo la ley sancionada en mayo del 2001, sino también, la Constitución Nacional.

Por un lado, el artículo 40 de la Constitución Nacional señala: "El Congreso, a iniciativa de la Cámara de Diputados, podrá someter a consulta popular un proyecto de ley". La Carta Magna establece que el voto afirmativo del proyecto lo convertirá en ley y su promulgación será automática.

Ese mismo artículo añade una segunda opción. La consulta popular no vinculante. Y señala: "El Congreso o el presidente de la Nación, dentro de sus respectivas competencias, podrán convocar a consulta popular no vinculante. En este caso el voto no será obligatorio".

La ley que reglamenta la consulta popular discrimina entre vinculante y la no vinculante. Para el primer caso, se establece que "la ley de convocatoria a consulta popular vinculante deberá tratarse en una sesión especial y ser aprobada con el voto de la mayoría absoluta de miembros presentes en cada una de las Cámaras".

En concreto, si Milei quiere llamar a una consulta popular vinculante por el Mega DNU, antes deberá contar con el visto bueno del Congreso. Difícil que un Congreso ya se expresó en contra de las formas más que del contenido del Mega DNU le dé luz verde

Es que lo que plantea el grueso de las bancadas es que el lugar de debate es, precisamente, el Poder Legislativo. Le propone a Milei que envíe varias leyes o DNU para tratar las más de 300 reformas o derogaciones de leyes por separado. Y así no tener que tratar el decreto a libro cerrado.

¿Y si se inclina por una consulta popular no vinculante? También debería contar con el aval del Congreso. Es cierto que, a diferencia de la vinculante, esta variante puede ser impulsada por el Congreso o bien, por el Poder Ejecutivo. 

Es decir, mediante un decreto refrendado por todo su gabinete, el libertario podría convocar a una consulta popular no vinculante para que los votantes se expresen en torno al DNU.

El asunto es que, en este caso, esa votación también desembocaría en el Congreso. Es que una vez celebrada la consulta, si el resultado fuera favorable para Milei, el tema quedaría "automáticamente incorporado al plan de labor parlamentaria de la Cámara de Diputados de la sesión siguiente a la fecha de proclamación del resultado del comicio por la autoridad electoral".

En concreto, si en una consulta popular no vinculante el DNU de Milei se impusiera, el Poder Legislativo debería debatirla en una sesión, y, en ella, podría rechazarla.

Temas relacionados
Más noticias de DNU de Javier Milei

Las más leídas de Economía y Política

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.